Menú
Federico Jiménez Losantos

Cómo Chávez robaba a Venezuela, los Kirchner a Argentina y el PSOE y Podemos a España, con Irán al fondo

Washington puede empezar a trabajar con Alex Saab mientras García Castellón hace cantar a tan elocuente 'Pollo' Carvajal.

Washington puede empezar a trabajar con Alex Saab mientras García Castellón hace cantar a tan elocuente 'Pollo' Carvajal.
Archivo

La súbita locuacidad del general Hugo El Pollo Carvajal está arrojando un torrente de datos sobre la naturaleza del comunismo actual, que tras la caída del Muro en 1989 se agrupa en torno al Foro de Sao Paulo, creado un año después desde Cuba con coreografía brasileña, y rebautizado Grupo de Puebla en 2019 con nuevos actores, como Zapatero y Podemos por España, pero que básicamente es lo mismo: la Komintern de La Habana. El gran cambio es el de la financiación de los partidos, grupos armados y figurones rojos que ayer se forraban con los petrodólares y ahora lo hacen con el oro blanco de la coca, el del Arco de Oro venezolano y las trampas financieras con el cambio de moneda, con los que se forran los que alcanzan el Poder.

La financiación de los Kirchner

Entre las revelaciones de Carvajal destacan tres: los 21 maletines de Chávez a los Kirchner, a millón de dólares por maletín, para financiar la campaña de Cristina; que tenían precedente: el robo a medias de El Gorila Rojo y El Dioni de la Pampa a sus respectivos países de una porción del préstamo de 1.500 millones de dólares al 16% de Chávez, cuando el FMI prestaba al 4%. Con trucos cambiarios, la diferencia iría a sus bolsillos. Y hay un tercer asunto que, a partir del pío-pío de El Pollo, está aclarando el mayor escándalo político argentino: el asesinato del fiscal Nisman cuando investigaba la masacre de la AMIA, a petición de Néstor, pero al que según diversas fuentes eliminó Cristina y calumnió su banda después de muerto.

Si Néstor ordenó a Nisman investigar a los diplomáticos iraníes que perpetraron el atentado, ¿por qué Cristina liquidó al fiscal -y lo calumnió después de muerto- para desacreditar unas investigaciones, que llevaban al procesamiento de la presidenta por obstruir la acción de la Justicia? El riesgo era, y sigue siendo, enorme. ¿Por qué alguien de tan acreditado egoísmo se jugaría su futuro por Irán, que no era apreciado por Néstor?

El factor iraní en la política exterior argentina

La explicación a este enigma me llegó viendo La Nación+, el canal por YouTube que hay que seguir -como el de Willax en el Perú- para saber lo que pasa en esos dos países, que afrontan un presente calamitoso y un futuro totalitario. Eduardo Feinman, cotejando con Jonatan Viale fechas, cifras y negocios de Néstor y Chávez, con los 21 maletines con millones de dólares para Cristina delatados por Carvajal llegó a la verosímil conclusión de que fue ante el cadáver de Néstor donde Chávez le dijo a Cristina que, en palabras de Pablo Rossi, había que "desincriminar" a los iraníes. Y a cambio, claro, el río de petrodólares seguiría afluyendo a sus bolsillos. Eso o algo muy parecido debió pasar, porque Argentina, muerto Néstor, cambió su política exterior sobre Irán, y con Cristina pasó de enemigo jurado, que hasta lo había condenado oficialmente en la ONU, a aliado incondicional.

En realidad, Argentina, de la mano de Cristina y con los petrodólares de Chávez, se incorporó plenamente a la Komintern de Sao Paulo, de ahí su íntima relación con Baltasar Garzón, con Podemos y con el PSOE corrupto de Zapatero, cuyo embajador en Caracas, Raúl Morodo, está camino de la cárcel por recibir decenas de millones de euros a través de PEDEVESA. Lo curioso es que la conexión iraní de Chávez pasaba desde 1999 por España.

La "sala de situación" de Valencia

En La vuelta del comunismo (Espasa 2020. pp. 335-338) cuento un dato que a mí mismo me pareció sorprendente, pero que está acreditado en el mejor libro sobre las relaciones de Chávez con el comunismo español, el de Emili J. Blasco, "Bumerán Chávez" (Madrid. 2015). Y cuando estaba viendo a Feinman hablar sobre ese triángulo Caracas-Irán-Buenos Aires, que, en realidad, y sin contar La Habana, fue cuadrilátero: con Valencia. No, no con Madrid, sino con una universidad valenciana y dos profesores, Roberto Viciano y Martínez Dalmau, que trabajaron para Chávez desde 1998, crearon la doctrina del Nuevo Constitucionalismo -simple variante comunista de la teoría de Carl Schmitt para legitimar a Hitler- que luego siguieron, asesorados por ellos o por la CEPS, más tarde Podemos, todos los gobiernos que han hecho del cambio de Constitución la palanca para derribar legalmente las democracias que militarmente no podían derrotar.

Esa asesoría a Chávez para la reforma constitucional fue en 1999, poco antes de la fundación legal del CEPS, que luego se transformó en Podemos, partido político desde 2014, pero cuyo grupo dirigente estaba totalmente integrado en CEPS, a su vez creado por el grupo de Valencia. Hoy está apartado de Podemos y Más País, la escisión posterior de Errejón, pero hay que consignar que, junto a un papel teórico fundamental, había una relación directa Caracas-Valencia, con una "sala de situación" en la que se elaboraba, por ejemplo, la minuta de los viajes oficiales de Chávez a Ahmadineyad y viceversa. Es decir, que Chávez hurtaba la relación iraní a los propios miembros de su Gobierno, temiendo filtraciones, y la confiaba a los españoles, que lo ayudaban por motivos exclusivamente ideológicos. De este modo, los negocios personales que pudiera hacer a partir de las entregas del régimen a la Komintern de Sao Paulo permanecían ocultos.

La pista del dinero

A partir del estudio de la estrecha y permanente colaboración del chavismo y el grupo CEPS-Podemos, en España y en Venezuela, podría empezar a dibujarse el mapa de la financiación de la empresa subversiva más importante de Iberoamérica desde la Tricontinental de La Habana. Baste decir que Monedero, señalado por El Pollo Carvajal como el que recibía directamente el dinero para Podemos, tuvo despacho en Miraflores, muy cerca del de Chávez. Y que, como cuento en el libro, la asesoría de Podemos llegó hasta proponer la forma de vestir para disimular el cáncer.

La ruta del dinero es clave para descubrir toda empresa criminal, y el dinero de la Komintern Iberoamericana, ayer del petróleo, hoy de la coca, y siempre del trapicheo financiero y aduanero en el cambio de divisas, fluye abundantísimamente. Lo nuevo de las revelaciones de Carvajal es que las entregas a los socios estratégicos no eran ocasionales sino permanentes, y en los pagos se mezclaba lo general y lo particular. Típico del comunismo, pero no estudiado ni conocido hasta ahora, salvo por los que tienen medios para hacerlo, que son los servicios de inteligencia. Como digo en La vuelta, eso explica la obsesión de Iglesias por entrar en el CNI nada más llegar al Gobierno, para enterarse de lo que de él y su banda se sabía oficiosamente.

De los maletines de Cristina a las maletas de Zapatero

Como ha señalado Luis Balcarce en OKDiario -con la exclusiva de las declaraciones de Carvajal-, la ruta de los maletines de Buenos Aires nos aclara el misterio de las 40 maletas de Delcy Rodríguez en Madrid. Acaba de publicarse que la número 3 del chavismo venía a España para verse con Zapatero, el auténtico embajador político de la narcodictadura. Pero, como en Argentina sus correos, tropezó con la burocracia de Barajas, por lo que no pudo obrar a su antojo. Zapatero le había alquilado una de las mejores habitaciones del Santo Mauro, hotel de lujo que tenía la ventaja de que su dueño es un empresario de simpatías socialistas y discreción asegurada. También pensaba comprar, léase saquear, en la Milla de Oro de Serrano y las tiendas de lujo de Madrid, antes de seguir viaje, al parecer, a Turquía. Allí se funde el oro y se cambian las divisas que el chavismo usa para sus negocios, los políticos y los de sus políticos, indistinguibles bajo Maduro.

Las famosas 40 maletas se quedaron en España tras la intervención del entonces ministro Ábalos, relacionado en su juventud con el ELN de Colombia y con ministros chavistas como el de turismo que viajaba con Delcy. No se sabe adónde fueron a parar esas maletas. Peor: un juez, por llamarle así, ordenó el borrado de las imágenes de Barajas, hilo del que tirar en busca del ovillo de un tráfico tan clamorosamente ilegal, y más aún tratándose de la tercera persona más buscada por la justicia norteamericana en la lista de los 20 jefes del Cartel de los Soles, cuyo número 1 es Maduro.

¿Eran esas maletas el flujo habitual de pagos del régimen a los socios españoles, sean políticos, partidos, medios, jueces, fiscales y abogados? ¿Es España el escondite seguro desde el que la narcodictadura abastece a los movimientos legales e ilegales que buscan llegar o están ya en el Poder para implantar una república cocalera, previa reforma constitucional como aquella primera que unos comunistas valencianos diseñaron para Chávez?

Que García Castellón haga cantar al Pollo

Hay una gran polémica, amén de una feroz guerra judicial, sobre la conveniencia de extraditar o no, y deprisa o sin prisa, a Carvajal a los USA. Pero ya ha anunciado un fiscal en La Nación+ una petición documental al juez García Castellón sobre las declaraciones del Pollo acerca del dinero negro seguramente utilizado en la campaña electoral de Cristina Kirchner. Y tras la financiación, Irán, que pagó la televisión de Iglesias en España, y perpetró la masacre de la AMIA cuyo encubrimiento costó la vida al fiscal Nisman y demostró que si todos los gángsters no tienen que ser comunistas, todos los comunistas bolivarianos tienen que ser, forzosamente, gángsters: la compañía lo impone. Yo creo que Washington puede empezar a trabajar con Alex Saab mientras García Castellón hace cantar a tan elocuente Pollo.

Temas

En Opinión

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad