Menú

La bruja Adelina: "A Fraga, otro con ojitos pillines, le curé un eccema"

Hughes ha viajado hasta Galicia para hablar con Adelina, la bruja a la que acudió Pujol.

Chic
1
Hughes ha viajado hasta Galicia para hablar con Adelina, la bruja a la que acudió Pujol.
Adelina en Espejo Público | Antena 3

La bruja Adelina ha saltado a la actualidad a raíz del caso de corrupción que envuelve a Jordi Pujol en Cataluña. El político visitaba a la anciana con el objetivo de curar su descontrolado tic, haciéndose adicto a sus predicciones. Incluso la convenció para que se trasladara a Barcelona y pusiera una consulta. El expresident le facilitaría clientela de postín entre la burguesía catalana. El colaborador de Libertad Digital y columnista de ABC Hughes ha viajado hasta Galicia para contar cómo vive y trabaja esta mujer de 82 años, que "rodeada de Cristos, santos y estampas", recorría el cuerpo y la cabeza de Pujol con un huevo mientras recitaba oraciones, cuenta en ABC.

"Yo sé bien cuando alguien es normal o lleva mala suerte", asegura Adelina en ABC. Sobre su relación con Pujol y otros clientes, "hizo una América conmigo. Yo rompía 95 docenas de huevos, a dos por persona, echa cuentas... Él sólo la pela. Son tacañosos. En cambio los De la Rosa eran gente humilde. Yo comí en su mesa. A la mujer le dejaron tres niños abandonados en su clínica y se hizo cargo. De la Rosa tuvo que haberle dado el dinero a cuatro o cinco pobres de Barcelona para que rezaran por él".

Adelina es crítica con Pujol pero también con su esposa, Marta Ferrusola. "Ya sólo le faltaba la amante. Y la Ferrusola es una mujer collonuda, eh. Solo la visité una vez en Andorra. Vino con otras dos señoras. Era más basta que ellas, bastante más. Yo a la gente educada la distingo. ¿La viste el otro día en televisión?".

Eso por no hablar de Cataluña, que "fue un país mucho más adelantado que Galicia, pero ahora quedó al mismo nivel. A España la veo peor que nunca". Predice que hasta el año que viene llevaremos la carga, pero que luego "mejorará".

Finalmente, Adelina cuenta algunos de sus particulares métodos en ABC, como el que utiliza para curar las almorranas: "Un tomate duro se corta en forma de supositorio y se pone nueve noches seguidas. Las primeras que curé fueron las mías. También curo los herpes. A Fraga, otro con ojitos pillines, le curé un eccema en el cuello".

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios