Menú

Hay que reducir el tamaño del Estado

Los líderes empresariales y conservadores están de acuerdo: el Estado debería reducir costes, frenar la sobrerregulación y disminuir su tamaño.

Fundación Heritage
1

Los líderes empresariales y conservadores están de acuerdo: el Estado debería reducir costes, frenar la sobrerregulación y disminuir su tamaño. La libertad económica de EEUU y el crecimiento económico que ésta genera dependen de ello.

El presidente de la Cámara de Comercio, Thomas J. Donohue, expresó recientemente su preocupación por la continua caída de EEUU en la clasificación de países según su libertad económica:

Sería fácil asumir que una nación forjada sobre los principios de la libertad personal y la libre empresa estaría en los primeros puestos o cerca, como así fue durante muchos años. Pero según el Índice de Libertad Económica recientemente publicado por la Fundación Heritage y el Wall Street Journal, Estados Unidos ni siquiera está entre los 10 primeros.

La vigésima edición del Índice de Libertad Económica, publicado en enero de 2014, muestra que Estados Unidos ocupa ahora el 12º puesto mundial en libertad económica, con una clasificación ligeramente peor que la República de Estonia y ligeramente mejor que el reino de Baréin.

La importancia de la libertad económica es evidente. Como expresó el presidente la Fundación Heritage, Jim DeMint, en la presentación del índice:

Es la libertad misma la que crea el crecimiento económico en todo el mundo. Esa es toda la cuestión en torno a la libertad económica.

Donohue y DeMint están de acuerdo en ciertos aspectos que Estados Unidos debe corregir para fomentar una mayor libertad económica, especialmente la sobrerregulación pública y el gasto federal.

Donohue centro su atención en el peligro de la sobrerregulación pública:

Una de las mayores amenazas para nuestra libertad económica es un Estado federal que está incrementando espectacularmente su tamaño y alcance. Gran parte de esta expansión se ha llevado a cabo mediante regulaciones, que tienen ahora un ritmo de producción de 4,000 al año.

Donohue también puso el énfasis en la importancia de limitar el coste del Estado:

El gasto público sin control y el aumento de la deuda también están minando nuestra libertad económica. Los principales causantes de nuestros déficits son los insostenibles derechos a beneficios. Necesitamos modernizarlos y reformarlos; pues de otro modo, continuaremos pidiendo prestado en perjuicio de nuestro futuro, poniendo en riesgo la oportunidad y la prosperidad de generaciones de americanos.

De igual manera, DeMint identificó la sobrerregulación pública y la expansión gubernamental como obstáculos para la libertad económica:

Estos últimos años, el incremento de las regulaciones en los sectores financiero y de los servicios médicos, la degradación de los derechos de propiedad y el enorme crecimiento del tamaño y el alcance del Estado han contribuido al desafortunado pero predecible descenso de Estados Unidos en esta clasificación de la libertad.

Con el principal líder empresarial de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el principal líder conservador de la Fundación Heritage centrando la atención de la comunidad empresarial y de los conservadores americanos en la necesidad de reducir el coste del Estado y de poner freno a sus regulaciones, como parte de la solución para el deterioro de la libertad económica de Estados Unidos, quizás haya lugar para al menos algo de optimismo respecto a que los mejores días en cuanto a la libertad económica no sean cosa del pasado, sino del futuro.

©2014 Libertad.org
* Traducido por Miryam Lindberg

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation