Menú

El PSOE pide derechos humanos para los monos

Los socialistas reclamaron el mismo trato para los simios que para las personas. Lo consiguieron en el año 2008.

8
Los socialistas reclamaron el mismo trato para los simios que para las personas. Lo consiguieron en el año 2008.

Tal día como hoy, 25 de abril, pero de 2006, Libertad Digital contaba en su portada la reacción de la ministra de Medio Ambiente de la época a la petición de conceder derechos humanos a los monos: "Narbona ignora el proyecto Gran Simio del PSOE y dice que no se reconocen "derechos humanos" a los monos".

La ministra Cristina Narbona insistió en que apoyaba la proposición no de ley que abogaba por "proteger los hábitats de los grandes simios, evitar su maltrato y que se utilicen en actividades circenses varias". Pero rechazó toda "interpretación equivocada" del texto ya que, según ella, "en ningún momento se habla de otorgar derechos humanos a los grandes simios". La Declaración de los Grandes Simios decía: "Exigimos que la comunidad de los iguales se ha extensiva a todos los grandes simios: los seres humanos, los chimpancés, los gorilas y los orangutanes".

Con la justificación de que el hombre comparte el 98,4 por ciento de los genes con los chimpancés, el 97,7 por ciento con los gorilas y el 96,4 por ciento con los orangutanes, el Grupo Socialista iba a presentar en el Congreso un proyecto que quería equiparar al hombre con el mono por lo que pediría "la inclusión inmediata de estos animales en la categoría de personas" y que se les otorgara, por tanto, "la protección moral y legal de la que, actualmente, sólo gozan los seres humanos".

La Iglesia salió rápidamente al paso del proyecto. El entonces arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Fernando Sebastián, criticó la iniciativa socialista al sostener que "por hacer el progre se puede hacer el ridículo". Criticó que el Gobierno de Zapatero "no conceda derechos de persona a los niños sin nacer" y "se los vaya a conceder a los monos". "Esta es o una sociedad ridícula o dislocada", insistió. Por último, aseguró que "para los monos habrá que pedir derechos de simios, derechos simiescos, pero no pedir derechos humanos ya que sería como pedir derechos taurinos para los hombres. No lo entiendo".

Tres meses después de esta primera polémica, el Grupo Parlamentario Socialista presentó una proposición no de Ley en la que instaba al Gobierno a remitir un proyecto de Ley orgánica que incluyera "la tipificación como delito de la explotación, experimentación, comercio, esclavitud, secuestro, tortura, maltrato o muerte de grandes simios". La iniciativa, que buscaba una reforma del Código Penal, fue firmada por el entonces diputado de Los Verdes, adscrito al PSOE, Francisco Garrido, que también reclamaba "la tipificación como delito de las conductas que provoquen la muerte innecesaria o cruel, la tortura, la experimentación no justificada o el maltrato de animales".

El debate sobre los derechos humanos de los monos no llegó al Congreso hasta junio de 2008. La iniciativa presentada por ICV instaba al Ejecutivo a que se adhiriera al Proyecto Gran Simio en un periodo máximo de cuatro meses. Finalmente, el 25 de junio, la Comisión de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino aprobó la proposición no de Ley de ERC-IU-ICV por la que instaba al Gobierno a llevar a cabo trámites necesarios para la adecuación de la legislación española a los principios del Proyecto Gran Simio, que defendía otorgar a estos animales el derecho a la vida, a la libertad individual y a no ser torturados. La petición salió adelante con los votos de todos los grupos, a excepción del PP, que pidió votación separada de los distintos puntos para abstenerse en este aspecto.

 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios