Menú
EDITORIAL

El golpismo vuelve a España por Navidad

El gobierno de Sánchez está dispuesto a pisar el acelerador en su ilegitimo servilismo hacia sus socios.

Algunos podrían pensar que, una vez recibido el apoyo de las formaciones golpistas catalanas a su investidura, Pedro Sánchez iba a tomarse con más calma el cumplimiento de sus nauseabundos compromisos de investidura y de gobierno que incluyen la aprobación de la inconstitucional amnistía para los implicados en el golpe de Estado secesionista, así como la organización en Suiza de una nueva consulta separatista en Cataluña; consulta que, por mucho que esta vez cuente con el apoyo de un gobierno felón y la no menos bochornosa mediación de un "verificador" extranjero, no será menos contraria a los artículos 1 y 2 de la Constitución que los referéndums secesionistas del 9N de 2014 y el 1-O de 2017.

Está visto, sin embargo, que el gobierno de Sánchez está dispuesto a pisar el acelerador en su ilegitimo servilismo hacia sus socios y aprovechar la mayor desatención de los ciudadanos durante el puente de la Constitución y, sobre todo, durante las vacaciones navideñas, para tener tramitada cuanto antes esa mal llamada ley de amnistía que tanto rechazo provoca en una inmensa mayoría de españoles, incluidos muchos votantes del PSOE y de Sumar. Así, la Junta de Portavoces del Congreso ha aprobado este martes el debate para su toma en consideración el próximo 12 de diciembre. Al tramitarse por la vía de urgencia, no serán necesarios informes del CGPJ o el Consejo de Estado y podría estar lista antes de las Navidades.

Será entonces cuando, una vez incluidas las enmiendas de ERC y Junts, que amenazan con ampliar aún más el número de amnistiados y los delitos a eliminar, pase al Senado. El PP ya ha solicitado al CGPJ un informe sobre la norma, una vez se conozca en su totalidad, a través de la Cámara Alta. También pedirá que sea estudiada por distintos expertos juristas que, previsiblemente, la considerará inconstitucional. Eso, por no hablar del articulo 36.1C del reglamento del Senado que otorga a la Mesa de la Camara Alta la función de "calificar los escritos y documentos de índole parlamentaria, así como decidir sobre su admisibilidad y tramitación".

En cualquier caso, y con independencia de lo que puede y debe hacer el PP para ralentizar su entrada en vigor, lo que es evidente es que esta amnistía hace saltar por los aires la igualdad de los españoles ante la ley tanto como lo que queda de separación de poderes, lo que hará que nuestro país transite de una democracia liberal a un régimen autárquico propio de una república bananera. Ni más ni menos. Y esto no es, precisamente, ni un regalo navideño ni, menos aún, una forma de honrar y celebrar el 45 aniversario de nuestra Constitución.

Temas

En España

    0
    comentarios