Menú

EEUU retrasa el resultado del test bancario para evitar el pánico

El Tesoro de EEUU retrasará la publicación del test de solvencia aplicado a los 19 bancos más importantes del país para cuantificar sus necesidades de capital (agujeros financieros). El objetivo es evitar un nuevo desplome bursátil y el pánico entre los inversores.

0
El Tesoro de EEUU retrasará la publicación del test de solvencia aplicado a los 19 bancos más importantes del país para cuantificar sus necesidades de capital (agujeros financieros). El objetivo es evitar un nuevo desplome bursátil y el pánico entre los inversores.

LD (M. Llamas) El Gobierno de EEUU tiene previsto retrasar la publicación de los resultados que se obtengan de las pruebas de solvencia (stress test) que se viene aplicando sobre las grandes instituciones financieras de EEUU. El Tesoro prefiere esperar a que salgan a la luz los resultados de la banca correspondientes al primer trimestre para evitar un nuevo desplome bursátil, según fuentes del Departamento.

El Tesoro sigue discutiendo cómo revelar los resultados del citado test, cuyo objetivo consiste en cuantificar los agujeros (necesidad de capital) que acumulan en sus balances los 19 bancos más importantes de EEUU. Una señal de que las pruebas no son favorables a las grandes instituciones financieras. Y es que, los grandes bancos de EEUU son insolventes, tal y como avanzó LD y recientemente ha reiterado el famoso inversor George Soros.

Las fuentes del Departamento consultadas por la cadena CNBC señalan que el Tesoro todavía no ha adoptado una decisión al respecto sobre cuándo y qué revelar al público, aunque no se ofrecerá ningún dato antes de la publicación de los resultados bancarios correspondientes al primer trimestre, que se prevé para el próximo 24 de abril. Los últimos datos financieros, que reflejan beneficios por parte de algunas entidades, han levantado el ánimo de los inversores y, en general, de la bolsa de Nueva York.

Sin embargo, el temor que manifiesta el Tesoro apunta a que tales resultados no se ajustan a la situación real de la banca de EEUU. En este sentido, la prestigiosa analista Meredith Whitney calificaba de mera "ilusión" los supuestos beneficios de la banca. Por su parte, los analistas de SeekingAlpha advertían de que tales resultados procedían directamente de los pagos realizados por la aseguradora AIG a los productos garantizados que posee la gran banca del país. Cabe recordar que AIG ha evitado la quiebra gracias al rescate público del Gobierno.

Una vez que se completen los test de solvencia, identificando así sus necesidades de capital, los grandes bancos dispondrán de un plazo próximo a los 6 meses para tratar de tapar sus agujeros mediante la captación de nuevos fondos. En caso contrario, las entidades deberán aceptar las inyecciones públicas del Gobierno, que pasaría así a nacionalizar parcialmente el sistema financiero de EEUU.

El Tesoro teme el pánico

Sin embargo, los funcionarios del Tesoro no ocultan su preocupación y temen que el cuadro asuste a los inversores. Y es que, si la necesidad de capital revela grandes agujeros -lo que se traduce en insolvencia bancaria y, por lo tanto, quiebras- el mercado podría provocar un nuevo desplome bursátil, y lo último que desea en estos momentos el Tesoro es alimentar el pánico, según la fuente.

El martes, el Fondo Monetario Internacional duplicaba la cuantía de los activos tóxicos que acumula la banca internacional, hasta los cerca de 4 billones de dólares. Pero, más allá de los denominados activos tóxicos, la banca de EEUU en concreto está sufriendo con dureza la avalancha de impagos crediticios.

Así, la morosidad hipotecaria casi se ha duplicado en EEUU durante el último año, según los últimos datos de la compañía especializada en crédito Equifax. El pasado febrero, los impagos se dispararon hasta el 7% (retraso superior a 30 días), un aumento del 50% interanual. En el caso de las hipotecas subprime, el volumen de impagos subió hasta el 39,8% frente al 23,7% del pasado año. Es decir, cuatro de cada diez hipotecas de este tipo sufren retrasos en el pago. De ahí que Dann Adams, directivo de Equifax en EEUU, advierta de nuevas bajadas de precios en el mercado inmobiliario pese a las recientes señales de recuperación que presentaba el sector.

Avalancha de impagos

Por otro lado, también se está disparando la morosidad en el crédito al consumo, debido a la subida del desempleo. Así, en febrero se cancelaron 8 millones de tarjetas de crédito y los bancos optan por reducir los límites de endeudamiento de sus clientes. No obstante, la morosidad en las tarjetas ha alcanzando su máximo nivel en los últimos 5 años (4,5% en febrero), un 32,7% más que hace un año, según el informe de dicha compañía.

En definitiva, los impagos se extienden por otros productos crediticios y no sólo afectan a las conocidas subprime, tal y como avanzó el pasado año LD. Este tsunami amenaza con provocar nuevas pérdidas bancarias e, incluso, importantes quiebras. Ante tal perspectiva, el Tesoro de EEUU pretende inyectar al Fondo de Garantía de Depósitos de EEUU (FDIC) 500.000 millones de dólares, a través de un proyecto de ley presentado en el Senado por los demócratas.

Hace escasa fechas, el FDIC advertía que podría ser insolvente este mismo año en caso de tener que afrontar nuevas caídas bancarias, tal y como adelantó LD. El FDIC apenas dispone de entre 20.000 y 30.000 millones de dólares en fondos propios para garantizar los depósitos de los ahorradores en caso de quiebras de entidades financieras.

En Libre Mercado

    Servicios