Menú

Joao Folque, ganadero de Palha: "Busco un toro con casta, poder y fiereza"

"Hay matadores que no quieren que la suerte de varas les robe protagonismo", denuncia.

0

Joao Folque de Mendoça es el ganadero de Palha, uno de los hierros más esperados por los aficionados toristas. En conversación exclusiva con Libertad Digital, explica su concepto ganadero y anticipa los principales ingredientes de la encerrona que se celebrará el sábado 18 en la Plaza de Toros de Guadalajara. En dicha cita, el diestro Sánchez Vara se medirá a seis astados de Palha.

¿Cómo se cría el toro de lidia en la ganadería de Palha?

El valor ecológico de la crianza del toro bravo es muy alto. En mi ganadería tenemos las tierras del invierno y las tierras del verano. Es una finca en la que hay dehesa y marisma, todo en la zona protegida del estuario del río Tajo. Por supuesto, esto protege la biodiversidad de un entorno que llega a las 17.000 hectáreas, un auténtico pulmón y un verdadero paraíso natural ubicado a apenas 20 kilómetros de Lisboa. El toro en mi finca se mueve de acuerdo a las estaciones del año. Se mueve buscando las bellotas, las siembras...

¿Qué características tienen sus toros?

En tres palabras: tiene casta, poder y fiereza. La casta son las ganas de luchar, el poder es la fuerza con la que lucha y la fiereza es la capacidad de transmitir peligro. Planteo el toro de Palha como un animal que va a la Plaza a dar un auténtico combate al matador que se pone delante.

Para el proceso de selección, se dice que Vd. cuenta con el torero Sánchez Vara para unos tentaderos de alto riesgo en los que toros que ya han sido lidiados en Portugal vuelven a salir al ruedo, esta vez a puerta cerrada...

Así es. Lo hago con Sánchez Vara porque hay pocos toreros dispuestos a jugarse la vida a puerta cerrada toreando reses de 550 kilos que ya han pasado por la Plaza y por lo tanto tienen mucho más peligro. En el último tentadero que hemos hecho teníamos apartados cinco toros, de los cuales dos han pasado a ser sementales.

Psicológicamente, para el torero que se pone delante, la situación es durísima. No es solamente el peligro propio del toro bravo de Palha, sino el hecho de que son animales que ya han estado en la Plaza y tienen aún más complicaciones. Solamente toreros con mucha capacidad como Sánchez Vara pueden enfrentar ese reto.

Su hierro tiene mucho cartel en Madrid pero este 2015 no le veremos en San Isidro...

Es por decisión propia. Tengo una camada muy desigual, no está a la altura de lo que quiero llevar a Madrid.

¿Le gustaría que una figura del toreo se anunciase con toros de su ganadería?

Están tan metidos en la comodidad que dudo que quisieran lidiarlos... Incluso si lo hiciesen, habría que ver si son capaces de dar la guerra y el combate que requieren los toros de Palha.

En la presentación de la encerrona de Sánchez Vara en Guadalajara, Vd. subrayó la importancia del tercio de varas.

Es fundamental. Un toro que no se ha picado en condiciones no sabemos si es bravo, si es manso... La bravura no es ni más ni menos que la valentía, y hay que ver si un animal es valiente o no. Cuando el picador prueba al toro con una puya, tenemos el termómetro de la bravura, eso es lo que te da la embestida al caballo. Luego el capote y la muleta nos dirán si, además de bravo, el toro tiene clase y obedece cuando se le hacen las cosas bien.

El toro bravo embiste con convicción ante el reto del picador. Vemos que entra al caballo con ganas de ser el dominador. Su agresividad es la de la bestia que te está diciendo "yo te reviento". Eso no significa que la suerte de varas se tenga que hacer con mucha distancia: la bravura se demuestra cuando el toro empuja con toda su fuerza debajo del caballo, calibrando todo su poder en el combate.

Hay matadores que no quieren que la suerte de varas les robe protagonismo, pero una buena suerte de varas bien hecha... es una maravilla.

¿En qué situación está la figura del ganadero tras años de dura crisis?

El toro y el torero tienen intereses contrapuestos, pero sin uno no hay otro, pero ¿sabes lo que te digo? Que cada ganadero tiene lo que se merece, porque a menudo veo que no se dan la importancia debida: van con la gorra pidiendo migajas de la Fiesta... No hay que prostituirse, no hay que venderse. El ganadero no puede ser una puta: tiene que darse la importancia debida.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD