Menú

Zapatero declara el fin de la crisis

El presidente del Gobierno dijo que la recuperación económica era "inminente". Dos años después volvió a engañar a los españoles y la dejó para 2012.

6
El presidente del Gobierno dijo que la recuperación económica era "inminente". Dos años después volvió a engañar a los españoles y la dejó para 2012.
La portada de LD el 10 de diciembre del 2009

Tal día como hoy, 10 de diciembre, pero de 2009, Libertad Digital llevaba en su portada las sorprendentes declaraciones del jefe del Ejecutivo en la presentación del Informe Económico del Presidente del Gobierno 2009: "Zapatero declara el fin de la crisis: España crecerá con carácter inminente". Aseguró que el objetivo era de que "cuanto antes se genere empleo" y se alcance la estabilidad presupuestaria en el tiempo fijado.

Zapatero añadió que a partir de ahora España crecerá "de otro modo" porque se acometerán las "reformas precisas" para aumentar la competitividad, renovar el patrón productivo, "mejorar el mercado laboral y ganar en el terreno de la innovación".

No tardó mucho el Gobierno en matizar al presidente de ese Gobierno. Tan sólo un día después fue la vicepresidenta la que, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, corrigió a ZP. María Teresa Fernández de la Vega explicó que cuando Zapatero dijo "inminente" en realidad significaba en "los próximos meses". Aún así, De la Vega aseguró que el Gobierno cuenta con "algunos datos relativamente positivos" que se registran de una forma "sistemática" y con una tendencia "suave", que permite albergar "esperanza".

El optimismo antropológico del presidente contrastaba con lo que dijo dos meses antes. Entonces parecía que había admitido la realidad de la crisis económica que atravesaba y sigue atravesando el país. Acompañado por su ministro de Industria, Miguel Sebastián, dijo que "ni la recuperación está asegurada, ni menos aún su velocidad". Este cambio de discurso llegó tras el apoyo del PNV y Coalición Canaria a los Presupuestos Generales del Estado.

Las rectificaciones en el Ejecutivo socialista no eran nuevas. Unos meses antes, en mayo, la vicepresidenta segunda y ministra de Economía dijo que la economía española estaba comenzando a tener "brotes verdes" de recuperación, y basó su argumento en la mejora del Indicador de Confianza de los consumidores, en una supuesta "reactivación del crédito" y en una presunta "desaceleración de la morosidad". Sorprendió más si cabe cuando Elena Salgado afirmó que se percibían mejoras en el dato de paro de abril de 2009, el peor de la historia hasta la fecha.

Lo cierto es que el 96% de los españoles no creían en esos "brotes verdes" del Gobierno, según la última encuesta del CIS. Dos meses después, la propia Salgado se sumó a ese 96% y ya no se atrevía a hablar de "brotes verdes". Según ella: "Parece una expresión que no la podemos utilizar en el Gobierno de España". Aún así, insistió en que había algunas "señales positivas" como los datos de venta de automóviles y de viviendas, la bajada de los precios y una mayor renta disponible para las familias.

Más de dos años después de que Zapatero asegurara una recuperación económica "inminente" y que Elena Salgado viera los "brotes verdes" no había ni rastro de ellos y era el propio Zapatero el que auguró un 2011 "durísimo" y dijo que "no prevé recuperación económica hasta 2012". Queda claro que para el presidente del Gobierno "inminente" era lo mismo que dentro de dos años aunque, como se ha comprobado, ni en 2012 ha habido asomo de recuperación económica.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios