Menú
Martín Higueras

Hamilton nos regala su mejor victoria

Todos sabemos que comete errores, que peca de juventud en muchas ocasiones pero lo cierto es que su velocidad y agresividad es indiscutible.

Martín Higueras
0
Hace algunos días, mencionaba la gran carrera de Nigel Mansell en la Fórmula Uno y todo lo que tendría que aprender Lewis Hamilton para siquiera acercarse al recordado "león" británico. Creo que este domingo el piloto de McLaren ha dado un pequeño paso hacia esa dirección porque su actuación en Silverstone ha sido sencillamente perfecta, demostrando su enorme motivación para "su" gran premio. Todos sabemos que comete errores, que peca de juventud en muchas ocasiones pero lo cierto es que su velocidad y agresividad es indiscutible.
 
Este gran premio ha sido un verdadero caos "gracias" a la lluvia. Este caos nos ha regalado una de las carreras más emocionantes del año, con muchos trompos (vaya racha la de Ferrari y sobre todo de Massa), pero también grandes duelos y adelantamientos. Pese a eso y a los constantes cambios en el agua que casi inundaba un muy poco efectivo asfalto de Silverstone a la hora de drenar la humedad, Hamilton no pareció levantar en ningún momento el pie (y no del freno precisamente) desde la misma partida donde atacó a Kovalainen hasta heredar el liderato y logró doblar hasta el cuarto puesto quedando sólo en la misma vuelta Nick Heidfeld y un reaparecido Rubens Barrichello.
 
Sobre estos dos pilotos que completaron el podio, no hay sino palabras de elogio. En alemán se ha vuelto a reencontrar con un buen resultado (fue segundo también en Canadá) pero esta vez lo hace por delante de su compañero de equipo que hasta ahora le había vencido en casi todas las carreras, algo que sin duda le motivará y permitirá meterse de lleno en el campeonato. Su carrera fue casi perfecta pero la superioridad de McLaren y Hamilton era insalvable para cualquier otro piloto este domingo. En cuanto a Barrichello, hay poco que decir. Primer podio desde EEUU 2005 pero con un coche bastante inferior a casi todo el resto. No nos engañemos, aquí no hay ninguna mejora de Honda pese a Ross Brawn sino una capacidad innata de conducir bajo la lluvia. Un tercer puesto que sabe a gloria para el brasileño que además fue de los pocos que entró tres veces a boxes. Una estrategia arriesgada pero evidentemente efectiva.
 
En cuanto a Alonso, poco hay que decir, aunque cabe resaltar que es probablemente de los pocos (no sé si afirmar que el único) que no ha sufrido trompo alguno por el agua de Silverstone. Mentiría si dijera que estoy al 100% seguro pero creo que sí. Eso sin duda demuestra que aunque sufre como todos se siente bastante cómodo y es capaz de pelear con cualquiera. Nuevamente ha apuntado a decisiones equivocadas a la hora de marcar la táctica de carrera que esta vez ha sido más difícil que nunca dibujar, sobre todo cuando las previsiones que iban recibiendo los equipos no eran siempre acertadas. El sexto puesto no es del todo malo porque finalmente lo que interesa es seguir sumando puntos pero es verdad también que es una nueva oportunidad perdida ya que las condiciones (como en Mónaco) invitaban a cierto optimismo.
 
Aunque hace tiempo que prefiero evitar comentarios a lo que suelo oír en las retransmisiones (algunos lectores me lo recriminaron pese a que sólo daba una opinión), hoy no puedo aguantarme. Si hace un año Kimi Raikkonen, a la postre campeón del mundo con todo merecimiento, era el gran criticado, esta vez lo es Lewis Hamilton. Que si es criticado en su país, que si Kovalainen le dio una lección en las clasificaciones, que si es un irresponsable por ir rápido, que si destruye una embarcación, que si su papá, que si es un "friki"… No pondré calificativos a un piloto que a veces, es verdad, peca de excesiva juventud. Pero lo que ha demostrado hoy es de una autoridad auténtica y es justo reconocérselo haga lo que haga durante sus días libres. Me niego a compararle a otros grandes de la historia sobre lluvia, pero cuando éstos lo hacían –ir rápido y doblar hasta el cuarto clasificado– no nos cansábamos de ensalzarles. Este domingo, Hamilton se lo ha ganado y a pasar página.
 
Lamento este exabrupto porque lo realmente importante es que con los resultados de Silverstone el campeonato se pone al rojo vivo cuando estamos en el ecuador del campeonato. Ahora se viene Alemania y de ahí saldrá un piloto más reforzado que nadie. Parece mentira pero McLaren no gana en Hockenheim desde hace 10 años cuando lo hizo Mika Hakkinen y en el circuito antiguo antes de que lo estropearan el nuevo diseño de Hermann Tilke. El año pasado no se corrió ya que el GP de Alemania fue en Nurburgring (donde antes se corría el GP de Europa) y esta vez, Hamilton será también uno de los favoritos. Sin embargo, Ferrari suele ser muy efectivo ahí lo que nos asegura una nueva carrera emocionante.
 

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios