Menú

Seis mitos sobre la digestión

Todo tenemos interiorizados ciertos mitos sobre la digestión que está bien que desmontemos.

14
Seis mitos sobre la digestión
Uno de los mitos, la comida absorbe el alcohol

La mayor parte de nosotros tenemos una vaga idea de cómo funciona la digestión: comemos los alimentos, los descomponemos y, de algún modo, nos beneficiamos de ellos. Pero, sin una mejor comprensión de lo que allí sucede, estamos acabamos creyendo unos extraños mitos que se han hecho comunes.

En realidad, nuestro aparato digestivo es un complejo sistema con muchas partes que se comunican entre ellas y con el resto del cuerpo. Aquí exponemos los seis mitos más extendidos sobre la digestión y las verdades que hay detrás de ellos.

  1. La digestión se produce en el estómago. Algunas digestiones se producen en el estómago, pero los alimentos pasan por una serie de estaciones durante su camino por nuestro cuerpo, del que el estómago es uno más:

    - La boca es la primera parada y juega un papel importante. Los sabores y olores revelan al resto del sistema digestivo que el alimento va de camino.
    - Tragar envía el alimento hacia el esófago, que lo empuja hacia el estómago. Este movimiento se llama peristalsis.
    - En el estómago, el alimento se sumerge en un baño de ácido. Esto ayuda a matar microbios y a desenredar proteínas.
    - En el intestino delgado pasa la mayor parte de la acción: las enzimas desmontan grasas, proteínas e hidratos de carbono. Desde allí, van donde son necesarios. Los quemamos para energía, los almacenamos como grasa o, en algunos casos, los usamos para construir los componentes de nuestro cuerpo.
    - En el intestino grueso, billones de microbios devoran lo que no pudimos, principalmente fibra y otros hidratos de carbono prebióticos.
  2. La comida contiene enzimas que ayudan a la digestión. Ya que las enzimas son importantes para la digestión, ¿ayudan a comer más? Esta es una reclamación que está detrás de las dietas de alimentos crudos y detox. Y es otro mito, porque nuestro sistema digestivo produce enzimas sobre una base necesaria: el estómago y el intestino delgado hacen su propio trabajo. Por ejemplo, el trabajo del páncreas será mayor y los lanzará al intestino delgado. Así que sí, los alimentos contienen enzimas, pero fuera de sus condiciones médicas, las producimos nosotros mismos.
  3. La comida absorbe el alcohol. Es cierto que te emborracharás menos con el estómago lleno, pero esto no es porque el alimento absorba el alcohol. La única absorción se produce cuando las diminutas sustancias nutritivas se absorben en nuestro intestino delgado. Un alimento no absorbe otro alimento, podrían mezclarse, pero continúa allí para ser procesado por nuestro cuerpo. El alcohol en tu estómago tarde o temprano pasa a tu torrente sanguíneo, porque es el único camino para llegar a tu cabeza y a tu hígado. Así que si quieres que te afecte menos el alcohol, tienes que reducir la velocidad del proceso del alcohol que entra en tu sangre.
  4. Los alimentos ácidos son malos para ti. Hay dos versiones sobre esta creencia y las dos son falsas. Una se centra en lo que pasa en la tripa. Si comes alimentos ácidos junto con proteínas o carbohidratos, la teoría vale, el ácido impide que el otro alimento lo digiera. Es cierto que el comer ácido hace que las células de tu estómago segregue menos de su propio ácido, pero esto es exactamente como se supone que trabaja. Las células del estómago no vierten hacia fuera productos químicos. Usan un sistema de hormonas y las neuronas para detectar el nivel de ácido y adaptarse. Después de que la mezcla ácida abandona el estómago, se neutraliza por el bicarbonato del páncreas y se ajusta a las necesidades.

    La otra versión tiene que ver con el ácido en tu sangre. Según los fieles de las dietas alcalinas, demasiado ácido en nuestros alimentos transporta demasiado ácido a nuestra sangre. El factor decisivo: puede probar el PH o el nivel de ácido de tu orina y este cambiará dependiendo del alimento que coma. Desde luego, el ácido en tu alimento no afecta al ácido en tu sangre.
  5. Las heces aumentan en nuestra tripa y deberíamos limpiarla a fondo. Si las heces son duras podríamos pensar que también son duras dentro de nuestro cuerpo. La idea de limpieza de nuestro colon tiene su origen en una teoría del siglo XIX sobre la autointoxicación. Los doctores de la época creyeron que el excremento se pudría dentro del cuerpo, produciendo las toxinas que se filtraban a la sangre y la envenenaban. El tratamiento era a base de enemas para expulsar las heces y, en casos drásticos, extirpación quirúrgica del colon. Por muy radical que te parezca esto, esta teoría no está muerta. Son los defensores de la ley de la hidroterapia de colon, esto es, los enemas. En realidad, las bacterias en nuestro colon son buenas para nosotros. No tenemos que desahuciarlas o preocuparnos por sus residuos. Nosotros y las bacterias trabajamos juntos.
  6. Mejores digestiones significan más energía y eso es bueno para ti. La energía no es sólo un sentimiento de ¡tengo mucha energía! Es un término científico, E=mc², y los científicos miden la energía de los alimentos con una unidad conocida por todos: las calorías. ¿A que ahora no estás tan seguro de que quieres más calorías? Los alimentos que más calorías tienen son los azúcares y los carbohidratos refinados. Cereales enteros y verduras, sobre todo crudas, contienen cantidades de fibra y carbohidratos prebióticos. Mencionamos la materia prima en estos casos porque al cocinarlos hacen estos productos más digestibles, por destruir parcialmente la fibra, ésta que reduce la velocidad de la digestión. Esto hace que los tabiques celulares encierren más calorías, que explican por qué los cacahuetes crudos tienen menos calorías que la mantequilla de cacahuetes. El comer sano nos mantiene sanos y comer mucha fibra puede ser el mejor modo para lograrlo.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios