Menú
Juan Manuel González

'Crazy, Stupid, Love'

0

Crazy, stupid, love es el debut en la gran industria de Glenn Ficarra y John Requa, pareja de directores y guionistas que, después de que su título de culto Philip Morris ¡te quiero! viera su estreno arruinado en múltiples países, han decidido arriesgar mucho menos en una comedia romántica más o menos convencional. Pero aún así, Crazy, Stupid, Love es hija de sus (aún novatos) padres, y no deja de destacar en un género que no deja de sufrir chorradas como Con derecho a roce o Manuale d’amore 3, o simplemente películas bienintencionadas pero fallidas como Larry Crowne.

Ficarra y Requa, sin llegar a tener una voz distinta o evitar los clichés del género, sí que aportan genuina profesionalidad y algo de ironía a los mismos, o al menos, algo de gusto en la selección musical, lo cual visto el panorama, ya es algo. Crazy, Stupid Love, al fin y al cabo, comienza con una amarga decepción amorosa y continúa con el redescubrimiento de la masculinidad del protagonista, y ocasionalmente deja entrever el drama de las situaciones sin perder una mínima frescura como comedia. Ficarra y Requa otorgan a la cinta, en definitiva, una riqueza de matices superior a la media, como también lo es la calidad de los intérpretes que la adornan, y aunque el sarcasmo de su Philip Morris resuene aquí algo lejano, su talento les deja en una posición algo ventajosa para asumir los tópicos de la comedia romántica, incluyendo ese final marrullero pero, por una vez, no del todo insatisfactorio.

Naturalmente, nada sería lo mismo sin un excelente reparto que mezcla actores de todas las edades, ya sea provenientes de la esfera indie (Ryan Gosling y Julianne Moore evitan que sus personajes caigan en la caricatura, en el caso de él, o asumir sin más el rol de antipática de la película, en el de ella), o profesionales de la sitcom norteamericana: Steve Carell y Emma Stone, él perfecto como eterno payaso con corazón, y ella simplemente enamorando a la cámara. Todos ellos aportan algo de esa trayectoria al estilo informal pero agradable de la cinta, y aunque la duración se vaya de las manos por el exceso de personajes y de verborrea del guión, Crazy, Stupid, Love es la primera comedia romántica de estudio que se puede recomendar sin problemas en muchos, muchísimos meses.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios