Menú

Del PP al PPP (Pelos de Punta y Piercings) y Gallardón con dos "rojas"

El pacto entre EA y Batasuna-Eta, el partido de la selección española frente a Honduras o los resultados de las elecciones en Colombia son algunos de los temas que ocupan las portadas de la prensa de papel este lunes.

0
El Mundo, sin embargo, abre con el sorprendente último capítulo del 11-M: ahora el SUP, el sindicato que más (que no mejor) ha defendido la versión oficial del atentado, querellas contra todo y contra todos mediante, se suma ahora a la causa contra Sánchez Manzano interpuesta por la Asociación de Ayuda a las Víctimas que preside Ángeles Domínguez. El súbito cambio de rumbo hace pensar en una conversión más fulminante que la de Pablo de Tarso o, más probablemente, en una maniobra muy sospechosa para defender desde la acusación. Cosas peores se han visto.

Pero lo más sabroso que nos ofrece este lunes el periódico de Pedro J. Ramírez es una breve información en su sección confidencial "Nos cuentan que…" según la cual Rajoy ha vivido en los últimos días un episodio anecdótico pero al que el líder popular concede un profundo significado: mientras unos ciudadanos de la lujosa urbanización en la que vive (al parecer junto con muchos militantes socialistas, igual lo suyo es por eso) lo increparon por su papel en la crisis económica, unos jóvenes salieron en su defensa y, tal y como relata el periódico, "estos chicos no iban vestidos precisamente con polos de Lacoste, sino con pelo de punta y piercings".

Y es que estamos de baile de siglas: del PP al Partido Palestino hace siete días y ahora al Pelos de Punta y Piercings. Como pueden ver, la profundidad ideológica… por las nubes.

En ABC destaca la gran foto dedicada a la selección y, sobre todo, el sorprendente resultado de la encuesta sobre Andalucía: La primera que otorga al PP nada más y nada menos que la mayoría absoluta en la Comunidad Autónoma que ha sido, hasta ahora, uno de los feudos eternos del socialismo.

Otra información de interés recogida por el diario de Vocento es el malestar que ha producido en el seno del Ejército que, al terminar la misión que ha mantenido a nuestros militares en Bosnia durante 18 años, la Ministra de Defensa no se haya acercado a la despedida del último contingente de una misión en la que 23 soldados españoles han perdido la vida.

Pero la información más jugosa de ABC es, sin duda, una imponente doble página sobre "el chuletón transgénico" en la que se nos cuentan los detalles sobre la llegada a los mercados, aunque todavía no, de carne y leche procedente de animales mejorados genéticamente. La UE en contra, como frente a casi todo lo que signifique progreso.

En La Razón nos encontramos una portada impactante, que es la que reproduce a Gallardón con dos "rojas": la camiseta de la selección y Trinidad Jiménez, mostrando los dos socialistas, digo la ministra socialista y el alcalde popular (que lapsus más inexplicable), su apoyo al combinado nacional frente a su duelo contra Honduras de esta noche.

La otra información destacada de la portada no va de rojas sino de azules: la División Azul que ha sido otro de los "olvidos" lamentables del nuevo Museo del Ejército que se mostrará en el Alcázar de Toledo y que, precisamente, olvidaba otro episodio tan significativo de la historia militar española. Otra muestra de que en pocas cosas somos excelentes, pero sin duda una de ellas es el sectarismo.

Y una aportación a las polémicas sobre Sara Carbonero que han llegado a las portadas de la prensa internacional, una compañera periodista que dice lo siguiente sobre la reportera de Tele5: "Sara es guapa, no es gilipollas y trabaja bien". No sé yo si ayuda mucho, la verdad.

La Gaceta destaca que la Fiscalía sí ha usado, pese a las mentiras de Conde Pumpido, informaciones periodísticas para abrir sumarios contra la corrupción: lo hizo en su día el infausto Jiménez Villarejo (sí, el defensor de Garzón) en el caso de Marbella. Por supuesto, no se espera que cunda el ejemplo y las noticias sobre Bono sirvan para que al menos se investigue al Presidente del Congreso.

Además nos da noticia de la inesperada vocación militar del ministro Sebastián, que no es que haya pedido ingresar en la milicia sino a que utilizó un helicóptero militar para un trayecto de 100 kilómetros entre Madrid y Ávila: 6.000 euros de costo tuvo el caprichito.

Una nota más de interés dentro del periódico de Intereconomia: la primera edición de la nueva colaboración de Regina Otaola: una columna que se titulará "Desde el fresno" (que es el significado de la palabra vasca Lizarza) que inicia hablando, como no, de la Libertad.

La portada de El País nos permite viajar en el tiempo, aunque sólo sean unos meses, pero es que su selección de temas es de ultimísima actualidad: más Gürtel y más espionaje en Madrid, aunque en El Mundo se da noticia de otro informe que tira por tierra otra parte de la historia de El País, si es que algo quedaba en pié. Para disimular un poco y parecer un periódico una gran foto da cuenta de la victoria de Santos en Colombia.

Lo más interesante es, no obstante, es un artículo de Griñán en el que el capitoste andaluz nos explica, tan claro como un libro cerrado, que es eso de la reforma laboral y si le parece bien o mal. Yo no acabo de entenderlo, pero quizá es porque los lunes ando algo obtuso, porque vean que claridad expositiva:

"Para decirlo más claramente y ciñéndonos a nuestra realidad: la reforma laboral ha de ser un acompañamiento necesario de la estrategia de sostenibilidad que ha aprobado el Gobierno de España. Y, por consiguiente, ha de ser parte de un compromiso político y social que una las dos cosas: el modelo económico y el modelo de relaciones laborales que mejor se acomode al mismo".

O, por si les quedan dudas:

"El actual sistema de relaciones laborales sigue todavía las pautas de un modelo productivo que está en un proceso de transformación. La coexistencia de lo viejo y lo nuevo hace que las reglas de juego, que pueden ser razonables en algunos casos, se conviertan en un obstáculo para la implantación del nuevo modelo o para mejorar la productividad. Los miles de convenios colectivos que se hacen cada año por encima del ámbito de la empresa vienen a expresar esta rigidez del sistema y, a veces, la fractura de un mercado laboral único que rechaza marcos autónomos o fragmentados".

Vamos, claro claro como… ¿el trigo verde?

En Sociedad

    0
    comentarios

    Servicios