Menú

La complicada vida sentimental de José Luis Ábalos

Ábalos se ha casado tres veces y tiene cinco hijos de esas tres esposas.

Ábalos se ha casado tres veces y tiene cinco hijos de esas tres esposas.
El ministro Ábalos, en un acto público. | EFE

La vida sentimental de José Luis Ábalos, con el respeto de antemano que se merece como cualquier ciudadano, no deja de sorprender a quien conozca su pasado. Es frecuente en el mundo del espectáculo casos de actores y cantantes que cambien de pareja a menudo. En la política española no sabemos de ningún diputado que, como este valenciano de Torrente, nacido hace sesenta y cuatro años, haya contraído matrimonio tres veces, tenga cinco hijos de esas tres esposas y con un tercer divorcio de por medio bastante complicado, haya mantenido relaciones en los últimos años con una joven a la que lleva más de treinta y cinco años de diferencia.

De su biografía se ha repetido mucho que su padre fuera torero del que sin duda el ex Ministro de Fomento heredó su afición a la fiesta brava: acude siempre que puede a las plazas. Su progenitor respondía al nombre de Heliodoro Ábalos y al mote de "Carbonerito", lo que le venía al ser oriundo del pueblo conquense Carboneras de Guadazaón. Era un novillero modesto que sólo hacía el paseíllo en cosos de escasa importancia. En "el Cossío", la biblia taurómaca por excelencia, no aparece citado por ninguna parte. He visto reproducido un cartel de la época, en un festejo "a beneficio de las milicias populares" celebrado en la provincia de Cuenca, que es donde se prodigó hasta llegada la guerra civil, retirándose en 1936. Puso un negocio de juguetería, fabricando muñecas artesanales, que mantuvo durante unas décadas. En su juventud, su hijo José Luis lo ayudó alguna temporada hasta que encontró otro trabajo en una tienda de objetos de "souvenirs" en la plaza de toros de Valencia. Con su padre no se llevó del todo bien, sobre todo cuando se afilió a las Juventudes Comunistas.

sanchez-abalos-calvo-recorte.jpg
Ábalos y Pedro Sánchez | Archivo

Estudió Magisterio y muy joven, se casó con Pilar, con quien tuvo dos hijos. Volvió a contraer un segundo matrimonio, sin que conozcamos dato alguno sobre su nueva esposa, que le dio un varón. Tampoco esta vez acertó en esa boda y celebró una tercera con una policía local de Valencia, de nombre Carolina Perles Miñana, con la que engendró dos retoños. Cinco en total como padre y en la actualidad abuelo por parte de su primogénito, Víctor, del que por cierto se supo hace tres años que siendo administrador de un despacho de loterías, atravesó ciertos problemas judiciales, que sin duda afectarían al político coincidiendo en aquel negro verano de 2021 con su salida del Gobierno.

Con su tercera mujer, como con las dos anteriores, José Luis montó sus respectivos hogares en Valencia. Pero cuando Pedro Sánchez le comunicó que lo nombraba Ministro de Fomento, el matrimonio dejó la ciudad del Turia instalándose en Madrid, donde residieron primero en un sitio y luego en otro cuando fueron padres, vivienda por cierto cercana a la habitada por la Ministra Calviño.

Carolina Perles Miñana, que ya en Valencia había dejado de ser policía municipal, obtuvo en Madrid un puesto como asesora de la Delegación del Gobierno. No faltaron comentarios en el sentido de que podía haber sido favorecida por su esposo. Muy atractiva, Carolina terminó por cansarse de José Luis, separándose hace algo más de tres años, más o menos coincidiendo con el momento en que el Presidente Sánchez prescindió de los servicios de su más estrecho colaborador. Esa repentina y extraña salida del Gobierno fue entonces, como lo ha sido ahora también, motivo de especulaciones, pues nunca se supo el motivo. Siendo muy amigos, cuando Sánchez afrontaba las primarias del PSOE en 2014 e iba a Valencia, se quedaba a dormir en el piso de Ábalos. Y mucho se ha repetido estos días cuantos viajes en coche recorriendo España realizaron ambos en la época en la que la ejecutiva socialista prescindió del hoy Presidente. Por medio, de chófer, iba por supuesto el ínclito Koldo García.

Ahora bien: a oídos de Pedro Sánchez llegaron ciertos rumores, por supuesto nunca aclarados. Podían ser cuando decidió darle "la patada de Charlot" a su Ministro de Fomento por aquello que ha salido ahora a la luz pública del chalaneo con las mascarillas. Pero de alguna manera se deslizó la especie de que José Luis llevaba mala vida. Se separaba de su tercera esposa. Y por lo visto frecuentaba ciertos locales no precisamente recomendables para un político tan conocido. Koldo no estaría lejos de todo eso. Un diario digital, The Objetive llegó a publicar que esa doble vida de Ábalos escandalizó en la Moncloa, porque entre otros pasajes compartidos con fulanas de medio pelo sucedió un escandalazo en un Parador (que depende como es sabido del Gobierno) cuya "suite" supuestamente ocupada por el Ministro acabó totalmente destrozada.

Fuera ya de su sillón en el Ministerio de Fomento y separado, José Luis Ábalos, que es considerado por quienes han tenido trato con él como un hombre simpático y mujeriego, quiso superar la depresión que arrastraba. Fue cuando su corazón volvió a alborotarse al encontrar a una joven malagueña llamada Andrea, que le devolvería la ilusión por la buena vida.

De Carolina, su tercera esposa, procuró olvidarse. Si gozó con ella buenos ratos, también supo afrontar el cáncer que aquella padeció. Pero era un matrimonio roto. Creyó que al legalizar de común acuerdo el divorcio todo transcurriría civilizadamente. Pero, no. Los dolores de cabeza para el ex Ministro han sido constantes últimamente a causa del desacuerdo de la pareja para sellar definitivamente la desunión. Andrea, por supuesto, ha sido el paño de lágrimas del político.

Temas

En Chic

    0
    comentarios