Menú

¿Por qué llora Moratinos?

Muchos ministros de Zapatero se quedaron por el camino, pero fue Moratinos quien no se lo esperaba.

1
Muchos ministros de Zapatero se quedaron por el camino, pero fue Moratinos quien no se lo esperaba.
Portada de Libertad Digital del 23 de octubre de 2010

Tal día como hoy, 23 de octubre, pero de 2010, Libertad Digital llevaba en su portada la justificación del exministro de Asuntos Exteriores a lo que sintió tras dejar su escaño en el Congreso de los Diputados: "Moratinos: 'En el mundo de la igualdad los hombres también lloran'". El que había sido titular de la cartera de Exteriores se defendía así de sus lágrimas tras su relevo como jefe de la diplomacia española.

El exministro se vio sorprendido por la última crisis de Gobierno llevaba a cabo por José Luis Rodríguez Zapatero cuando ya tenía fijada una agenda a un mes vista, lo que demuestra que Moratinos no esperaba que fuera relevado de su cargo por Trinidad Jiménez quien, 15 días antes, había perdido su carrera por la candidatura a la presidencia de la Comunidad de Madrid ante Tomás Gómez.

Zapatero premió a Trinidad Jiménez su lealtad frente a Tomás Gómez y le recompensó con el Ministerio de Asuntos Exteriores. Miguel Ángel Moratinos encajó mal su salida del Ejecutivo y, como se pudo apreciar, rompió a llorar, momento en el que un grupo de diputados socialistas, entre ellos Elena Valenciano, se acercó a consolarlo.

Moratinos no fue el único exministro de Zapatero que dejó su escaño, pero sí el que tenía el futuro más incierto. El 1 de septiembre de 2009, Jordi Sevilla anunció que devolvería su acta de diputado después de incorporarse a la consultora Pricewaterhouse Coopers como asesor en el sector de las Administraciones Públicas en todas las divisiones de la compañía.

Una semana más tarde, el que dejó la Cámara Baja fue César Antonio Molina. El que fuera responsable de la cartera de Cultura se reincorporó como catedrático en la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación de la Universidad Carlos III de Madrid.

El siguiente en dejar su escaño fue Pedro Solbes. Era el 14 de septiembre de 2009 cuando el exministro de Economía y vicepresidente del Gobierno abandonó el Congreso cuando ya era presidente de la junta de supervisión del Grupo Asesor Europeo sobre Información Financiera, un órgano que asiste a la Comisión Europea en materia de normas contables.

María Teresa Fernández de la Vega dejó su escaño en octubre de 2010 pidiendo al PSOE que siga trabajando duro para ganar las elecciones generales. La ex vicepresidenta del Gobierno tenía en el horizonte un puesto como consejera de Estado.

La última en dejar su escaño, esta vez en el Senado, fue Leire Pajín. La exministra de Sanidad anunció en su cuenta de la red social Twitter que abandonaba "por un tiempo" la política activa. La también secretaria general del PSPV-PSOE dijo que volvía "a trabajar en cooperación al desarrollo, en la organización Panamericana de Salud" por lo que, según ella, "cumplo un sueño".

Miguel Ángel Moratinos también habría dejado su sitio en el congreso sin lágrimas de por medio si hubiese logrado el puesto al que se postuló en 2011. Presentó su candidatura a director general de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Aunque llegó a la votación final, la perdió por 92 a 88 votos frente al brasileño José Graziano Da Silva.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios