Menú

La leyenda negra de 'Nosferatu'

Este miércoles conocíamos que el cráneo del director de cine mudo alemán Murnau había sido robado de su ataúd. Un nuevo capítulo de una leyenda fatal.

10
La leyenda negra de 'Nosferatu'
Fotograma de \'Nosferatu\' | Internet

Cortar de un tajo la cabeza es el último paso del protocolo para matar definitivamente a un no muerto, a un vampiro. Eso dicen las instrucciones. Uno de los hijos artísticos del Drácula de Bram Stoker, Friedrich Wilhelm Murnau, director de la película Nosferatu (1921) ha perdido la suya sin necesidad. Que se sepa, fue un alemán mortal que llevaba 84 años enterrado.

Según se ha desvelado este miércoles la tumba de uno de los directores más importantes del cine mudo expresionista alemán, enterrado en el cementerio Stahndorf de Berlín, fue expoliada hace una semana y los ladrones se llevaron el cráneo. Profanadores con cabeza, iban a tiro fijo, porque en la misma cripta familiar, junto al féretro del cineasta alemán, reposaban los de sus hermanos, abiertos también pero intactos, según informa el diario alemán Bild. El resto de los huesos de Murnau están a salvo envueltos en toallas.

El responsable del cementerio, Olaf Ihlefeldt, ha declarado que los ladrones forzaron la cripta con un alambre. El funerario intenta recuperarse del impacto que le produjo abrir la caja de metal -"tuve una premonición"- y constatar que le faltaba la cabeza. "Sufrimos un shock", ha declarado.

La policía alemana ha aliñado la extraña noticia, digna del Romanticismo alemán, informando del hallazgo de restos de cera de vela y de este apunte: no se descarta "que los hechos entren en prácticas "ocultas". Ahora se plantean enterrar lo que queda de Murnau; literalmente, bajo tierra.

Friedrich Wilhelm Murnau (1888-1931) alcanzó la fama en 1921 con el estreno de Nosferatu, protagonizada por Max Schreck. En Alemania dirigió más de una docena de películas y después trabajó en Hollywood. En 1926, ganó tres Oscar con la cinta Sunrise.

La leyenda negra de 'Nosferatu'

Murnau murió en 1931 con 42 años en un accidente de coche en Santa Bárbara, California. Conducía un menor amigo suyo de 14 años. Al sepelio acudieron sólo 11 personas, entre ellos Greta Garbo.

El protagonista de la cinta, Max Schreck, murió repentinamente con tan sólo 56 años. Sufrió un ataque al corazón. Otra de las leyendas sobre el intérprete del conde Orlok es que realmente era un vampiro y que Murnau le pagó por morder de verdad el cuello de la protagonista en la escena final.

Un cámara de la película, Fritz Arno Wagner, también sufrió un fatal accidente laboral en el que se rompió el cuello.

El guionista de la adaptación era admirador del ocultista británico Aleister Crowley. Se vio obligado a abandonar este oficio por el de panadero. También murió pronto a causa de un cáncer.

La viuda de Stroker, Florence Balcombe, denunció a Murnau por plagio y el director perdió el juicio, el legal se entiende. Fue condenado a destruir todas las copias de Nosferatu. La maldición quiso que no fuera así. La bendición, queremos decir.

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation