Menú

El padre de Charlene de Mónaco rompe su silencio sobre la pesadilla de su hija

La situación de Charlene en Sudáfrica pudo ser incluso peor de lo que se ha contado, a tenor de diversas fuentes.

La situación de Charlene en Sudáfrica pudo ser incluso peor de lo que se ha contado, a tenor de diversas fuentes.
Charlene de Mónaco | Gtres

La prolongada ausencia de Palacio de Charlène Wittstock ha pasado de ser voz populi a un hecho aceptado por todos. En mayo contrajo una infección en Sudáfrica que después ha ido enlazando con otras variadas circunstancias, forzando su convalecencia, y solo ahora ha sido su propio padre, Michael Wittstock, quien ha roto su silencio al respecto de la prolongada ausencia de su hija.

Fue el pasado 8 de noviembre cuando Charlene pudo volver a Mónaco después de más de seis meses en Sudáfrica. Se supuso entonces que durante este tiempo estuvo bien cuidada por sus padres, pero ahora su progenitor asegura que no pudo estar con su hija durante todos esos meses.

Esto arroja aún más misterio sobre el estado de Charlene y las circunstancias que la han rodeado este año. Según ha explicado Michael, el miedo al coronavirus forzó la ausencia de sus padres, que tienen una elevada edad. Pero sus padres no temían por ellos sino por su hija: "A nuestra edad hay que tener mucho cuidado. Tampoco quería contagiarla porque se había sometido a muchos procedimientos médicos y era muy vulnerable".

De modo que Charlene ha estado en la zona wazulu-Natal sola y confinada, sin la compañía de Alberto de Mónaco, sus hijos o sus padres. Solo dos visitas breves de los pequeños pudieron consolar a la princesa, animada -eso sí- por el contacto telefónico constante con sus padres.

La publicación Page Six, por su parte, ha sido mucho más dura arrojando datos sobre la estancia en Sudáfrica de Charlene. Utilizando la versión de otros amigos y allegados, aseguran que en Palacio no se preocuparon excesivamente de ella y que, efectivamente, estuvo a punto de morir.

"Es injusto que se la presente con algún tipo de problema mental o emocional. No sabemos por qué Palacio le resta importancia al hecho de que casi muere en Sudáfrica", publican. No faltan otras revistas como la española Lecturas, que asegura que Charlene además se está recuperando de una fallida operación facial en Dubái que le ha desfigurado el rostro.

Unas palabras que reflejan la preocupación por su salud y el evidente deterioro físico que ha sufrido, visible en una de las pocas ocasiones en las que se la ha podido ver en público: la llegada a Palacio de hace unas semanas. "No ha podido comer alimentos sólidos en más de seis meses debido a todas las cirugías por las que ha pasado desde entonces", revelan en Page Six.

En realidad, y pese a estar por fin en Mónaco, lo cierto es que Charlene no se ha incorporado a la vida oficial y ni mucho menos ha sido vista de nuevo con su familia, lo que ha generado todavía nuevos y más numerosos rumores sobre su estado.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso