Menú

De la "alegría" a la "sonrisa", ¿es Pedro Sánchez otro Zapatero?

En los últimos meses, muchos dirigentes populares en referencia a Sánchez, preguntan ¿queréis otro Zapatero?

57
De la "alegría" a  la "sonrisa", ¿es Pedro Sánchez otro Zapatero?
Pedro Sánchez y José Luís Rodriguez Zapatero. | Archivo/ EFE

El parecido del perfil político de Pedro Sánchez y José Luís Rodriguez Zapatero siempre ha sido muy comentado. Sus ocurrencias, su carácter afable e ingenuo... A nadie se le olvida el sobrenombre de Zapatero en sus orígenes: "Bambi". En los últimos meses, muchos dirigentes populares en referencia a Sánchez, preguntan ¿queréis otro Zapatero?

Sánchez irrumpió en la política nacional sin molestar, casi de la nada. Tras ser concejal en Madrid y 2 años de Diputado, volvía al Congreso en 2013. Luego todo fue muy rápido, un casi desconocido y sonriente Sánchez se imponía con 42 años en las primarias socialistas al favorito Eduardo Madina y era proclamado en 2014, Secretario General del PSOE.

Zapatero, por su parte, se convirtió en 1986 en el diputado más joven del Congreso. En el 2000, con 39 años, era elegido contra todo pronóstico líder de los socialistas, tras imponerse al también favorito José Bono.

Al llegar a la dirección del PSOE, el liderazgo de Sánchez fue cuestionado desde el primer momento. Tras varios patinazos iniciales como proponer la supresión del ejército, eliminar las vocales de su nombre o plantear la organización de Funerales de Estado para víctimas de violencia doméstica, Sánchez encontraba su hueco en el PSOE. Eso sí, antes daba algunos golpes en la mesa. Uno de los más sonados, en Madrid, cuando defenestraba a Tomás Gómez como líder del PSM y avalaba la candidatura de Ángel Gabilondo para las elecciones de mayo.

Zapatero hizo de los experimentos su política de Estado. Propuso crear la Alianza de Civilizaciones, afirmó que la nación española es "un concepto discutido y discutible" y diseñó el llamado PLAN E para crear puestos de trabajo cuando la crisis era una realidad y él la empezaba a reconocer tras haberla negado.

La semana pasada Zapatero y Sánchez coincidían en un acto y mostraban una fría reconciliación, tras meses de distanciamiento. Zapatero no le perdona que le criticara hace meses por reformar el artículo 135 de la Constitución.

A parte de las ocurrencias, hay otros gestos que comparten. En la retina de todos, la campaña de los denominados artistas de la ceja en favor de la reelección de Zapatero para las Elecciones Generales 2008, donde apelaban con una canción a "Defender la alegría".

Sánchez, en un enigmático guiño a su predecesor y alter ego Zapatero, cerraba un discurso este domingo en Burgos con las siguientes palabras "con convicción con trabajo pero también con sonrisa os pido que sonriáis porque estoy convencido de que vamos a ganar el próximo mes de diciembre".

De la política socialista de "la alegría" a la política socialista de "la sonrisa". Zapatero ganó sus elecciones, ¿qué hará Sánchez el 20 de diciembre?

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation