Menú

Cristiano lava su imagen con un triplete en Sevilla

Di María y Benzema, sobresalientes, y Casillas, con sus paradas salvadoras, también han sido decisivos en el triunfo del Real Madrid.

0
Di María y Benzema, sobresalientes, y Casillas, con sus paradas salvadoras, también han sido decisivos en el triunfo del Real Madrid.

Se repite la historia de la pasada temporada. Al igual que el pasado 7 de mayo, el Real Madrid ha vuelto a ganar al Sevilla por 2-6 en el Sánchez Pizjuán, ahora para recuperar el liderato con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona. Cristiano Ronaldo marcó cuatro goles aquel día en Nervión y ahora, siete meses después, ha conseguido tres. El portugués, que lleva 20 goles en la Liga cuando aún no se ha alcanzado el ecuador, recupera así la sonrisa después de su papelón en el clásico ante los azulgranas. Callejón, tocado por los dioses, Di María y Altintop también marcaron para el conjunto de José Mourinho, que por tercera vez ha jugado de rojo esta campaña tras haberlo hecho anteriormente en Zagreb (0-1) y Mestalla (2-3).

No salió enchufado el Madrid al césped del Sánchez Pizjuán, pues era el Sevilla el que empezaba llegando más a la portería rival. Presionaban muy arriba los de Marcelino García Toral, dificultando la salida del balón del conjunto visitante, que comenzó bastante atenazado. Pero pronto despertaron los de Mourinho. En su primera llegada a la portería de Javi Varas, gozaron de una doble ocasión en las botas de Benzema y Di María (m.9). Y sólo unos segundos después llegó el 0-1 al batir Cristiano al portero local tras un gran pase en profundidad del Fideo, el mejor asistente de la Liga.

Ni mucho menos se descompuso el Sevilla, que buscó con ahínco el empate. Y estuvo a punto de encontrarlo a los 12 minutos con un remate a bocajarro de Manu del Moral en el segundo palo. Entonces apareció Iker Casillas, que se lució con una gran parada –posiblemente la mejor en lo que llevamos de temporada– para evitar la igualada. Volvió a intervenir el meta madridista con otra mano salvadora, esta vez a disparo desde media distancia de Trochowski, y poco después tuvo el empate Fazio con un cabezazo, en el área pequeña y tras ganarle la partida por alto a Pepe, que salió alto por muy poco.

Estaba mereciendo el empate el equipo andaluz, que era el que tenía la pelota y disponía de las mejores ocasiones. Pero de lo que pudo ser el 1-1 se pasó al 0-2. Sin haber hecho nada y prácticamente a merced de su adversario, el Madrid puso tierra de por medio a los 37 minutos con el tanto de José Callejón. El de Motril, en estado de gracia y a quien Mourinho quiso premiar con la titularidad después de sus buenas actuaciones en Ámsterdam y Ponferrada, recibió otro gran pase de Di María para tocar lo justo la pelota y batir a Varas por bajo. No se lo podía creer Marcelino, impotente ante la pegada insultante del Madrid.

Y de nuevo volvería a aparecer Cristiano en la primera parte. Sin oposición alguna, el portugués se presentó en el balcón del área para conectar un tremendo disparo y colocar el balón en la escuadra, haciendo inútil la estirada de Javi Varas. El 0-3 era un excesivo castigo para un Sevilla que lo había intentado sin suerte.

La primera parte aún ofreció más cosas, entre ellas la expulsión de Pepe. El central portugués, estresado ante tanto trabajo, vio su segunda amarilla por un manotazo a un Álvaro Negredo que se iba en carrera. El Madrid se marchaba al descanso con tres goles de ventaja, pero Mourinho no lo veía nada claro y, pese a que sólo quedaban dos minutos para acabar el primer acto, decidió sacrificar a Callejón, que se marchó del terreno de juego cariacontecido por el buen partido que estaba haciendo, y dar entrada a Albiol para apuntalar la defensa.

Recital de Di María

Marcelino no se rindió pese a la altísima montaña que tenía ante sí y decidió pasar al ataque, metiendo en el campo a Kanouté por Trochowski. Ponía toda la carne en el asador el técnico asturiano pese a lo difícil de la empresa. Casi el único que respondió fue Jesús Navas, el mejor del equipo andaluz y que se convirtió en una auténtica pesadilla para Marcelo. Pero mientras él jugaba con una velocidad más, a sus compañeros se les acababa la gasolina antes de tiempo. Salvo un remate lejano de Gary Medel que salió fuera por poco, el Sevilla ya no inquietaba al Madrid con demasiado peligro en la segunda mitad.

Mientras, eran ahora los de Mourinho los que se dedicaban a tener la pelota y llevar el partido a sus intereses, conscientes de que el tiempo corría a su favor. No fue esta vez Xabi Alonso quien movió al equipo, sino Di María. Además de las dos asistencias, el argentino también encontró el premio del gol al gran partido que estaba firmando. A los veinte minutos de la segunda parte, recibió un buen pase de Benzema para plantarse solo ante Varas y superarle con un bonito remate con el exterior de su bota izquierda. Un golazo del Fideo, que poco después acabó dejando su puesto a Khedira, quien entró al campo para reforzar la medular. El sudamericano respondió a las mil maravillas pese al esfuerzo del viaje exprés a Argentina para asistir al entierro de su suegro, a quien quiso dedicarle el tanto.

Estaba claro que el Madrid iba a acabar llevándose los tres puntos, pero Navas –no podía ser otro– quiso seguir creyendo en el milagro y poco después firmó un gran gol para acortar distancias en el marcador. Sin embargo, Manu del Moral se encargó de cercenar cualquier atisbo de gesta con una entrada absurda a Arbeloa que le costó la roja directa.

Con los equipos jugando con diez, fue el Real Madrid el que se dedicó a dominar definitivamente el juego. Si ya lo estaba haciendo con uno menos, con las fuerzas igualadas aún más. Benzema provocó un penalti a seis minutos del final que Cristiano Ronaldo se encargó de transformar. Con cierto suspense, eso sí, pues Varas había adivinado la trayectoria del disparo, aunque no pudo evitar el triplete del portugués. Luego Altintop, que sólo dos minutos antes había entrado al campo en sustitución de Karim, firmaba su primer tanto con la camiseta madridista tras rematar un pase de Xabi Alonso, mientras que Negredo se encargaba de poner el definitivo 2-6 en la última acción del partido. El vallecano recibió un gran pase en profundidad de Campaña, la perla de la cantera sevillista que había ingresado al campo en sustitución de Rakitic, para ganarle la posición a Sergio Ramos, recortar a Casillas y batir al portero madridista casi sin ángulo.

Fin de la historia. El Madrid volvía a marcar media docena de goles en el Sánchez Pizjuán, donde está firmando magníficos resultados las últimas temporadas, y se comerá el turrón como líder. Además, lava su imagen después del fiasco en el clásico ante el Barcelona.


Ficha técnica

Sevilla FC, 2: Javi Varas; Cáceres, Fazio, Spahic, Fernando Navarro (Armenteros, m.81); Medel; Trochowski (Kanouté, m.46), Rakitic (Campaña, m.68), Navas, Manu del Moral; y Negredo
Real Madrid, 6: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Xabi Alonso, Lass; Callejón (Albiol, m.45), Di María (Khedira, m.67), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Altintop, m.86)

Goles: 1-0, m.10: Cristiano Ronaldo; 0-2, m.37: Callejón; 0-3, m.40: Cristiano; 0-4, m.65: Di María; 1-4, m.68: Navas; 1-5, m.85: Cristiano, de penalti; 1-6, m.88: Altintop; 2-6, m.91: Negredo
Árbitro: Carlos Clos Gómez (Colegio aragonés). Expulsó por doble amarilla a Pepe (ms.30 y 44) y con roja directa a Manu del Moral (m.73). Mostró cartulina a Rakitic (m.20), Spahic (m.51) y Kanouté (m.63), del Sevilla; y a Sergio Ramos (m.33), Arbeloa (m.44), Marcelo (m.44) y Lass (m.53), del Real Madrid
Incidencias: Partido de la decimoséptima jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 40.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Antes del comienzo, el Sevilla rindió homenaje al serbio Ivica Dragutinovic
, exjugador del club andaluz

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 4 comentarios guardados

    Servicios