Menú

La Policía francesa detiene a dos de los jefes de ETA pero no a Josu Ternera

Pla y Sorzábal ocupaban desde hace años la dirección ETA. Algunas fuentes apuntaban también a la detención de Josu Ternera, que no se ha confirmado.

68
Agentes del RAID francés, en el caserío donde se han producido las detenciones. | EFE

Las Fuerzas de Seguridad francesas, en colaboración con la Guardia Civil, han detenido este miércoles a dos de los principales dirigentes de la organización terrorista ETA en una casa rural de Saint-Étienne-de-Baïgorry, situada en el departamento de Pirineos Atlánticos, según han confirmado a Libertad Digital fuentes de la lucha antiterrorista. Se trataría de David Pla e Iratxe Sorzábal, que ocupaban desde hace años la dirección de la banda desde antes del alto el fuego de 2011.

Algunas fuentes han informado a la Agencia Efe que también habría sido detenido José Antonio Urruticoechea Bengoechea, conocido como Josu Ternera, aunque este extremo todavía no ha sido confirmado por el Ministerio del Interior, que se ha limitado a informar de que la operación policial sigue abierta y de que es posible que haya más detenciones, a parte de las mencionadas, en las próximas horas.

En la operación también han sido detenidos otras dos personas. La primera de ellas ha sido identificada como Francisco Pantxo Flores y habría sido el encargado de alquilar la casa rural. Ya fue detenido en una operación antiterrorista en 2007 en suelo francés dentro de una investigación sobre la financiación de ETA a través de las herriko-tabernas. Su bar, llamada Kalaka y situado en Saint-Jean-Pied-de-Port (a una decena de kilómetros de Saint-Étienne-de-Baïgorry) fue registrado durante horas por las fuerzas de seguridad. Su pareja, la francesa Karine Leboucher, también fue arrestada en 2007 en otra operación contra las estructuras de ETA.

La segunda de ellas es el veterano dirigente de ETA Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, conocido como Ramontxo. En libertad desde 2012, cuando acabó de cumplir condena en Francia por sus actividades terroristas, fue detenido en 2005 cuando era el responsable de la estructura 'internacional' de ETA, lo que hizo que fuese en encargado de tener los primeros contactos con el Centro Henri Dunant de Suiza, que dio cobijo a la negociación entre ETA y el Gobierno Zapatero.

Apareció relacionado con ETA por primera vez en 1986 en la desarticulación de un zulo subterráneo de Sokoa, en la que la primera gran operación contra ETA en suelo francés y la primera vez que caía la dirección de la banda terrorista. Fue el máximo responsable de la estructura dedicada a posibilitar el paso de la frontera hispano-francesa hasta la desarticulación de la misma en 1997. Huyó a Venezuela donde encontró cobijo hasta que regresó a la estructura de ETA en Francia en 2002.

David Pla e Iratxe Sorzábal fueron los encargados de aparecer en el vídeo de la organización terrorista ETA en el que se anunció el alto el fuego. El primero fue la voz del comunicado en castellano mientras que la segunda hizo lo propio en euskera. En aquel mensaje de los terroristas había una tercera persona, Izaskun Lesaca, que fue arrestada por las Fuerzas de Seguridad hace ya unos meses.

Ambos terroristas también formaron parte de la comisión negociadora que intentó pactar con el Gobierno Zapatero un final del terrorismo de ETA a cambio de la independencia del País Vasco y Navarra, y que luego se trasladó a Oslo (Noruega), junto a Josu Ternera, para intentar continuar la negociación política con el Gobierno Rajoy.

El historial de Pla y Sorzábal

David Pla Martín fue detenido por las Fuerzas de Seguridad en la localidad francesa de Hendaya en abril de 2010. Los responsables policiales le acusaban de ser el contacto entre la cúpula de la organización terrorista y el entramado de abogados de la banda (H-Alboka) que transmitía las instrucciones de la dirección etarra a los presos que cumplen condena en las cárceles de España y Francia. Días después de su detención fue puesto en libertad por la justicia francesa, que consideró que no había pruebas suficientes para dictar una orden de prisión. Pla aprovechó la ocasión para desaparecer y volver a integrarse en el organigrama de la organización terrorista.

Nacido en Pamplona en 1975, fue durante años un destacado dirigente de Jarrai, las juventudes de Batasuna-ETA ilegalizadas por el Tribunal Supremo por servir a la causa de la banda terrorista. Fue imputado por el asesinato del presidente del PP aragonés y senador Manuel Giménez Abad en mayo de 2001, aunque quedó en libertad en agosto de 2006 contra el criterio de la Fiscalía porque la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional consideró que no había pruebas sobre su participación en el asesinato.

Iratxe Sorzábal nació en Irún (Guipúzcoa) y entre sus papeles dentro del organigrama político-asociativo de la estructura etarra destaca como parlamentaria de Herri Batasuna y portavoz de la ilegalizada Gestoras Pro-Amnistía. Encargada de alquilar el local en el que ETA mantuvo oculto a Miguel Ángel Blanco antes de su asesinato, fue arrestada en Francia en los noventa, donde cumplió tres años de prisión. Tras ser liberada volvió a ingresar en la estructura de la banda terrorista

Detenida en España en 2001, la policía le atribuyó los asesinatos de Josefina Corresa –asesinada en diciembre de 1995 al explotar una bomba en El Corte Inglés de Valencia–, Ramón Doral –jefe de Información de la Ertzaintza asesinado en marzo de 1996– y Eduardo López Moreno–policía nacional asesinado en la localidad navarra de Endarlaza en 1994–. Fue puesta en libertad tras denunciar torturas, cosa que aprovechó para darse a la fuga.

Homenaje al primer guardia civil asesinado

La operación policial ha sido denominada por los agentes de la Guardia Civil como Operación Pardines, en homenaje al primer agente de la guardia civil asesinado por la organización terrorista y que, durante muchos años, fue considerado el primer asesinato de ETA. Años después se reconoció como primera víctima a la pequeña Begoña Urroz, que falleció el 27 de junio de 1960 fruto de la explosión de una bomba en la estación de autobuses de San Sebastián.

El asesinato de José Pardines Arcay se produjo el 7 de junio de 1968 en el término municipal de Villabona, en Guipúzcoa. El agente se encontraba junto a su compañero regulando el tráfico en un tramo en obras de la Nacional-I, cuando llegó a la zona un vehículo en el que se encontraban los terroristas de ETA Francisco Javier Echebarrieta Ortiz, alias Txabi, e Iñaki Sarasketa. Cuando les dio el alto, Echebarrieta disparó varias veces a bocajarro al agente, que murió casi en el acto.

El día en el que falleció, Pardines, natural de la localidad coruñesa de Malpica, tenía 25 años. Los dos terroristas de ETA, Echebarrieta y Sarasketa, se dirigían a San Sebastián para preparar el asesinato del inspector de la Policía Nacional Melitón Manzanas, un asesinato que terminarían materializando el 2 de agosto de ese año.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios