Menú

Historia 3 de Marzo de 2010

CONTEMPORÁNEA

Franco y Churchill ante la II Guerra Mundial

Pío Moa
La postura de Franco ante la II Guerra Mundial en Europa se basó en dos puntos cruciales, como he expuesto en Años de hierro: la necesidad de reconstruir el país después de la Guerra Civil, y convertirlo en una potencia apreciable, y la definición de la URSS como el enemigo principal. Estos dos puntos, a menudo mal comprendidos por la historiografía, guiaron sus cambios de orientación, que fueron básicamente cuatro.
ESPAÑA

No todo fue guerra civil

Jorge Vilches
En los últimos años ha surgido una línea historiográfica que interpreta la historia contemporánea de España como la de una guerra civil permanente desde 1808. Habría, así, dos Españas: la que no pudo ser, la que quería ser europea, progresista y social, y la anclada en la tradición y el dogmatismo, oligárquica y opresora, que fue la que se impuso. La victoria de esta España sobre la otra justificaría el atraso hispano en todos los órdenes.
PRIMERA GUERRA MUNDIAL

¿Por qué perdió el Imperio Ruso?

Fernando Díaz Villanueva
Si por Rusia hubiese sido, el Imperio Alemán habría ganado de calle la I Guerra Mundial... y el siglo XX hubiera sido muy distinto del que vivimos. Hasta es muy probable que, de haber salido el káiser victorioso de ese envite, usted no estaría leyendo esto... ni yo escribiéndolo.
HITLER-MUSSOLINI VS. CHÁVEZ-CASTRO

Esclavos del poder

Pedro Corzo
Los vínculos que existen entre los gobiernos de Cuba y Venezuela no tienen precedentes en otros países del hemisferio americano. Salvando las diferencias, sólo es posible buscar algunos en las relaciones que sostuvieron Italia y Alemania antes y durante II Guerra Mundial.
HISPANOUNIDENSES

"Salutación a los mexicanos y a La Prensa"

Armando Miguélez
El gran interés por incorporar hispanounidenses al público general de los medios norteamericanos no es cosa de hoy: ya estaba ahí a principios del siglo XX. La carta de felicitación que el editor de Los Ángeles Times envió a su homólogo de La Prensa (también de L. A.) con motivo del Día de la Independencia mexicana en 1918 es un buen ejemplo de ello.