Menú

El Barça no pierde la costumbre de golear al Atlético

Con los tres de esta noche, Leo Messi le ha marcado 14 goles a los rojiblancos en once partidos.

0
Con los tres de esta noche, Leo Messi le ha marcado 14 goles a los rojiblancos en once partidos.

5 de febrero de 2006. Ése fue el último día que el Atlético de Madrid ganó al Barcelona en el Camp Nou. Fue por 1-3, con dos goles de Fernando Torres y otro de Maxi Rodríguez. Desde entonces –ya han pasado casi seis años– la historia se ha ido repitiendo y los azulgrana no sólo han ganado a los rojiblancos en su feudo temporada tras temporada, sino que además les han pasado por encima marcándoles al menos tres goles en todos los enfrentamientos. En las últimas cinco campañas, el Barça le ha endosado un total de 22 goles al Atlético en los encuentros ligueros del Camp Nou y sólo ha recibido tres. Los números cantan.

Muchos pensaban que el equipo colchonero plantaría este año más cara, sobre todo porque venía de marcarle cuatro tantos al Sporting de Gijón, otros cuatro al Racing y dos al Celtic en la Liga Europa. Pero nada más lejos de la realidad. Porque el Barça está intratable en sus partidos ligueros en casa. Le hizo cinco al Villarreal en el estreno, ocho a Osasuna y ahora una manita a los rojiblancos. Gracias, entre otros, a un Leo Messi espectacular. El argentino, pichichi del campeonato con ocho dianas –una más que Cristiano Ronaldo–, ya le ha marcado 14 tantos al Atlético en once encuentros.

Y eso que el encuentro de esta noche empezó bien para los pupilos de Gregorio Manzano, que a los cuatro minutos gozaron de una buena oportunidad con un disparo de Tiago que se estrelló en el larguero. Pero todo quedó en un espejismo. El conjunto de Pep Guardiola no tardó en reaccionar y antes de los diez minutos ya se puso por delante en el marcador. Xavi envió un balón a David Villa, Perea midió mal en el salto –calamitoso partido del colombiano, que no supo resolver la difícil papeleta–, y el Guaje recortó a Miranda para acabar batiendo a Thibaud Courtois.

No tardó en llegar el segundo, con Messi como protagonista. El último ganador del Balón de Oro ya empezaba a hacer de las suyas y, pese a encontrarse más adelantado que la defensa, no tocó el balón y dejó que lo recibira Pedro, evitando así el fuera de juego. El canario se la devolvió al 10 azulgrana y éste provocó el fallo de Miranda, quien acabó introduciéndose el balón en su propia portería. Era el 2-0 y aún no se había llegado al cuarto de hora de partido.

El Atlético estaba aturdido y no sabía cómo reaccionar. Pero lo cierto es que ni siquiera lo intentó. El Barcelona tocaba y tocaba, a la espera de encontrar un hueco para volver a poner cerco sobre la portería de Courtois. Así, a los 26 minutos, Messi volvió a hacer de las suyas para marcharse como quiso de Mario Suárez y Godín, plantarse ante el portero belga y batirle con un gran disparo ajustado al palo más cercano. Era el 3-0 y los deberes estaban hechos. La cuenta aún pudo ser mayor, aunque el disparo de Cesc Fábregas, a los 40 minutos, lo repelió el larguero. El Camp Nou volvía a ser testigo de un nuevo festín de los suyos.

Regreso de Piqué

Gregorio Manzano quiso reaccionar tras el paso por vestuarios dando entrada en el campo a Arda Turan –incomprensible que el turco, uno de los grandes fichajes del Atlético para esta temporada, se quedara de inicio en el banquillo– y Eduardo Salvio, en sustitución de Mario Suárez y Reyes, y el conjunto madrileño mejoró. A los dos minutos de la reanudación, un centro de Antonio López no llegó a ser rematado por poco por el Toto Salvio y también la tuvo, al cuarto de hora, Radamel Falcao con un cabezazo que salió desviado. Hasta entonces, el Tigre había sido una isla arriba, sin haber recibido balón alguno.

Pero el Barcelona siguió a lo suyo, tocando y tocando, controlando sin problema alguno la situación y aprovechando cualquier resquicio en la defensa rival para tratar de dar el toque de gracia definitivo. Lo había intentado Messi a los 53 minutos, aunque no pudo con Courtois en el mano a mano, y también Villa (m.66), tras un gran pase de la Pulga, aunque igualmente el de Tuilla se topó con la gran intervención del portero belga, el mejor del Atlético esta noche.

Para entonces Guardiola también había movido ficha, dando entrada en el campo a un Gerard Piqué que se ganó la ovación del Camp Nou en su regreso tras la lesión, y también se había calentado el partido al ver la cartulina amarilla tanto el propio Piqué como Perea, que nunca pudo frenar las peligrosas acometidas azulgranas, en apenas un minuto de margen.

Apareció también Thiago Alcántara, un futbolista espectacular que está llamado a hacer grandes cosas, con un caño asombroso a Antonio López. Lo intentó el propio hijo del mítico Mazinho, en la jugada que fue el preludio del 4-0. Lo firmó, quién si no, Leo Messi. Recibió el 10 culé, que se marchó como quiso de tres defensas rojiblancos para batir a Courtois con un disparo cruzado y casi imposible. Sólo alguien como él es capaz de realizar cosas semejantes.

Pero aún hubo más. Por todos es conocida la voracidad del rosarino, que acabó consiguiendo su tercer tanto de la noche con el partido ya agonizando. Otra obra de arte de la Pulga, que de nuevo batió a Thibaud Courtois, con un disparo que se coló entre sus piernas, para poner el definitivo 5-0 en el marcador. Déjà vu en el Camp Nou, donde el Barcelona ha seguido siendo fiel a su tradición de golear al Atlético. Había ocurrido en las últimas cuatro temporadas y ésta tampoco iba a ser menos.


Ficha técnica

FC Barcelona, 5: Valdés; Dani Alves, Mascherano (Piqué, m.54), Busquets, Abidal (Maxwell, m.80); Xavi, Thiago, Cesc (Keita, m.72); Messi, Pedro y Villa
Atlético de Madrid, 0: Courtois; Perea, Godín, Miranda, Antonio López; Mario Suárez (Arda Turan, m.46), Gabi, Tiago (Adrián, m.79); Reyes (Salvio, m.46), Diego y Falcao

Goles: 1-0, m.9: Villa; 2-0, m.14: Miranda, en propia meta; 3-0, m.26: Messi; 4-0, m.77: Mess; 5-0, m.90: Messi
Árbitro: Delgado Ferreiro (Colegiado vasco). Mostró tarjeta amarilla a Piqué (m.70) y Perea (m.71)
Incidencias: Partido de la sexta jornada de Liga disputado en el Camp Nou ante unos 85.000 espectadores. Los jugadores del Barça saltaron al terreno de juego con una camiseta de ánimo a su compañero Ibrahim Afellay, que estará unos seis meses de baja por una grave lesión de rodilla

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios