Menú

¡Así no se lucha contra el terror!

0
La última tragedia en el metro de Moscú, con más de cien víctimas, nos demuestra una vez más la absoluta impotencia de la comunidad internacional ante la ofensiva terrorista. Decimos “internacional” porque hoy en día cualquier foco de terrorismo en el mundo ya no es asunto interno del país donde existe este problema. Es una parte del enfrentamiento global de la civilización humana contra las fuerzas del mal. Como se sabe, éstas últimas están muy unidas y forman una gigantesca Internacional terrorista que no tiene fronteras. Basta decir que, según el británico Sunday Times, detrás de los atentados en Moscú está el terrorista saudí, Abu al Walid, emisario de Bin Laden en Chechenia. ¿Cuál será el próximo destino de este criminal? ¿Nueva York, Londres o Madrid?
 
Desgraciadamente, la comunidad internacional aparece aún más dividida ante el terrorismo que ante la guerra en Irak. Por lo menos, en el caso de Irak casi nadie se ha atrevido a apoyar al régimen de aquel país. No pasa lo mismo con el terrorismo. Aquí vemos ejemplos de claro apoyo y solidaridad con los asesinos. Por una parte, la izquierda europea trata de justificar el terrorismo por la “opresión, miseria, desigualdad y la injusticia” en el mundo. Por otra, las instituciones oficiales fracasan en tomar medidas adecuadas. Pero lo peor de todo es que las democracias occidentales arropan, en muchas ocasiones, “por razones humanitarias”, a los terroristas más sangrientos en vez de perseguirlos.
 
Los ejemplos abundan. Hace poco, las autoridades judiciales británicas se negaron a entregar a la justicia rusa al asesino checheno, Ahmad Zakaev, alias el “artista”, experto en degollar a sacerdotes cristianos. Los motivos humanitarios de la decisión judicial son comprensivos: al ser entregado, Zakaev podría ser ejecutado en la cárcel rusa a manos de presos comunes que “condenaron” a muerte a todos los “caníbales” chechenos. Lo que no se entiende es la libertad de la que goza este individuo en Londres para sus actividades terroristas. Así que todos los comunicados de las bandas chechenas proceden ahora de la capital británica y no de las cuevas de las montañas chechenias, como pasaba antes. Y no es todo: hace poco, Zakaev se desplazó a Alemania en una “visita privada” como invitado de honor de ciertos parlamentarios germánicos. ¿Estarían interesadas en su experiencia de asesino? Y hay más. Por ejemplo, las autoridades austriacas tramitan ahora el “asilo político” para un grupo de extremistas chechenos que entraron en su país por la fuerza el pasado día 8 de febrero, desde la frontera con Chequia.
 
Otro ejemplo es España. Un representante del Consulado ruso en Madrid nos comunicó que esta delegación diplomática recibe “desde el norte de España” cartas de ciertos abogados con la petición de confirmar la vigencia de los llamados “pasaportes chechenos” de sus clientes. Para los que no saben de que se trata, aclaramos que así se califica a los documentos de identidad de los miembros de las bandas armadas. Los terroristas los utilizaron para entrar en territorio español y ahora necesitan su confirmación del Consulado para obtener la residencia legal. Aunque el diplomático ruso no precisó el lugar exacto de donde llegan las peticiones, no es muy difícil imaginar de qué región se trata.
 
Nos limitamos a hablar hoy de los chechenos, simplemente porque es un tema menos conocido. Por ejemplo, se sabe mucho más de las facilidades que tienen en Europa los terroristas palestinos y la solidaridad y el apoyo que reciben de la opinión pública y de los gobiernos. Así que el presidente Bush no tiene razón cuando dice que la lucha contra el terrorismo durará años. Si tomamos en cuenta las circunstancias arriba expuestas, durará siglos, y no se sabe quién saldrá vencedor.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation