Menú

Champions League

El Bayern vuelve a dar un repaso al Barça

Lejos siquiera de soñar con la remontada, los culés han vuelto a hincar la rodilla ante el poderoso conjunto alemán, esta vez  en el Camp Nou.

0
Lejos siquiera de soñar con la remontada, los culés han vuelto a hincar la rodilla ante el poderoso conjunto alemán, esta vez  en el Camp Nou.
El Barça, otra vez goleado

¿Remontada? Nada más lejos de la realidad. El Barcelona ha vuelto a llevarse un saco de goles ante el Bayern de Múnich, también en el Camp Nou (0-3), para despedirse de la Champions en semifinales, sin haber marcado un solo gol en 180 minutos. En este partido de vuelta, los azulgranas, con la baja de última hora de Messi al recaer de su lesión, se fueron al descanso con un 0-0 en el marcador, pero acabaron hincando la rodilla ante su poderoso rival en la segunda mitad.

Robben firmó un golazo a la vuelta de vestuarios, Piqué marcó en propia meta y Müller hizo el tercero. El Barça trató de lograr al menos el llamado gol de la honrilla, pero ni siquiera eso pudo conseguir y al final ha acabado llevándose un 7-0 en la eliminatoria después de los cuatro que encajó la semana pasada. Un repaso en toda regla.

Pese a la difícil empresa de intentar remontar el 4-0 del Allianz Arena, el Barcelona no se arrugó y no renunció al sueño. Fiel a su estilo, tuvo la pelota y poco a poco trataba de llegar al área de Manuel Neuer, pero enfrente tenía al equipo más en forma de Europa, y posiblemente del mundo. Todo un equipazo este Bayern, muy sólido, sin fisuras y prácticamente imposible de franquear. Los bávaros, además, se mostraban peligrosísimos al contragolpe, presentándose en el área rival en apenas un par de toques. Robben y el omnipresente Ribéry –encomiable partido del francés, una vez más– eran auténticos puñales por sus bandas, asociados con Müller en la media punta, y no tardaron en aparecer para llevar la zozobra a la retaguardia culé.

Lo mejor del Barça se vio mediado el primer acto, cuando Pedro, primero, probó fortuna con un disparo lejano que Neuer desvió a córner y Xavi, a la media hora, remató alto dentro del área. El sueño seguía vivo, pese a que era muy difícil derribar el muro bávaro. Ante la ausencia de Messi, el jugador llamado a llevar la voz cantante en el juego ofensivo culé fue Andrés Iniesta. Sin embargo, el albaceteño no pudo brillar y apenas apareció porque estuvo anulado prácticamente en todo momento. Uno de los principales culpables fue Javi Martínez, que culminó un magnífico trabajo en el centro del campo y ayudó muchísimo a la defensa bávara.

Lo cierto es que tampoco le importó demasiado al equipo de Jupp Heynckes ceder la posesión a su oponente. Lo tenía más que previsto el técnico de Mönchengladbach, que en 1998 llevó al Real Madrid a su séptima Copa de Europa. En todo momento supo jugarle a un Barça al que poco a poco se le fundían los plomos viendo lo inquebrantable que era el rival.

Si la primera mitad ya denotó la superioridad muniquesa, lo de la reanudación ya fue sencillamente de escándalo. Y peor no se le pudo poner la cosa a los azulgranas a la vuelta de vestuarios: Robben recibió un balón arriba, recortó a Adriano dentro del área y se inventó un gran disparo para colocar la pelota junto al palo, haciendo inútil la estirada de Valdés. Si los de Tito Vilanova precisaban hasta entonces cuatro goles para empatar la eliminatoria, esta vez eran seis los necesarios para remontarla. Poco más o menos que imposible.

Pero los culés no daban señales de vida. Más bien al contrario, pues era el Bayern, sobrado físicamente, el que tenía el control de la situación. Y en menos de cinco minutos, los que fueron del 72 al 76, cerró el partido y definitivamente la eliminatoria, si es que había alguna duda. Primero Piqué marcó en propia meta al desviar un centro de Franck Ribéry desde la izquierda y luego Müller dio la tercera estocada al cabecear en el segundo palo un centro del propio Ribéry, que se marchó como quiso de Cesc –ocupó el puesto de nueve por Messi– y Song.

Fin del cuento. Heynckes se dedicó entonces a quitar del campo a los tres jugadores que tenía apercibidos de sanción –Schweinsteiger, Javi Martínez y Lahm, por este orden– para que pudieran estar en la final de Wembley, mientras el equipo de Tito Vilanova, con ocasiones aisladas de Villa y Bartra sin verdadero peligro, fue a por el gol de la honrilla en la eliminatoria. No llegó y el Barça tuvo que rendirse de nuevo a la superioridad del Bayern. Como el Real Madrid ante el Borussia Dortmund, pese a que los blancos sí dieron la cara hasta el final y se quedaron a las puertas de la remontada.

El fútbol español ha sucumbido ante el poderío alemán, que el próximo 25 de mayo en Wembley tendrá campeón: será la quinta Copa de Europa para el Bayern o la segunda para el Dortmund.


Ficha técnica

Barcelona, 0: Valdés; Dani Alves, Piqué, Bartra (Montoya, m.87), Adriano; Song, Xavi (Alexis, m.55), Iniesta (Thiago, m.64); Pedro, Cesc y Villa
Bayern
de Múnich, 3: Neuer; Lahm (Rafinha, m.77), Boateng, Van Buyten, Alaba; Javi Martínez (Tymoshchuk, m.74), Schweinsteiger (Luis Gustavo, m.66); Robben, Müller, Ribéry; y Mandzukic

Goles: 0-1, m.48: Robben; 0-2, m.72: Piqué, en propia meta; 0-3, m.76: Müller
Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Mostró tarjeta amarilla a Robben (m.31), Alves (m.45) y Piqué (m.78)
Incidencias: Partido de vuelta de semifinales de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante cerca de 98.000 espectadores, entre ellos unos 5.000 seguidores alemanes. En el palco, entre otros asistentes, se encontraban el presidente de la Generalidad de Cataluña, Artur Mas, y el alcalde de la ciudad, Xavier Trias

0
comentarios

Servicios