Menú
EDITORIAL

La catástrofe del paro y la ceguera del Gobierno

Sánchez presume de la política laboral de su Ejecutivo y relativiza o niega los datos que anticipan una profunda y larga recesión.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sostiene contra todo criterio racional que hay que mirar los nefastos datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social del último mes de julio con "lentes distintas" y no caer en el catastrofismo. Tal reacción es idéntica a la de José Luis Rodríguez Zapatero cuando negó la última crisis y renunció a tomar medida alguna que pudiera paliar los efectos de aquella catástrofe.

Ahora, con unos indicadores y unas previsiones nefastas, Sánchez presume de la política laboral de su Ejecutivo y relativiza o niega los datos que anticipan una profunda y larga recesión, que será más grave y acusada en España por su incompetencia y populismo. Los indicadores del mercado laboral apuntan al cambio de ciclo de forma manifiesta, pero como ya ocurrió con la inflación, el Gobierno dijo primero que era coyuntural y que en pocos meses estaría controlada, después fulminó al director del Instituto Nacional de Estadística (INE) y por último arbitró unas medidas tan populistas como ineficaces. Igual de inútiles que la "excepción ibérica" para contener el recibo de la luz.

Meses después de que se hayan disparado todas las alarmas económicas, la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, dice que "hay que estar preparados para lo peor". Como si el fantasma de la recesión se le hubiera aparecido ayer. Lo peor, como se demostró sobradamente durante la pandemia, es estar en manos de un Gobierno calamitoso cuya ministra de Trabajo, la ínclita Yolanda Díaz, dedica todos sus esfuerzos a montar una plataforma electoral con la que sobrevivir al naufragio de Unidas Podemos en vez de dedicarse a los cometidos propios de su flamante cartera.

Que en plena temporada turística aumente el desempleo y caiga la afiliación a la Seguridad Social hasta niveles inéditos en las últimas décadas activaría los resortes de cualquier gobierno decente, pero el que preside Sánchez no es ni decente ni competente y todas sus acciones van encaminadas a maquillar y manipular la realidad con el único objetivo de llegar hasta el final de la legislatura aún a costa de destrozar la economía y el sistema institucional de la democracia.

A eso responde la burda manipulación de los datos del desempleo, el ocultamiento de ese medio millón más de parados que el Ejecutivo de Sánchez ha decidido eliminar de las estadísticas para poder seguir mintiendo sobre el paro en España.

Inflación, paro, pobreza. Eso es lo que ofrece este Gobierno, además de un ecologismo mortal para los intereses del medio rural o cesiones y concesiones a los proetarras y los separatistas catalanes acompañadas de ingentes fondos públicos que se destinan, en el caso de la Generalidad catalana, a abrir nuevas "embajadas". Estamos ante el umbral de una crisis dramática y se multiplican los gastos superfluos, se manipula la realidad y se miente y engaña a los españoles. Sanchismo puro.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro