Menú

Javier Sardá vuelve con 'Crónicas Marcianas' tras una vida no siempre rosa

Javier Sardá vuelve a Telecinco con sus famosas Crónicas Marcianas.

Javier Sardá vuelve a Telecinco con sus famosas Crónicas Marcianas.
Imagen de Crónicas Marcianas | Mediaset

Vuelve a Telecinco el programa Crónicas marcianas, después de que dejara de emitirse el 21 de julio de 2005, tras ocho años de ininterrumpida vigencia desde el 8 de septiembre de 1997. Ocho años duró este "Late night", en su denominación norteamericana, cada noche de lunes a viernes. Su presentador y guionista: Javier Sardá. Con agilidad, empatía con los telespectadores, logró reunir un elenco de colaboradores que dieron mucho juego cada temporada, entre el humor, el descaro y también un poco de ternura. Sardá es un referente importante tanto de la radio, menos, que de la televisión, a la que en su programa dotó de originalidad y audacia desde unos estudios barceloneses. Un periodista que quiso blindar su vida privada, de la que se desconocen muchos datos, algunos de los cuáles hoy les desvelamos.

Sardá tiene sesenta y cinco años y es natural de Barcelona. Descendiente de una humilde familia. Su padre, Jaime, campesino, se ganó la vida después descargando productos químicos en una fábrica catalana. La madre, Matilde, costurera; murió cuando Javier contaba ocho años, benjamín de la casa, con cuatro hermanos: Rosa María, Santi, Fede y Juan. La ausencia materna supuso un gran vacío y la primogénita se encargó de llevar las riendas del hogar, a sus diecisiete años. Xavier la consideró siempre su segunda madre. El fallecimiento de la extraordinaria actriz Rosa María Sardá, víctima de un cáncer, supuso para la familia un terrible mazazo, por mucho de saberse que era una muerte anunciada, lo que se conocía en los ambientes artísticos barceloneses. Otro hermano, Juan, también se fue de este mundo, con sólo veintiséis años, por culpa del Sida.

Hay por tanto en la biografía personal de Javier Sardá capítulos muy duros junto a otros que lo significan como uno de los mejores comunicadores. De chico ya mostraba su interés por el teatro: con diez años acompañaba a su hermana, pendiente entre "cajas" cuando ella representaba obras escénicas. Afición que trasladó luego a la radio, como comentarista musical; pasó a desempeñar otro tipo de colaboraciones, que alternó con la prensa escrita, y se licenció en Ciencias de la Información. Si desarrolló el periodismo audiovisual a lo largo de los años, primero popularizó un personaje en las ondas, el del cascarrabias "señor Casamajor", para finalmente hacerse muy popular en toda España, remarcamos, al frente de Crónicas marcianas. Responsable que allí o bien se dieran a conocer o a ser más populares Carlos Latre, Paz Padilla, Martí Galindo, Boris Izaguirre, Manel Fuentes, Rosario Pardo, Mariano Mariano…

Crónicas marcianas gozó de elevada audiencia, toda vez que en la franja nocturna de su emisión ya no tenía enfrente al programa de Pepe Navarro, aunque en su octava temporada rivalizó con el de Andreu Buenaventura. Gestmusic era la productora, de la que formaban parte Tony Cruz y los hermanos Josep María y Ramón Mainat; los dos primeros componentes de La Trinca.

En esos años, los que van desde mediados los 90 y comienzos del nuevo siglo, los presentadores de televisión comenzaron a ganar mucho dinero. Se aseguraba que el sueldo de Sardá era de los más elevados, especulándose que se hizo millonario en esa etapa de Crónicas marcianas…Procediendo, como dijimos, de una modestísima familia, desde luego a fuerza de su talento y laboriosidad, Xavier Sardá rentabilizó como pocos de su profesión su faceta de presentador. Acabadas las Crónicas marcianas, tras algunos paréntesis, Xavier desarrolló otros espacios, menos en la radio y más de nuevo en la pequeña pantalla, pero ya sin el mismo impacto que el de aquellas. Ha vivido sin problemas económicos, propietario de una finca en Canet de Mar, cuya dimensión es de veintidós mil metros cuadrados. En Canet es muy feliz. Y donde sólo recuerda un absurdo accidente cuando transitaba por la calle, tropezó de tal infausta manera que sufrió traumatismo craneoencefálico, del que tardó en reponerse unas semanas. Dicen de él que es hipocondríaco, que se alarma a poco que se sienta con algún problema de salud. Lo que trata de eludir con su carácter irónico. En las tertulias lo muestra a menudo: polemista inteligente.

javier-sarda-chic.jpeg
Javier Sardá | Archivo

Pero ¿cómo ha sido su vida sentimental? La ha querido esconder siempre cuando algún colega se ha interesado por ella. Rosa María Grau, bailarina, fue su primera mujer. Tuvieron una hija, Elena, que se sintió vocacionalmente periodista como su padre y entre otras ocupaciones, pasó a radicarse en Qatar como informadora de la cadena árabe Al Jaezeera.

Luego de su ruptura sentimental, Sardá conoció a Ana Gutiérrez poco antes de que saliera a antena el programa "Crónicas marcianas", donde ella trabajaría como peluquera, estilista. Se casaron en 2006 ante un reducido grupo de invitados, procurando que la ceremonia de carácter civil fuera lo más íntima posible. Ana aportó a la pareja dos hijas de una anterior relación.

Si Sardá ha estado últimamente un tanto alejado de comentarios o chismes sobre su vida, ocupado en trabajos profesionales en Barcelona, intuimos que cuando Crónicas marcianas inicien su regreso, concitará el interés de los telespectadores. Él hará todo lo posible confiando en una lista de importantes colaboradores que estos días está reclutando. Sin fecha prevista la emisión, puede que ya sea con la entrada del nuevo año.

Temas

En Chic

    0
    comentarios