Menú

Tamara ‘influencer’

Tamara contó que un día entró en la Casa del Libro y el único que le interesó de todos los volúmenes fue la Biblia.

0
Tamara Falcó | Cordon Press

Cuando Tamara Falcó nació, su padre explicó que el nombre que habían dado a la niña era bíblico. Procede de Tamar y significa palmera, que da protección. Había varias en el Antiguo Testamento. Entre ellas, una hija del rey David (la que fue violada por su hermano). Claro que Isabel, madre de San Juan Bautista y quizá prima de la Virgen María, también es un nombre bíblico. Del Nuevo Testamento. Y Ana, la madre de la Virgen. Chábeli quizá no. En todo caso, con ella lo de bíblico viene bien. Tamara contó que un día entró en la Casa del Libro y el único que le interesó de todos los volúmenes fue la Biblia. Se lo compró. Lo que vino después ya lo sabemos. Tamara se hizo católica militante igual que Pamela Anderson se hizo de PETA y, lo más importante, la prensa encontró ahí un filón.

Le preguntaban todo el rato por el asunto y ella, que es encantadora, respondía en los photocalls sobre el estado de sus asuntos religiosos, sus vaporizadores de agua bendita y si pensaba meterse a monja. Un disparate mamarracho con el que nos hemos reído mucho. Disparate no por ella sino por la insistencia de los periodistas en preguntar por algo normal y tratarlo como una extravagancia. Como si Tamara, en lugar de rezar el rosario, hubiera salido a la calle paseando un dragón de Komodo Como si no viviéramos en un país tradicionalmente católico.

Con su madre en primera línea informativa por su noviazgo con Vargas Llosa, parecía que el interés por Tamara había decaído. Que al menos la parte de su fe ya no se tomaba como novedad o como noticia. Pero de pronto alguien le ha dicho que Carmena va a quitar los belenes en Madrid y como en la película de Martínez Soria ella ha montado el suyo. Tamara escribió en Twitter: "La alcaldesa retirará los Belenes de Madrid sino votas! Si tienes fe vota y si no es así apoya la tradición". Y un emoticono risueño con corona de ángel. Aparte de la incorrección del "sino", el "si tienes fe vota y si no es así apoya la tradición" es parecido a lo que dijo aquella señora en ‘¿Quién sabe dónde?’: "Hijo, si estás vivo llama; y si no, al programa".

Tamara insta a sus seguidores a votar en la web de debates y propuestas del Ayuntamiento Decide Madrid. Pero Rita Maestre ya ha dicho que la Navidad va a ser "mucho mejor de lo que era hasta ahora" y que va a haber belenes, "muchísimos". Otra cosa es dónde.

Ahora habrá que ver el papel de Tamara como ‘influencer’. Con perdón. Aunque no está claro que haya algo sobre lo que influir. Antes había dado una entrevista en ‘El Periódico’ donde ofreció otra perla más gorda: "Esto es un valle de lágrimas para todos. Da igual si estás vestida de Dolce & Gabbana o de Bershka". La cantante Adele ha contado en una entrevista en la BBC que antes tuiteaba después de haber bebido. "No soy alcohólica… Es sólo que cuando empecé en Twitter enviaba mensajes borracha y metí la pata algunas veces, así que mi manager decidió que tenía que pasar el filtro de dos personas. Siguen siendo mis tuits, nadie los escribe por mí, sólo los publican". Está claro que a Tamara no le han puesto filtros. Pero también que uno sólo puede tuitear estando borracho. Al menos se tiene un atenuante para tanta mentecatez.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation