Menú

Ultras, de la comodidad a la expulsión

El Atlético de Madrid ha sido el último en meter mano a sus aficionados más radicales.

La directiva del Atlético de Madrid ha tomado medidas para frenar la violencia en el fútbol con la prohibición de la entrada del grupo Frente Atlético en el Vicente Calderón. Es el último club que se suma a un grupo que lideran Fútbol Club Barcelona y Real Madrid y que pretende la expulsión de cualquier violento de los estadios de fútbol. Así está la situación en España.

Atlético de Madrid: De todos es conocido que el Frente Atlético tenía un cuarto habilitado en el Vicente Calderón para guardar sus banderas, sistemas de megafonía y elementos de animación. En el caso de los viajes y de las preferencias para conseguir entradas funcionaban como una peña oficial más del club. La autofinanciación de cara a los viajes se conseguía a partir de la venta de productos de la marca Frente Atlético: sudaderas, camisetas, bufandas...

Real Madrid: La desaparición del grupo Ultras Sur ha dejado paso a la nueva grada joven que sí dispone de un cuarto en el Santiago Bernabéu para dejar sus cosas.

Rayo Vallecano: En el caso de los Bukaneros, el club tomó la decisión de quitarles todos su beneficios y no disponen de ningún espacio dentro del estadio. No tienen ayudas económicas ni disponen de preferencias en los viajes. Martín Presa, presidente de la entidad, no tiene una buena relación con ellos y sólo ha habido un detalle con ellos: la celebración del Trofeo Vallecas frente al Cádiz cuya afición ultra, Brigadas Amarillas, está hermanada con la del Rayo.

Valencia: La nueva grada joven también tiene un cuarto en Mestalla para guardar los bombos. El único beneficio que tienen son los pases de temporada con precios especiales por ser grada joven. Los viajes como visitantes se los pagan ellos mismos.

Getafe: Desde el Getafe se desvinculan totalmente de los ultras que tienen en su estadio. No son muy numerosos y no tienen ninguna relación o beneficio del club. No disponen de instalaciones propias en el Coliseum y no han protagonizado ningún acto violento desde que se tiene constancia de su existencia.

Alcorcón: El club alfarero ha dejado claro en numerosas ocasiones que no tienen ningún tipo de relación con los Alkor Hooligans. Dentro del estadio de Santo Domingo no disponen de ningún cuarto y en los viajes de la afición a campos rivales siempre ha imperado la cordialidad. De hecho, la afición del Alcorcón y sus peñas son conocidas por el buen trato que dan a sus visitantes.

Málaga: El Frente Bokerón ya no es ni la peña más numerosa del Málaga. No tienen sede en el estadio y sus únicos beneficios son los acordes a su condición de peña oficial del conjunto andaluz.

Athletic Club de Bilbao: Tenían dos grupos radicales en el viejo San Mamés: Herri Norte y Aberchale Sur. Cuando pasaron al nuevo, los segundos prácticamente desaparecieron mientras que los primeros fueron enviados a una esquina del campo. Urrutia, presidente del cuadro bilbaino ha tenido varios conflictos con ellos por su nueva ubicación en el campo. Aún así, se mantiene inflexible en su decisión.

Los ejemplos mencionados,compuestos por varios de los grupos más representativos de España, denotan que los ultras o grupos de animación han dispuesto y disponen de comodidades que otros aficionados no tienen. En algunos casos dichos privilegios han ido desapareciendo con el paso de los años y el siguiente paso será su eliminación total. Debido a la situación y al momento de tensión que se viven después de lo sucedido en los aledaños del Calderón, los clubes han mantenido el hermetismo sobre el tema de los ultras.

En Deportes

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation