Menú

Rivera, convencido de ganar las generales

Ciudadanos no será tan decisivo como se esperaba y pierde la batalla contra Podemos.

36

Gritos de "presidente, presidente", sonrisas, muchos abrazos, cierta tensión en la organización por los afiliados que se querían acercar a toda costa a Albert Rivera y gran optimismo del propio presidente del partido, que ponía cuidado en hablar "no sólo para los que estamos aquí, sino para los millones de españoles que nos siguen por televisión". Rivera presumía de ser "la tercera fuerza de España a nivel municipal" de haber obtenido representación en todas las capitales "incluidas Ceuta y Melilla" y de haberlo hecho "a la manera de Ciudadanos. Sin coaliciones ni pactos con fuerzas regionalistas".

Además, Rivera aseguraba haber sentado las bases "para ir a por los resultados que más esperamos: ganar las elecciones generales". Parecida euforia en los discursos de los líderes madrileños Ignacio Aguado y Begoña Villacís, si bien la candidata al Ayuntamiento de Madrid introducía mayores dosis de humildad: "Os representaremos en el Ayuntamiento, os lo garantizo. Es el principio, seguiremos creciendo".

Mirando con mayor frialdad los datos, no se corresponden con el vaticinio de las últimas encuestas, como reconocía a Libertad Digital uno de los integrantes de la lista autonómica de Madrid. En la batalla de las nuevas formaciones, Podemos gana la partida en todos los territorios regionales, y el dato del que blasonaba Rivera de ser la tercera fuerza municipal España requiere de varios matices: en concejales es la cuarta por detrás de IU y, naturalmente, en este conteo no se incluye a la formación de Pablo Iglesias, cuya marca como tal no concurría a los ayuntamientos.

Pero sobre todo, tras el 24-M Ciudadanos será menos decisivo de lo que se esperaba. Sólo en cuatro comunidades, Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja, podrían ser llave de los nuevos gobiernos. El color naranja será fuerza de oposición en el resto de territorios y se quedará sin representación en Castilla La Mancha y Navarra.

La victoria que sin duda se apunta Rivera, en la noche del adiós de Rosa Díez, es la de la supremacía en su espectro político: "Hay, pese a lo que decían muchos, espacio para la tercera vía, que es indudablemente Ciudadanos".

Aunque no mereció mención en su discurso, lanzado ya a su liderazgo nacional, el partido de Rivera supera en Barcelona, con Carina Mejías al frente, al PSC y al PP, algo inimaginable cuando hace una década un grupo de intelectuales catalanes fundaba el partido.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios