Menú
Pedro de Tena

Pedro, Begoña, no vengáis a la Feria

Pedro, Bego, "conseguidora de fondos", no vengáis a esta Feria, que seguirá en pie aunque Irán, la mano que mece la cuna, incendie todo Oriente Medio.

Pedro, Bego, "conseguidora de fondos", no vengáis a esta Feria, que seguirá en pie aunque Irán, la mano que mece la cuna, incendie todo Oriente Medio.
Europa Press

Si hay algo claro sobre el significado de la feria de Abril de Sevilla y de las demás que se desencadenan hasta agosto en los pueblos del Sur, es la voluntad decidida de esta región de España –no será la única—, de insistir en las celebraciones primaverales agrícolas y ganaderas tal vez como recuerdo de sus raíces profundas y su defensa ante las invasiones industriales e incluso digitales. Muchos ordenadores y máquinas, pero, por favor, que viva el olor de la mierda de caballo, el perfume del albero mojado, el dionisos del vino y el son de la guitarra en el baile de las venas. Y no se olvide, que viva la manifestación de la primacía de la sociedad civil y su propiedad sobre cualquier Estado.

Pero al mismo tiempo la obsesión hedonista de la nuevas generaciones que no han vivido jamás ni penalidades ni guerras y que tienen la más trágica ignorancia sobre la fragilidad de su existencia y sus pilares de convivencia, les puede hacer olvidar que a la hora del "pescaíto" (inauguración social de la Feria este pasado sábado-domingo), decenas de misiles y drones iraníes según la Guardia Revolucionaria –más de 300 según el portavoz del ejército israelí—, trataban de caer sobre las ciudades de Israel.

Tras ser aplaudido por Hamás, que había asesinado atrozmente a más de mil personas de la población civil judía, Pedro Sánchez se ha mostrado ya muy preocupado por la respuesta de Israel ante este ataque iraní, el primero que se desencadena desde el territorio del estado teocrático de régimen de los ayatolás y se dirige al territorio de otro estado, el israelita. Nunca antes, ni siquiera Israel, se había atrevido a lanzar bombas sobre el territorio de Irán, lo que sería y es, de hecho, una abierta declaración de guerra.

Pero ha ocurrido algo muy extraño. ¿Cómo es posible la tormenta de 170 drones, 30 misiles crucero y 120 misiles balísticos no hayan causado ni una sola víctima mortal en Israel? Sólo se conoce la existencia de un niño herido y por metralla liberada al neutralizarse un dron iraní. Podemos deducir, pues y por ahora, que Irán o no ha querido atacar en serio y ha preferido una vergonzosa pantomima o es que no puede hacer daño real a un Israel cuya cúpula de hierro anti-misiles ha impedido el daño del 99 por ciento de los proyectiles lanzados por Irán.

Evidentemente, podemos estar a punto de sufrir una gran guerra, eso sí, entre copa y copa de fino de Jerez o manzanilla de Sanlúcar y absurdo tras absurdo de un gobierno que se empeña en destrozar las relaciones de España con Israel, que fueron establecidas por el ejecutivo de Felipe González y se obstina hipócritamente en que se formalice un Estado palestino como si fuera algo nuevo e ideado por este malaje que es Pedro Sánchez. O sea, el mensaje es que no hay estado palestino porque Israel no quiere. Otra mentira.

"3. Los Estados independientes árabe y judío y el Régimen Internacional especial para la Ciudad de Jerusalén, establecido en la Parte III de este Plan, empezarán a existir en Palestina dos meses después de concluido el retiro de las fuerzas armadas de la Potencia Mandataria, pero en ningún caso después del 1° de octubre de 1948. Los límites del Estado árabe, del Estado judío y de la Ciudad de Jerusalén serán los señalados más adelante en las Partes II y III." Esto dice el apartado A, 3, de la Resolución aprobada sobre la base del informe de la Comisión ad hoc encargada de estudiar la cuestión de Palestina, que fue aprobada por una gran mayoría, la URSS incluida, el 29 de noviembre de 1947.

Pero al día siguiente, Líbano, Siria, Transjordania, Irak y Egipto, declararon la guerra al primer Estado de Israel e intentaron invadirlo sin éxito. Si no hay estado palestino es porque los países islámicos que rodean a Israel jamás lo han querido y, tras guerras sucesivas perdidas, siguen sin querer que un Estado palestino coexista con un Estado israelí para no reconocer así la realidad histórica de este último. Pero a la actual izquierda en el gobierno, todo le da igual. Lo importante es condenar a Israel aunque su población sea atacada y asesinada.

Por esto, y por otras muchas razones, Pedro, Bego, no vengáis a la Feria. Los precedentes de hace unos días con la pitada de Pino Montano, barrio obrero de la ciudad, no auguran nada bueno. Los incesantes escándalos del "entorno" familiar y el infame deshonor de santificar al terrorista Otegui y a los golpistas catalanes, tampoco. Y están por venir los indultos de los ERE, al tiempo. O sea.

Por si fuera poco, el PSOE se ha quedado sin caseta de Feria por no pagar las tasas municipales debidas. ¿Dónde os vais a meter? Mejor, Pedro, Bego, "conseguidora de fondos", no vengáis a esta Feria, que seguirá en pie aunque Irán, la mano que mece la cuna, incendie todo Oriente Medio.

Temas

En España

    0
    comentarios