Menú

Los ajetreados 20 años de 'Cine de Barrio'

Uno de los programas más veteranos y populares de Televisión Española es Cine de Barrio, cumple 20 años.

0
Uno de los programas más veteranos y populares de Televisión Española es Cine de Barrio, cumple 20 años.
Cine de Barrio | Archivo

Uno de los programas más veteranos y populares de Televisión Española es "Cine de Barrio", cuyas emisiones sabatinas cumplen estos días veinte años, desde que se inauguraran, exactamente el 10 de julio de 1995. Por entonces, el espacio se emitía diariamente en la Segunda Cadena. El éxito de audiencia movió a sus responsables a incluirlo en la Primera a partir de octubre del mismo año. En la tarde de los sábados, hasta el presente. Lo dirigió su propio presentador, el lucense José Manuel Parada, hasta finales de 2003. Su salida intempestiva se debió a un lamentable episodio que no supo calibrar, cuando incluyó, en uno de los reportajes previos a la emisión de la película, las imágenes de un grupo, del que formaba parte en un yate, con una desmelenada Marujita Díaz, con poca ropa y exhibiendo parte de su "tetamen".

Aquello no gustó nada en las altas esferas de Prado de Rey y cortaron por lo sano. Parada había logrado en su larga permanencia –ocho años- muchos aciertos, entrevistas amenas para un público sencillo y fiel a esa cita semanal, que salpicaba con las actuaciones del pianista argentino Pablo Sebastián, la actriz Eva León y el cómico Miguel Caiceo.

A partir del 10 de enero de 2004 fue elegida como presentadora Carmen Sevilla, auxiliada por Juan Carlos Cerezo (al que reemplazó a principios de 2010 Inés Ballester). La estrella aportaba su innegable simpatía pero sus carencias lingüísticas eran evidentes, con sus inevitables "tics" y repetidas "muletillas". No obstante, su presencia cada siete días fue siempre aceptada en general con los previstos índices de audiencia. Siete años duró en ese cometido hasta que, agotado su contrato no se lo renovaron en 2011, con gran disgusto por su parte, que no disimuló con algunos comentarios fuera de las cámaras.

Parece que le molestó que su sustituta, Concha Velasco, no le diera explicación alguna antes de aceptar su cometido, lo que evidentemente ésta no tenía obligación alguna de hacerlo, como no fuera por pura cortesía. Desde entonces, digámoslo de paso, la sevillana entró en un periodo depresivo, aceptando ya su definitivo adiós al mundo del espectáculo, hasta que un año más tarde de su salida de Cine de barrio empezó a dar señales de ostensible pérdida de memoria, que con el paso de los meses fue diagnosticada con el terrible "mal de Alzhéimer", ya imparable, ingresada desde hace unos meses en una residencia por decisión de su único hijo, Augusto, al que ni siquiera reconoce.

Por su parte, Concha Velasco demostró, nada más hacerse cargo de la presentación, su buen quehacer, nada ajeno a sus multifacetas artísticas; con el susto que nos produjo a sus admiradores y sobre todo amigos cuando apenas cuatro meses más tarde hubo de someterse a serios cuidados hospitalarios previos a una intervención. Así es que se alejó de Televisión Española desde mayo hasta septiembre de 2014. Su actividad la desempeñó eficazmente la periodista Elena Sánchez.

De vuelta a Cine de Barrio en la pasada temporada, la actriz vallisoletana no ha tenido ya ningún problema de salud. Estuvimos con ella recientemente y la encontramos con una figura espléndida y su acostumbrada vitalidad. Es momento ahora de repasar algunos aspectos de Cine de Barrio. Ya ha quedado en el recuerdo aquella decoración "kitch" del pasado: la salita de estar de una familia de clase media, que nunca se remozaba. Lo principal, por supuesto, es la programación cinematográfica. Cada equis tiempo, el equipo que ahora dirige Paco Quintanar ha de gestionar la lista de películas disponibles en Prado de Rey, las que por contrato pueden emitirse con los derechos autorizados.

Con frecuencia, dado que la esencia del programa es promover el cine español, se utiliza la filmografía de que dispone Mercury Films, productora que dirige Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid dicho sea de paso, que en su día adquirió de Cesáreo González, un buen paquete de películas rodadas entre los años 50 y 60, que le supuso a aquél una próspera inversión. Lo que se critica de Cine de Barrio es que se abuse de la repetición de títulos cada temporada, en concreto de aquellos que tienen como protagonistas a Paco Martínez Soria, Manolo Escobar, el cantante Joselito, Lina Morgan, Gracita Morales y José Luis López Vázquez

A modo de botón de muestra y refiriéndonos únicamente a los últimos meses, se han vuelto a emitir estos filmes del primero de los actores citados: Estoy hecho un chaval, Don erre que erre, Vaya par de gemelos, El turismo es un gran invento, El padre de la criatura, Es peligroso casarse a los 60… Juzguen ustedes mismos si eso no es provocar un hartazgo y falta de imaginación. Admitimos las dificultades que sin duda existen para adquirir a un precio razonable los derechos de emisión de un lote de películas, pero ello no ha de servir de justificación ante esa constante programación, "erre que erre", como el personaje del prolífico Martínez Soria, un actor aragonés que gozó de gran popularidad en sus funciones teatrales, donde solía representar parecidos personajes salidos del pueblo.

Que es lo que luego llevó asimismo a la pantalla a menudo, sobre todo a partir de 1965 cuando protagonizó La ciudad no es para mí. La que, por cierto, ha vuelto a ser emitida en Cine de Barrio por enésima vez el pasado 4 de julio. Rodó casi cuarenta cintas entre 1934 y 1981, año en el que se despidió del cine con la adaptación cinematográfica de la comedia vodevilesca La tía de Carlos. Falleció un año después, el 26 de febrero de 1982, a la edad de ochenta años.

Entre sus colegas, que no discutían su vis cómica y su excelente olfato empresarial, yo he escuchado más de una vez que era "uno de los peores actores españoles de la historia". Se había encasillado él mismo en un personaje astracanesco, que abusaba de manidos y repetitivos recursos. Pero ¿quién como él que había descubierto la gallina de los huevos de oro con su personaje iba a dejar de prodigarlo? Por otra parte, yo que lo entrevisté algunas veces, supe que tenía otras cualidades interpretativas… pero no las usaba. Tenía "su" público. Y jamás lo traicionó. No quiero concluir sin la obvia consideración siguiente: las películas que se emiten en Cine de Barrio son en color. La dirección mantiene que las filmadas en blanco y negro no serían bien recibidas por la audiencia. Han hecho una excepción: el próximo 5 de septiembre programarán Filigrana. En homenaje a su protagonista, la gran Concha Piquer, y al vigésimo aniversario del programa. Y es en blanco y negro.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD