Menú
Juan Manuel Rodríguez

Zidanes y Pavones: un modelo cuestionado

Una cosa es que Queiroz no se entere y que Valdano esté puesto ahí por el Ayuntamiento, y otra bien distinta que los famosos "galácticos" no sean responsables de la crisis del Real Madrid. Una cosa es que Queiroz haya querido vivir al día, partido a partido, y haya gripado el motor del equipo, y otra bien diferente es que futbolistas de la talla de Raúl, Zidane, Figo o Roberto Carlos no supieran sacar adelante una eliminatoria como la de Mónaco que se les puso 5-2 a favor en el marcador. Y mucho peor que eso fue que, con el grave aviso de lo acontecido en el estadio Luis II, este domingo el equipo (los jugadores) fuera incapaz de reaccionar mental o físicamente ante un Osasuna apañadito sin más. La ira de los socios madridistas "progresó" como pensábamos que lo haría, y el domingo el estadio Santiago Bernabéu le sobó por primera vez el morro a Florentino Pérez.
 
El diagnóstico de Florentino (Zidanes y Pavones) fue erróneo por su fundamentalismo. O Zidane o Pavón, punto peloto. Y no es así. Es cierto que históricamente el Real Madrid ha tenido buenos futbolistas que surgieron de la cantera, pero también lo es que ahora mismo los jugadores del equipo filial son incapaces de conseguir el ascenso a Segunda división. ¿Y futbolistas que no son capaces de conseguir un ascenso de Segunda B a Segunda van a dar el salto y jugarse las lentejas con Ronaldo y Beckham?... Eso no se lo cree nadie. Entre Zidane y Pavón debe existir una "clase media" capaz de darles aire a las estrellas a lo largo de temporadas absolutamente rompepiernas.
 
El modelo de fichar a los mejores futbolistas del mundo no debe ser tan malo como parece ahora mismo. Las derrotas ante el Mónaco y el Osasuna, con la consiguiente pérdida de autoridad del equipo en la Liga, han conseguido que incluso se cuestione la continuidad del propio Florentino en la presidencia. Yo creo que él seguirá, entre otras cosas porque su gran proyecto es el de la construcción de la nueva ciudad deportiva. Y si es inteligente sabrá rectificar. Prescindirá de Queiroz y, en caso de contratar de nuevo a Valdano, será para hacerle caso si es que tiene opinión al respecto de algo. Fichará un defensa central en condiciones y un "perro de presa" para el centro del campo y traerá a un entrenador que impida que el Real Madrid encaje dos goles como los que supusieron el 0-1 y 0-2 para Osasuna. Florentino se agarra al hecho de que el club con él ha conseguido siete títulos en cuatro años, pero él mejor que nadie sabe que para el Real Madrid sólo existen dos títulos: Liga y Champions. Si este año no consigue la Liga (y ya está francamente difícil) habrá sido un rotundo fracaso.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad