Menú
Carlos Pérez Gimeno

Buenos tiempos para Alfredo Landa

Todos los días se somete a unos ejercicios durante cuatro horas que le están ayudando a recuperase. Los médicos le han dicho que si todo sigue así, en verano podrá abandonar la silla de ruedas.

Carlos Pérez Gimeno
0

Como todos recordarán, el gran Alfredo Landa sufrió un ictus hace poco más de año y medio. Lo mismo le ocurrió a Jaime de Marichalar. Desde entonces pocas han sido las noticias que se han sabido del actor. Landa tuvo que estar hospitalizado en una clínica madrileña, donde se sometió a diferentes tratamientos de rehabilitación, hasta que le dieron el alta médica y pudo regresar a su casa. Una vez allí, todos los días se somete a unos ejercicios durante cuatro horas que le están ayudando a recuperarse. Los médicos le han dicho que, si todo sigue así, en verano podrá abandonar la silla de ruedas.

Hace un par de días se reunió toda la familia del actor para celebrar su 77 cumpleaños. No faltó la tradicional tarta y el soplo de velas. Alfredo se encuentra mucho más recuperado y con una gran vitalidad y energía. Ojalá le veamos pronto andando por su propio pie.

Quien pisa fuerte, y cada vez más, es Vicky Martín Berrocal, una mujer de raza, temperamental, con un gran sentido del humor y que contando chistes no tiene rival. La que fuera esposa del diestro Manuel Díaz es muy emprendedora. Desde hace años se dedica al mundo del diseño y dentro de unos días va a presentar sus últimas creaciones en Madrid y Barcelona de traje de fiesta y de novia. También está volcada en una colección de joyas en las que aparece la divisa de la ganadería de su padre, el desaparecido José Luis Martín Berrocal. Vicky comenta que no está enamorada; con Domingo Zapata, empresario mallorquín y ex broker en Wall Street con el que se le ha venido relacionando, prefiere guardarse un as en la manga. Indudablemente cuando hace eso, por algo será. Lo único que dice la sevillana es que tiene “derecho a salir con quién me de la gana”. Todo un carácter .

Y cambiando de tema, yo me pregunto: ¿qué le ocurre a David Beckham? ¿Se aburrirá en el Milan, con esa señora tan imposible y con cara de “mal huele”? Es posible que para matar el tiempo, cuando no está jugando al fútbol, se dedique a tatuarse el cuerpo. Desde hace años el que fuera interior derecho del Real Madrid no hace otra cosa. El último, un “ángel de la guarda” para que proteja a sus hijos. ¿Donde se lo habrá hecho? Mejor no indagar, porque lo que sí sabemos es que mucho sitio no tiene. Vamos a dejarlo ahí. ¿Y qué pensará “Posh”? Seguro que le pone.

Colaborador de Es la Mañana de Federico de la sección "Crónica Rosa".

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios