Menú

La batalla por Madrid se recrudece: Rivera se reúne con Sánchez y Rajoy

En Ferraz se muestran convencidos de que Ciudadanos permitirá la investidura de Gabilondo. Cifuentes mantiene que no apartará a Ballarín.

100
En Ferraz se muestran convencidos de que Ciudadanos permitirá la investidura de Gabilondo. Cifuentes mantiene que no apartará a Ballarín.
Ángel Gabilondo, Albert Rivera y Cristina Cifuentes | EFE

Albert Rivera se ha reunido este martes en Madrid con Pedro Sánchez, y después ha almorzado con Mariano Rajoy en La Moncloa. Se trata de la primera vez que el líder de Ciudadanos se entrevista con el presidente del Gobierno y el líder de la oposición, algo que desde Ciudadanos consideran "debería ser de estricta normalidad entre los principales líderes españoles".

Si se mide por gestos, el encuentro con Sánchez, de tres horas de duración, ha tenido más peso que el almuerzo en la sede de la presidencia del Gobierno, que se enmarca -según fuentes oficiales- "dentro de los contactos fuera de agenda del presidente". Más aún si se tiene en cuenta la difusión que el PSOE ha hecho del mismo en los pasillos del Congreso, mientras que la secretaría de Estado de comunicación confirmó el despacho con Rajoy con retraso, una vez Ciudadanos informó vía comunicado.

La formación naranja destaca que, en las dos entrevistas, se ha hablado de la situación política en Cataluña de cara a las elecciones anunciadas, aunque no convocadas oficialmente, para el 27 de septiembre. Sin bien, la política de pactos es sin duda lo que ha llevado al jefe del Ejecutivo y al secretario general del PSOE a tratar con una deferencia inédita hasta el momento al líder de Ciudadanos. Sobre todo por lo que se refiere a la Comunidad de Madrid, donde los diecisiete escaños naranja son más decisivos que en ningún otro sitio, pues su voto afirmativo daría la presidencia a Cristina Cifuentes pero su abstención, y el sí de Podemos, podrían hacer presidente a Ángel Gabilondo.

Optimismo en el PSOE

Por los inputs que le llegan a Ferraz de Gabilondo y a Gabilondo de Ferraz, las fuentes de la dirección consultadas creen que el ex ministro y candidato a la comunidad de Madrid va a ser investido gracias a Ciudadanos, en lugar de Cifuentes. "Es más que probable", dicen en un PSOE cauto, y en el que creen que las imputaciones de la Púnica han sido la gota que colma el vaso... y a su favor.

En este sentido se enmarcó la rueda de prensa del portavoz socialista, Antonio Hernando, en el Congreso, apretando a los 'ciudadanos' de Albert Rivera: "Cada 48 horas al PP le estalla un nuevo caso de corrupción y casi todos pasan por Madrid y por la Puerta del Sol. Sería bastante incomprensible que ningún partido quisiera apuntalar al PP en la Comunidad de Madrid, en el epicentro de la corrupción".

Paralelamente, Ciudadanos ha endurecido las condiciones para pactar con el PP. Este mismo martes, el líder del partido en Madrid, Ignacio Aguado, ha asegurado que "pactar con un partido político donde el consejero de presidencia y la de Educación (Salvador Victoria y Lucía Figar) están imputados, es más complicado hoy que ayer". Y, para rematar, la exigencia de las primarias obligaría ahora a una modificación de la Ley electoral madrileña, para la que tiene competencias la Asamblea regional, y no simplemente, como hasta la semana pasada pedían los de Rivera, que se inste al Congreso a una reforma de la Ley de Partidos.

Cifuentes mantiene a Ballarín

Ante este contexto, Cifuentes se muestra inamovible con respecto a Álvaro Ballarín, aunque se desmarca de la operación Púnica. Sobre su número 7 en la candidatura, insiste en que no está "imputado" y Aguado nada le planteó sobre esa cuestión en su despacho del lunes. "Si cualquier diputado autonómico resulta imputado por algún asunto de corrupción debe renunciar al escaño, pero no porque lo diga Ciudadanos sino porque yo me he comprometido a ello en el código ético que han firmado todos ellos", precisó la candidata, en conversación informal con este diario.

Mientras, fuentes de la cúpula del PP han mostrado su frustración por el secretismo presidencial, aunque recalcan que las máximas siguen estando claras: Rajoy promoverá pactos en aras de la estabilidad y respetará a la primera fuerza política. "No sé nada de la reunión. Me dicen que os informan en Moncloa", despejaban desde Génova, no sin reconocer que "la clave" es que Rivera permita que Cifuentes sea la próxima presidenta de Madrid. Según las fuentes consultadas, los casos de Murcia La Rioja, donde Ciudadanos también puede ser decisivo, están encauzados.

Desde Ciudadanos se asegura que Rivera se ha limitado a comunicar a Sánchez y a Rajoy que las decisiones sobre los pactos las tomarán los líderes autonómicos de Ciudadanos. Sin embargo, y como el lunes confirmaba el propio Aguado, el vicesecretario general del partido y jefe de gabinete de Rivera, José Manuel Villegas, estará presente en las negociaciones y el acuerdo final al que se llegue, en Madrid o cualquier otra autonomía, deberá ser validado por el Comité Nacional de Pactos que dirige José María Espejo.

Algo contra lo que se rebela Aguado, que insiste una y otra vez en que ese órgano, que integran ocho notables de la Ejecutiva, incluido el secretario de organización, Fran Hervías, se limitará a validar lo que se acuerde en Madrid.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios