Menú

El presidente de Ikea se queja de que "todo va muy lento" en España

La empresa sueca ha visto cómo la legislación española ha impedido su expansión por todo el territorio nacional.

4

Tal día como hoy, 3 de abril, pero de 2011, Libertad Digital contaba en su portada la frustración del presidente de Ikea ante las trabas que encontraba en España para expandir su negocio. En una entrevista contó que estaba en proyecto doce nuevos centros "en los próximos cinco años". Pero lamentó que "todo va muy lento en España: los permisos, la burocracia. Hay pocos países donde se tarde tanto en proyectar y abrir una tienda como España". Por eso denunció que "en parte es culpa de una legislación obsoleta".

Mikael Ohlson afirmó que lo que quería "es acelerar" la expansión de la empresa en España, "crear empleo" y "ayudar a que la economía repunte". Afirmó que no entendía las reticencias ante Ikea porque, según él, "creamos sinergias con las empresas locales. Nuestro mensaje es que es posible invertir, aunque la economía vaya mal".

Meses más tarde denunció que la regulación española impidió crear "20.000 empleos". Entonces dijo que a pesar de la caída en la demanda, del incremento del paro y de las malas perspectivas económicas, su intención era crear diez nuevas tiendas que podrían crear 20.000 puestos de trabajo y traer miles de millones en nuevas inversiones.

Se quejó de que "podríamos ponerlo en marcha mañana. Contribuyendo así a la economía española y crear puestos de trabajo y contratos de construcción. El país lo necesita y estamos dispuestos a hacerlo". Pero la realidad era que todavía tardarían "al menos cinco años" en seguir adelante con ese programa debido a los reglamentos de apertura de nuevos centros comerciales españoles.

La directora de Comunicación de Ikea Ibérica, Cristina Humet, también se quejó de que abrir una tienda de su marca en España costaba tres veces más que en Estados Unidos. Dijo a Libre Mercado que, "en general, los procesos urbanísticos son poco ágiles, no son uniformes y son demasiado diferentes". Así, mientras que en EEUU "la medida de apertura de una nueva tienda es de 2-3 años, en España estamos hablando de entre 5 y 6 años". El dato que dio la directora de Comunicación era relevante: "En 4 años (2003-2007) se inauguraron 18 tiendas en EEUU; en España hemos abierto 13 desde nuestra llegada en 1996".

Siguió poniendo ejemplos cercanos. En Francia hay una sola normativa de aplicación en todo el país, lo que facilita mucho los procesos. Mientras "en España hay tantas normativas como Comunidades Autónomas, esto significa más burocracia y tiempo necesario para desarrollar proyectos". Por eso sentenció que el gran problema de España era "la falta de uniformidad de las leyes".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios