Menú

Desde cuándo el Barça es más que un club

Si don Narciso de Carreras, inventor de la frase, era catalanista y antifranquista lo disimuló pero que muy bien.

81

Uno de los eslóganes de más éxito en la acomplejada España posfranquismo fue el de "El Barça es más que un club". Como otros eslóganes del estilo de "Hacer normal a nivel legal lo que es normal a nivel de calle", "PSOE. Cien años de honradez", "Que los nacionalistas se sientan cómodos en España" y “Socialismo es libertad”, establecía una mentira o un deseo casi como un axioma, que sustituía el pensamiento y el debate.

Manuel Vázquez Montalbán, traidor a su patria española y traidor a la clase obrera de la que provenía al vehicular la ideología racista de la burguesía catalanista al cinturón rojo de Barcelona, fue uno de los principales normalizadores de la identificación del catalanismo con ese eslogan. Lo hizo en uno de los artículos más mentirosos escritos en España desde la muerte de Franco, a la altura de los escritos por Eduardo Haro Tecglen relatando su sufrimiento bajo el régimen franquista y por Iñaki Anasagasti comparando el bombardeo de Guernica con el atentado del 11-S contra las Torres Gemelas de Nueva York.

En el artículo titulado "Barça: el ejército de un país desarmado" convertía al equipo de fútbol que recibió varios favores del franquismo que lo salvaron de la quiebra y que condecoró dos veces al caudillo en un resistente.

El equipo fútbol del Barcelona polarizaba las ansias nacionalistas de los catalanes como si fuera el ejército desarmado de un país con la identidad aplastada por el vencedor de la guerra civil. Cuando el Barcelona ganaba un partido de fútbol al Real Madrid, considerado el equipo del gobierno, Cataluña se resarcía un tanto de todas las guerras civiles que ha perdido desde el siglo XVII.

Casi al día siguiente de terminar la guerra civil, muchos catalanes que querían seguir siéndolo consideraron que la mejor manera de demostrarlo era hacerse socios del Barcelona Fútbol Club. Era algo menos arriesgado que militar en la clandestinidad contra el franquismo y permitía exhibir, a plena luz, una condición discrepante, disidente diríamos ahora, tolerada por el sistema franquista.

El comunista catalanista Vázquez Montalbán primero honraba con el sello del antifranquismo al club y a todos sus socios e hinchas, convertidos en combatientes por la democracia y la libertad. A la vez condenaba como colaboracionistas a los socios de otros equipos de fútbol, como el RCD Español, el Mollerusa, el Nástic y tantos otros.

Narciso de Carreras, el autor de la frase

Pero ¿quién pronunció la frase de marras? Fue Narciso de Carreras (1905-1991), un abogado vinculado a Francesc Cambó, que como su mentor pasó del nacionalismo al apoyo entusiasta al general Franco, que les había salvado a él y a sus correligionarios de la Lliga del holocausto. Entre sus muchos cargos, desempeñó el de presidente del FC Barcelona entre enero de 1968 y diciembre de 1969. Al tomar posesión de la presidencia del equipo dijo, en su discurso, pronunciado en catalán:

Yo vengo a la presidencia del Barcelona con todo aquel entusiasmo que vosotros pudierais pedir. El Barcelona es más que un club de fútbol, el Barcelona es más que un lugar de esparcimiento donde los domingos vamos a ver jugar al equipo; más que todas las cosas, el Barcelona es un espíritu que llevamos muy arraigado dentro, son unos colores que estimamos por encima de todo y esta emoción de venir a presidir este momento del Barcelona que tan bien nos deja el amigo Llaudet hace que pocas palabras pueda encontrar para daros a todos las más expresivas gracias.

Alguien puede pensar que don Narciso de Carreras era, a la manera de Juan Antonio Samaranch, un demócrata oculto bajo camisa azul; o a la de José María Porcioles, tutor de Pasqual Maragall, un socialista discreto. ¡Cosas más raras han salido de Cataluña, como un Colón descendiente de la familia real catalana y un Quijote escrito en catalán! ¡Hasta la realidad es increíble para nuestro conocimiento, como que el primer español que reconoció al duque de Anjou como Felipe V, rey de España, fue un catalán!

El hijo de don Narciso, Lluìs de Carreras, explicó así el sentido de la frase pronunciada por su padre:

Somos catalanes, representamos Cataluña, la tolerancia, el diálogo, la democracia, la libertad, y nuestra manera de ser. Por esta suma de valores el Barça es más que un club.

"El Generalísimo lo merece"

¿Era don Narciso de Carreras un catalanista emboscado que sufría lo indecible cuando tenía que saludar a Franco? Veamos lo que escribió en La Vanguardia el 1 de octubre de 1960, entonces fiesta nacional, para conmemorar la elección del general Franco como jefe del Estado y generalísimo de los ejércitos, hecha el mismo día de 1936.

Los catalanes, individualmente, tenemos una enorme capacidad de trabajo, pero hay que confesar que carecemos de aptitudes para una acción de tipo colectivo. Es tal vez una excesiva confianza en nosotros mismos.

Si no lo hacemos así y continúa la indiferencia y la pereza por toda obra colectiva, poco a poco iremos borrando, sin duda alguna, la grandeza del pasado y caeremos en la ruina de un porvenir sin esperanza.

Sirviendo a España es como mejor trabajamos por Cataluña. La grandeza de la Patria debe constituir la ilusión de los españoles de todas las latitudes y el servicio a España la obligación de todos los ciudadanos.

Hoy, Día del Caudillo, debemos meditar sobre nuestra conducta para acertar en nuestra actuación. Debemos ofrecer nuestra colaboración y nuestro esfuerzo perseverante, leal y entusiasta. La Patria lo reclama y el Generalísimo lo merece.

La verdad es que si don Narciso era catalanista y antifranquista lo disimuló pero que muy bien.

Hace tiempo que el FC Barcelona no es esa "escuela de ciudadanía" que ansiaba Carreras. Los escándalos de corrupción y delitos fiscales que rodean a la directiva y a varios de sus mejores jugadores, como Messi y Neymar, se despachan como fruto de una "campaña" centrada en Madrid y un "acoso periodístico y judicial" empujado por intereses centralistas, como asegura Francesc Perearnau, subdirector del periódico Mundo Deportivo, editado, como La Vanguardia Española, por el Grupo Godó.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios