Menú
Pablo Molina

Sito tiene un plan

Los jugadores se irán pero, mientras D. Alfonso Alonso Blasco esté en el club, eso será solo una circunstancia más de la temporada.

Los jugadores se irán pero, mientras D. Alfonso Alonso Blasco esté en el club, eso será solo una circunstancia más de la temporada.
Sito Alonso. | Archivo

Somos de Murcia ¿A qué queréis que os ganemos? ¿Tenis? Os mandamos a Carlos Alcaraz ¿Fútbol Sala? Podéis elegir entre el equipo de Murcia capital y el de Cartagena, que están disputando la final de liga. Tenemos campeones internacionales en fútbol femenino, motociclismo o atletismo también a vuestra disposición, pero si queréis seguir con deportes colectivos sabed que os podemos ganar a baloncesto, donde el representante murciano ha sido finalista de la Liga ACB. Os cedemos el factor cancha; nos da igual.

Para los seguidores más veteranos del UCAM Murcia, que iban a los partidos de los viernes por la noche en segunda división con los niños y una bolsa de bocadillos, esto de que el club esté disputando la final de la liga ACB con el Real Madrid es de no creer. Hasta hace unos pocos años, el objetivo central del equipo era no descender. Ahora, en cambio, llega a la fase final de las competiciones (también europeas) y vence a equipos consolidados como Valencia y Unicaja Málaga, con presupuestos varias veces superiores al del club murciano.

El UCAM Murcia ha sorprendido a todo el mundo del baloncesto y eso tiene consecuencias, no todas favorables. Por ejemplo, el desempeño de algunos jugadores los ha convertido en piezas codiciadas para los grandes equipos, con cuyos sueldos no puede competir un club modesto como el murciano. Pero eso no es lo más importante. Lo sustancial es que hay un proyecto sólido y una afición que se ha ensanchado de manera impresionante en el último tramo de la temporada. El éxito es de los gestores del club y de los jugadores, pero sobre todo del personaje central en esta historia de éxito, que es el entrenador.

Sito Alonso es Dios. Se lo he dicho a él personalmente (a Sito, me refiero), porque solamente desde la teología se puede entender el éxito continuado de un equipo formado por jugadores rebotados de otros clubes que, en algunos casos, estaban directamente en el paro. Convertir un grupo de recién llegados en un bloque granítico que, además, hace un baloncesto a la altura de cualquier equipo top de la ACB requiere de talento organizativo, gestión psicológica y excelencia táctica a unos niveles que, en condiciones normales, están reservados a los equipos de élite. Quizás también cuente a favor el hecho de que el Murcia es un club vinculado a una universidad católica, con lo que eso significa a la hora de contar con el beneplácito de la Providencia en los momentos clave de la temporada. Todo sumado ha producido el milagro de ver levantar al capitán del club la copa de subcampeón de la liga española, la más fuerte del mundo tras la NBA. Poca broma.

Los jugadores se irán pero, mientras D. Alfonso Alonso Blasco esté en el club, eso será solo una circunstancia más de la temporada. Se trata tan solo de seguir fichando underdogs y convertirlos en estrellas, como ha ocurrido este año con no menos de 4 jugadores recién llegados a la plantilla. Conscientemente no menciono a la mente detrás de todos los fichajes del UCAM Murcia, no sea que se lo lleven también y ahí sí que tendríamos un problema serio. Con Sito Alonso y ese otro genio en Murcia, raro será que no acabemos también en baloncesto haciéndonos un Carlos Alcaraz.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso