Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

¿Los presos nacionalcatalanistas a la fuga?

Comienzan las serpientes de verano. La última habla de la posibilidad de que el Ejecutivo supremacista de Quim Torra facilite la fuga fuera de España de los golpistas recientemente trasladados a cárceles catalanas.

0

Comienzan las serpientes de verano. La última habla de la posibilidad de que el Ejecutivo supremacista de Quim Torra facilite la fuga fuera de España de los golpistas recientemente trasladados a cárceles catalanas. El chute de optimismo de los fugados por la negativa de la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein a extraditar a Puigdemont por rebelión y sedición a España, y la consiguiente retirada de la euroorden por parte del juez del Supremo Pablo Llarena, les ha llevado a concebir la posibilidad de organizar la fuga de los políticos golpistas presos.

Ahora que están en cárceles catalanas, y la dirección de éstas en manos exclusivas del Ejecutivo secesionista de Cataluña, la tentación de facilitar su fuga ha circulado como un sueño de verano entre los círculos más radicales, partidarios de la vía unilateral hacia la independencia. Sería un golpe mediático internacional de primera magnitud, y sin riesgo alguno legal para los responsables políticos. Una fórmula sin riesgo de plasmar su desprecio por el Estado. Nadie podría acusar a Torra y los suyos de colaborar con los fugados, y si se hiciera no se encontrarían más pruebas que la ineptitud de la dirección de la cárcel. Al fin y al cabo, en todas las épocas y circunstancias han existido presos capaces de burlar a sus carceleros y salir libres. Sin ir más lejos, el propio Albert Boadella, encarcelado en 1978 por haber puesto en escena la obra teatral La Torna, dejó en ridículo al Gobierno al huir del hospital donde fingió estar enfermo para evitar un consejo de guerra.

Pero la constitución del Frente Nacional de Puigdemont bajo el nombre de Crida Nacional per la República, y su posición de fuerza frente a todo el secesionismo, es incompatible con tal fuga. Choque de intereses. Puigdemont no quiere tener competidores, y menos a Junqueras disputándole fuera de prisión el foco mediático de la prensa internacional. Muy al contrario, el control de los restos de CiU por Puigdemont, con la dimisión de Marta Pascal en la Asamblea Nacional del PDeCat, ha sido un aviso a navegantes como máximo Führer del procès. Que Junqueras y ERC se palpen la ropa, el Puchi ya se cree il Duce.

Esta posición se empezó a pergeñar tras el Pacto de Lledoners, símbolo de una de las cárceles donde están recluidos los golpistas presos, en el que Josep Rull y Marta Pascal llegaron al acuerdo de apartarse de la vía unilateral para mantener un equilibrio en el PDeCat entre los partidarios de la vuelta a la vía pactista y los fanáticos de la DUI liderados por Puigdemont. Pero éste, quemado con Marta Pascal por no seguir sus consignas de sostener a Rajoy en el Gobierno durante la votación de la moción de censura, decidió apartarla de la dirección del PDeCAT. Él prefería a Rajoy en la Moncloa para justificar con mayor eficacia sentimental su vía unilateral.

Ahora, después de su coronación en el frente nacional del supremacismo, con Quim Torra y Elsa Artadi como piezas clave en el control del Gobierno y el Parlamento autonómicos, Puigdemont no puede permitir la fuga de sus compañeros de fechorías y competidores en la dirección del delirio. Y sin su consentimiento, su valido, Quim Torra, no moverá un dedo para facilitarlo delirio.

La fuga de los golpistas presos puede que no sea nada más que una serpiente de verano, o una mera calentura de un bromista especializado en fake news, pero ¿quién de ustedes está dispuesto a asegurar que, en esta Cataluña del delirio colectivo in crescendo, la fuga de estos golpistas de guante blanco no es una posibilidad?

¿Se imaginan el papelón del Gobierno de España? ¿Alcanzan a prever las consecuencias revitalizadoras para la moral del separatismo a coste cero, y su sensación de perseguir una causa imparable? ¿Se imaginan el estado lamentable en que quedaría el Poder Judicial?

PD: Si el Gobierno del PSC/PSOE ni siquiera hará cumplir la sentencia del TSJC que ha prohibido desplegar símbolos separatistas en los espacios públicos, ¿por qué iba a tomar medidas adicionales de inteligencia y control policial para evitar tal posibilidad?

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios