Menú
Carmelo Jordá

Miré los jamones de la patria mía

Es bien el retrato de una sociedad que se engaña a sí misma, que se cree lo que ya no es, que no se ha dado cuenta de su verdadera situación.

Carmelo Jordá
0

Aunque supongo que está hecho exactamente con la intención contraria, a mí lo que el famoso vídeo de Campofrío me ha causado es un estado de profunda tristeza, una cosa casi nostálgica, un sentimiento de que los buenos tiempos no volverán.

Como ustedes ya sabrán, la pequeña película nos cuenta que Fofito se pone a escribir un currículum de España, así en general, como método para reforzar esos ánimos que ahora están más bien decaídos.

Es ahí cuando aparece una colección de personajes conocidos, desde el sin par Chiquito de la Calzada hasta Iñaki Gabilondo, que van dándole al protagonista ideas que incluir en el listado; y es ahí también donde la cosa descarrila: se toman por colectivos los éxitos que son de un individuo o de un pequeño grupo, como los deportivos; se presume de lo que hemos heredado y gestionamos bastante mal, por ejemplo los idiomas o El Quijote; y se exhibe solidaridad en relación a algo que ha sido claramente minoritario y que ha estado dirigido desde los medios, lo de los desahucios.

El colmo es la satisfacción con la que el vídeo y sus protagonistas hablan de aquello que, entre otras cosas, nos ha llevado precisamente al punto en el que estamos: el AVE, los aeropuertos, o esos jóvenes que son "la generación más preparada de la historia"...

No, no son motivos para estar orgullosos, es más bien el retrato de una sociedad que se engaña a sí misma, que se cree lo que ya no es, que no se ha dado cuenta de su verdadera situación.

Porque España, aunque muchos españoles se nieguen a verlo, no está en una crisis pasajera sino en algo mucho peor: deslizándose por una pendiente que nos lleva a la segunda división, de la que saldremos mucho más pobres de lo que entramos, si es que salimos. El camino que podría evitar que profundicemos aún más en nuestra desgracia no pasa por reivindicar lo que hemos sido, que es lo que nos ha traído hasta aquí, sino por pensar en lo que podemos ser.

De acuerdo, el vídeo no es más que una compaña promocional de una empresa privada, pero no me dirán que no tiene una parte simbólica que no nos deja en muy buen lugar.

Y encima hemos pasado de los muros de la patria mía a los jamones, el chorizo y el pavo en lonchas. Ya ni poesía, oigan.

En España

    0
    comentarios

    Servicios