Menú
Amando de Miguel

El dichoso "debe ser" y el confuso "debe de ser"

No confundamos el "debe ser" (obligación moral) con el "debe de ser" (posibilidad). O lo que es parecido, no mezclemos lo que es bueno con lo que es posible.

Una confusión muy general en el lenguaje corriente es la que producen los verbos de obligación ("debe ser, ha de ser, tiene que ser") y los de probabilidad (""puede ser, debe de ser"). La confusión por parte de los hispanohablantes es tan común que por fuerza hay que pensar en algún condicionamiento cultural. Encima, en España la influencia del idioma catalán lleva a que la forma "ha de ser" no se utilice como obligación sino como probabilidad.

La obligación es una faceta moral. Ciertas acciones son buenas y, por tanto, recomendables; incluso se prescriben como parte de un compromiso. Las cosas "deben ser" así o de otro modo porque lo demanda la ética. El que "hayan de ser" así o "tengan que ser" de ese modo son fórmulas que añaden un plus de obligación.

Mucho más benigna y dubitativa es la expresión "debe de ser". De ese modo aludimos a un futuro que "puede" suceder en términos de probabilidad, pero que nada tiene que ver con el plano de la ética. Como decía el torero: "eso no puede ser y además es imposible". Luego, si es imposible, no es una obligación.

El problema de comunicación está en que algunas personas, para subrayar la obligación moral, recurren al "debe de ser". Consideran que con ese "de" la obligación es todavía más estricta, pero se trata de un error. Es tan común que por fuerza hemos de pensar que hay algo en el carácter español (o en las costumbres) que nos lleva a desestimar el futuro probable. Por lo menos lo confundimos con el futuro deseable. Es decir, lo que puede suceder se mezcla con lo que queremos que suceda. Esa confusión indica lo difícil que es hacer ciencia cuando se piensa en español. Es el "wishful thinking", dicho en inglés; es decir, avizorar el futuro porque nos es beneficioso. Es la típica mentalidad del jugador de lotería o de los otros juegos de azar. O también la lógica del forofo del fútbol cuando razona (es un decir) que "vamos a ganar" porque "tenemos que ganar".
 
En definitiva, no confundamos el "debe ser" (obligación moral) con el "debe de ser" (posibilidad). O lo que es parecido, no mezclemos lo que es bueno con lo que es posible.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 2 comentarios guardados