Menú

'El Mundo' no sabe si echar de menos a Carme Chacón

Siria, Chacón, Obama y Martin Luther King se mezclan en unas portadas que este jueves tienen un punto de surrealismo.

0

El adiós de Chacón reclama una importante cuota de protagonismo en todas las portadas, pero es El Mundo el único que lo considera el principal tema del día, no se sabe si un tanto decepcionados por la espantá de la que era su apuesta contra el felipismo rubalcabista. "Chacón deja el escaño para dar clases en EEUU un año" es el titular y dentro García-Abadillo hace un análisis a mitad de camino de la crítica y la simpatía. Ya sabemos que Rubalcaba es malo, pero apostar por la Carme nunca fue un negocio claro.

El editorial, por el contrario, es para volver a dar consejos a Obama, un tanto contradictorios con los que se daban en el mismo espacio hace unos días ahora lo que piden es "esperar al informe de la ONU".

Un par de artículos muy recomendables: el de Daniel Lacalle sobre la "demagogia y mediocridad" alrededor de las informaciones sobre el famoso becario difundo de la City; y el de Sostres, que vuelve a usar su columna para ventilar asuntos personales y familiares y, además de un precioso canto a la piedad y el amor… llama miserable a su madre.

En El País la foto es también para el matrimonio Obama, en el acto de homenaje al "tengo un sueño": "Obama llama a que el sueño de King se cumpla para todos" es el pie de foto – titular un tanto cursi.

Los de Prisa se lucen hoy con una serie de análisis potentes sobre lo de Siria, especialmente con dos firmas como Solana y Tony Blair. El que fuera el secretario general de la OTAN que bombardeó Serbia asegura que aquello no tuvo nada que ver con esto y alerta de que a veces "una intervención puntual (…) se imagina rápida, pero la experiencia muestra puede no serlo y hay que estar preparado para ello".

Blair prefiere hablar de Oriente Medio más que de Siria y su artículo es una clara apuesta por "actuar" en una región en la que "lo que de verdad se está librando" es “un combate a vida o muerte por el futuro del islam, en el que los extremistas están intentando subvertir tanto su mentalidad abierta tradicional como el mundo moderno”. Un combate, en suma, en el que “no debemos ser neutrales”.

Obama sin Michelle en la portada de ABC, con un titular sobre las intenciones del Nobel de la Paz: "EE.UU. quiere castigar a Assad sin derrocarlo". Sobre Siria, por cierto, escribe una columna interesante Ramón Pérez-Maura, que llama la atención sobre algo que a mí también me ronda la cabeza desde hace unos días: "De repente, cuando los observadores de la ONU llega a Siria va Al Asad y emplea armas químicas. Hay algo que falla en la lógica. Los Asad son la encarnación misma del maligno. Pero si llevan en el poder 42 años es porque no son completamente tontos".

A su lado un durísimo artículo de Ignacio Camacho sobre Griñán, resumiendo "su doble mandato abortado, su extraño paso por un poder que fue incapaz de conquistar en la urnas" con una palabra que "no puede ser otra que la de mentira". Una mentira que, eso sí, tenía la virtud de “nadie nunca se la ha creído”. Pues estará contento el futuro senador.

"Obama del sueño a la pesadilla" es el titular principal de La Razón, con Obama y Michelle saludando bajo la severa mirada de Lincoln. Un poco más de severidad, por cierto, vendría bien para Oyarzabal, el líder (¿?) del PP vasco que recibe, incomprensiblemente, las alabanzas del periódico de Planeta.

No se pierdan el artículo en la contra de Alfonso Ussía, con algunos ejemplos de gazapos históricos divertidas que termina con una interesante conclusión sobre Siria, país en el que las potencias irán metiendo la pata "hasta que los occidentales nos apercibamos de que por allí muy poco tenemos que hacer, excepto defender a la única democracia y Estado de Derecho de la zona: Israel.

La Gaceta nos saca un gran primer plano del ministro de educación y advierten que "Wert contraataca" y "sube más de un 20 por ciento el presupuesto de las becas". También a las becas se dedica el editorial, bastante entusiasmado con la política del ministro pese a afirmar que “una beca debiera ser siempre un premio, no un subsidio” y eso, en lo que lleva hecho Wert, no lo acabamos de ver.

En España

    0
    comentarios

    Servicios