Menú

El Madrid muere en el Camp Nou con las botas puestas

El Barcelona disputará su tercera final de Champions en seis años tras eliminar a un Real Madrid al que no le ha bastado con lavar su imagen.

0
El Barcelona disputará su tercera final de Champions en seis años tras eliminar a un Real Madrid al que no le ha bastado con lavar su imagen.
Pedro disputa un balón con Marcelo. | EFE

El Barcelona volverá al mítico estadio de Wembley en Londres, donde hace 19 años conquistó su primera Copa de Europa, tras superar al Real Madrid en semifinales. Los azulgrana ganaron por 0-2 en la ida y en el partido de vuelta, disputado en el Camp Nou, han empatado (1-1) frente a un rival que ha mejorado su imagen con respecto al choque de la semana pasada en el Santiago Bernabéu. Pedro adelantó a los locales (m.53) y Marcelo estableció la igualada definitiva diez minutos después.

Como en la ida, el segundo capítulo de esta tensa semifinal también ha estado marcado por la polémica arbitral, y de nuevo ha sido el Madrid el equipo que ha salido perjudicado. Si hace una semana Wolfgang Stark expulsó de forma muy rigurosa a Pepe con media hora por delante, esta vez ha sido el belga Frank De Bleeckere quien ha reclamado su parte de protagonismo al anular un gol legal a Gonzalo Higuaín al comienzo de la segunda mitad, cuando todavía se reflejaba el 0-0 en el marcador, por una supuesta falta de Cristiano Ronaldo a Mascherano.

Nada que ver el talante con el que salió el Madrid esta noche, en el último de los cuatro clásicos en apenas 18 días, con respecto a la ida, donde los blancos jugaron al cero-cerismo para terminar sucumbiendo al expolio de Stark y a la magia de Leo Messi. José Mourinho, que decidió quedarse en el hotel en vez de acudir al palco del Camp Nou, ordenó a su segundo, Aitor Karanka, que jugaran de inicio Kaká e Higuaín, dejando en el banquillo a Mesut Özil. Así, fue sorprendentemente el Pipita quien ganó la batalla de la titularidad a Adebayor y Benzema, que finalmente no fueron de la partida. En el Barça, Pep Guardiola pudo contar finalmente con Iniesta, que había sido duda hasta última hora.

Lo cierto es que los madridistas jugaron un primer cuarto de hora bastante potable, presionando muy arriba y ahogando la salida del balón de los azulgrana. Hasta Cristiano Ronaldo, a quien se le sigue esperando en las grandes citas, sacaba la garra y trataba de echarse el equipo a la espalda. En el centro del campo mandaba Lass Diarra, titular ante las ausencias del sancionado Pepe y el lesionado Khedira, al cortar todos los balones. El Barça, mientras tanto, tocaba en horizontal y sin profundidad alguna. No era cuestión de arriesgar, claro está, con dos goles de ventaja.

Pero ya puede darse un equipo por muerto en cuanto a este Barça se le da el mínimo resquicio. Después de un primer aviso de Busquets con un remate de cabeza que atrapó Casillas, los azulgrana metieron una marcha más para presentarse cada vez con más peligro en la portería rival. Mejor dicho, fue Messi, el de siempre, quien le dio más velocidad a los suyos para poner en jaque a los blancos y dar la puntilla a la eliminatoria. El de Rosario tuvo dos oportunidades seguidas en apenas un minuto, pero apareció San Iker, también el de siempre, con sus manos salvadoras para evitar el tanto. Faltaba también Villa, que se sumó a la película para disponer de su ocasión. Pero se necesita algo más para marcarle al mejor portero del mundo.

Se estaba mascando el 1-0, pero el gol seguía sin llegar. El Madrid se veía a merced del Barça y se limitaba a esperar su oportunidad a la contra. En una de ellas, Higuaín acabó perdiendo en seguida la pelota cuando se dirigía hacia la portería rival. El Pipita anduvo siempre perdido en el campo y sin ritmo. Ni de lejos tiene la misma velocidad desde que se recuperó de su hernia discal.

La segunda parte arrancó con polémica al cometer su mayor fechoría el casero De Bleeckere, que anuló injustamente un gol a Gonzalo Higuaín por una falta de Cristiano a Mascherano que no era. El tanto anulado espoleó a los barcelonistas, que empezaron a tener el control de la situación. Antes de la hora de partido, Andrés Iniesta, posiblemente el mejor de los suyos, se inventó un gran pase para Pedro para que el canario batiera a Casillas por bajo. El Barça encarrilaba aún más la eliminatoria y el billete para Wembley.

Pero a este Madrid no se le puede dar por muerto. Sólo diez minutos después, Di María protagonizó una gran jugada por la izquierda al recortar a Mascherano y probar fortuna con un disparo que acabó estrellándose en el poste. El rechace dentro del área lo cazó el propio Fideo y éste habilitó a Marcelo, que pudo batir sin problemas a Valdés. Los blancos empataban el encuentro y volvían a tener vida en la eliminatoria con media hora por delante.

Para entonces, Karanka había dado entrada a Adebayor y Özil en sustitución de Higuaín y Kaká. Mientras De Bleeckere seguía haciendo de las suyas, mostrando tarjeta amarilla en cada falta que se cometía, el Madrid lo intentaba con más corazón que cabeza. Pero se topó con un Barça al que le bastó tener la pelota para no pasar apuros. El tiempo corría en contra de los intereses del conjunto blanco.

Una de las grandes noticias de la noche se produjo justo al final, cuando Guardiola dio entrada en el campo a Eric Abidal. El lateral francés volvía a los terrenos de juego casi dos meses después de que se le detectara un tumor en el hígado y se llevó una sonora ovación de los seguidores barcelonistas.

La fiesta en el Camp Nou era completa. De Bleeckere señaló el pitido final y el Barcelona sellaba su clasificación para la final de la Liga de Campeones, la tercera en seis años tras las que disputó en 2006 frente al Arsenal y en 2009 contra el Manchester United. El sueño de la cuarta Copa de Europa está ahora más cerca.


Ficha técnica

FC Barcelona, 1: Valdés; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Puyol (Abidal, m.90); Busquets, Xavi, Iniesta; Messi, Pedro (Afellay, m.92) y Villa (Keita, m.73)
Real Madrid, 1: Casillas; Arbeloa, Carvalho, Albiol, Marcelo; Lass, Xabi Alonso; Di María, Kaká (Özil, m.59), Cristiano; e Higuaín (Adebayor, m.55)

Goles: 1-0, m.53: Pedro. 1-1, m.63: Marcelo
Árbitro: Frank de Bleeckere (Bélgica). Mostró tarjeta amarilla a Carvalho (m.12), Lass Diarra (m.58), Xabi Alonso (m.68), Marcelo (m.75) y
Adebayor (m.84), del Real Madrid; y a Pedro (m.81), del Barcelona
Incidencias: Partido de
vuelta de semifinales de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 95.701 espectadores. Un espontáneo saltó al terreno del juego justo antes del inicio del segundo tiempo e intentó ponerle una barretina a Cristiano Ronaldo. Los servicios de seguridad lo retuvieron

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 17 comentarios guardados

    Servicios