Menú
José García Domínguez

'Golden visa'

Decir a con 49 millones de personas que 3.273 ricos extranjeros influyen en que no puedan comprar un pisito es tomarlas a todas por idiotas.

Decir a con 49 millones de personas que 3.273 ricos extranjeros influyen en que no puedan comprar un pisito es tomarlas a todas por idiotas.
Pedro Sánchez. | EFE

El Gobierno, tan aficionado a presumir menores de edad a sus administrados, acaba de derogar las llamadas golden visa con el argumento peregrino de que ese coladero para acceder a la residencia legal en España constituía un significativo factor de encarecimiento de la vivienda en nuestro país. Las golden visa eran un atajo jurídico ideado por el Ejecutivo de Rajoy en lo más hondo de la crisis del ladrillo con el fin de atraer inversiones a España, siempre con el caramelo de abrir la puerta para instalarse en la Unión Europea a quienes destinaran un mínimo de medio millón de euros a la adquisición de activos (no solo cemento) en territorio nacional. Portugal, gobernado en aquel momento por una alianza parlamentaria entre los socialistas y dos corrientes comunistas, adoptó una medida similar.

Así las cosas, nada hubiese impedido al Gobierno tratar como adultos a los ciudadanos por la muy simple vía de exponer la verdadera razón de política internacional que subyace tras una medida, por lo demás, justificada y razonable. Pero, fiel a su rendida devoción por la demagogia, ha preferido explicarnos un cuento chino en su lugar; un cuento consistente en tratar de hacernos creer que los muchos matrimonio jóvenes de Vilanova de Arousa que no consiguen acceder una vivienda a precios asequibles ven ese objetivo vital truncado por culpa de 3.273 millonarios y multimillonarios rusos y chinos.

Pues exactamente fueron 3.273 millonarios y multimillonarios, en su gran mayoría rusos y chinos, los extranjeros extracomunitarios que, en 2023, adquirieron mansiones de lujo en España para, de paso, obtener la ansiada residencia en Europa. Por lo demás, adivine el lector por sí mismo cuántos de esos 3.273 potentados buscaron casa para habitar en Hospitalet de Llobregat, Santa Coloma de Gramanet o los distritos de Vallecas y Villaverde, en Madrid. Decir a los ciudadanos de un país que cuenta hoy con 49 millones de pobladores que 3.273 ricos extranjeros influyen en que la gente no pueda comprar un pisito, bueno, es tomarlos a todos, a los 49 millones, por idiotas. Pero es lo que hay.

Temas

En España

    0
    comentarios