Menú
Pablo Molina

Las razones del caos del Ministerio de Sanidad

Una vez más, la derecha soluciona los desastres que provoca la izquierda. Con Pedro Sánchez, además, con efecto retroactivo.

Pablo Molina
0

¿Cómo es posible que haya miles de trabajadores sanitarios contagiados con el Covid-19 por no contar con suficiente material de protección? Pues porque el Gobierno se ha encargado de gestionar en exclusiva la compra y reparto de ese material; y además se trata de un Gobierno socialista integrado por sectarios sin experiencia administrativa y presidido por Pedro Sánchez.

Lo paradójico del caso es que la decisión inicial de centralizar en el Ministerio de Sanidad la adquisición de los suministros sanitarios tenía toda la lógica del mundo. Nada más apropiado para gestionar una crisis de semejante magnitud que utilizar los sistemas de compra centralizada, tanto por la rebaja implícita en el precio de los productos como por la rapidez para traer y distribuir todo el material.

¿Por qué se ha producido ese bochornoso desabastecimiento? Pues porque el Ministerio de Sanidad fue vaciado de sus competencias y son las diecisiete comunidades las que gestionan las compras a través de sus servicios regionales de salud, lo que ha provocado que el ministro asuma una atribución para la que su departamento no tiene la estructura jurídica, administrativa y logística imprescindible. La consecuencia es que las CCAA no pueden comprar suministros porque se lo impide el decreto del estado de alarma y el Gobierno no les abastece porque no sabe cómo hacerlo.

Tan es así que la central de compras la va a gestionar el Ministerio de Hacienda, un departamento que, al menos, tiene experiencia en el manejo de este tipo de plataformas, puesto que se encarga de la adquisición del material de oficina de toda la Administración pública española. Una recentralización esta, por cierto, que implantó el Gobierno del PP durante la pasada crisis económica y a la que ahora tiene que recurrir Sánchez para tratar de maquillar la incompetencia de sus ministros.

Una vez más, la derecha soluciona los desastres que provoca la izquierda. Con Pedro Sánchez, además, con efecto retroactivo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios