Menú

Rivera afea al PSOE que reabra el debate sobre la religión en la escuela

Se declara "cómodo" con el actual modelo y le reprocha a Sánchez que haga "aspavientos" como Zapatero

98
Rivera afea al PSOE que reabra el debate sobre la religión en la escuela
Albert Rivera | EFE

Por segunda vez en los últimos días, los caminos de Ciudadanos y el PSOE, que muchos quieren ver convergentes para después del 20-D, se han bifurcado sensiblemente. Si el domingo Albert Rivera arremetía contra Pedro Sánchez al ser preguntado por el fichaje de Irene Lozano por el PSOE, llegando a calificarle de "secretario general en apuros", en el inicio de la semana se ha puesto de manifiesto que los programas rojo y naranja pueden estar enfrentados en cuestiones de hondo calado.

Al contrario que Sánchez, quien este mismo martes afirmaba en TVE que "la prioridad de mi generación será reformar el Estado y convertir el Estado en un Estado laico" Rivera aseguraba un día antes, en su comparecencia posterior al debate con Pablo Iglesias, que "el modelo de España está bastante logrado salvo alguna cosa, algún privilegio económico. Hemos conseguido un Estado aconfesional, que no es confesional como la mayoría de los países protestantes. España es un Estado aconfesional pero que reconoce en su Constitución que hay una mayoría, amplia, de ciudadanos que tiene una confesión religiosa, que además no es la mía. No es una cuestión personal, es una cuestión política. A mí me parece un buen formato". El líder de Ciudadanos, al hablar de "privilegios" se refería, básicamente, al IBI: "Nos parece que los partidos, los sindicatos, la Patronal, la Iglesia, determinadas instituciones con privilegios respecto a su patrimonio, ante la situación económica que tiene el país, esto debería resolverse con una igualdad de todos".

Rivera, además, volvía a lanzar un dardo directo a Pedro Sánchez, al que le recordaba el pasado de su partido en la materia: "No soy partidario de hacer aspavientos para luego no hacer nada, y ya saben a qué me refiero: porque María Teresa Fernández de la Vega tuvo que decir muchas cosas y luego no hizo nada, y Zapatero lo mismo. Déjenme que sea prudente. Creo que algunas cosas se pueden revisar, no creo que el modelo de aconfesionalidad de España sea un problema, sinceramente. No veo que nadie diga por la calle ‘me faltan libertades’ o ‘hay un abuso por parte de la Iglesia’ sí que creo que hay un problema económico y de ciertos privilegios que hay que solventar. Así que yo no planteo digamos un cambio de modelo para ir a un modelo confesional, y tampoco un modelo que no tenga en cuenta la confesión religiosa de la gente. En ese sentido me siento bastante cómodo, y Ciudadanos se siente bastante cómodo con el modelo constitucional".

Horas después de estas concisas palabras, bastaba echar un vistazo al perfil de Twitter del líder naranja y de alguno de los principales dirigentes, como el madrileño Ignacio Aguado, para constatar lo inapropiadas que consideran las ideas de Sánchez y el PSOE sobre la religión en la escuela. Argumentan que lo importante es la excelencia educativa y no lo que consideran "viejos debates".

El laicismo y la "Historia de las religiones"

Rivera no es católico aunque bautizó a su hija, debido, como él mismo ha explicado en público, a que era el deseo de la madre, de la que está separado, y de la familia materna de la pequeña. En Ciudadanos prefieren mantener discreción sobre quienes de entre sus principales dirigentes profesan la católica u otra confesión. En el ideario del partido, obra cuyo principal muñidor es el catedrático Francesc de Carreras, se da por superada la relación Iglesia-Estado, aunque existe una mención al laicismo, pero referida a los nacionalistas: "Así como en su momento, en la tradición política occidental, Iglesia y Estado se separaron y la práctica de la religión pasó al ámbito privado, en la actualidad, los sentimientos identitarios de tipo cultural, lingüístico o histórico también deben ser excluidos de la esfera pública. Consideramos que las identidades son individuales y no colectivas, producto del libre desarrollo de la personalidad de cada individuo: dada su naturaleza privada, los poderes públicos están obligados a respetarlas sin inmiscuirse en ellas. En este sentido sostenemos que el Estado, los poderes públicos en general, deben ser también laicos desde el punto de vista identitario. Así pues, los ciudadanos, iguales en derechos y deberes, son los únicos sujetos de la política".

Se trata de un texto emanado del segundo congreso del partido, celebrado en 2007. Este mismo año, en el programa educativo que Luis Garicano presentó como parte del programa económico y social, Ciudadanos aboga por una "Escuela pública laica" concepto que explica de esta manera: "Desde el respeto y garantía del derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral acorde con sus convicciones recogidas en la Constitución, en C's defendemos una escuela pública laica y proponemos la creación de una asignatura específica sobre la historia de las religiones que atienda desde el laicismo los distintos aspectos históricos y culturales de la religión, especialmente aquellos que más influencia han tenido en nuestra cultura. Esta asignatura sería impartida por profesores funcionarios, seleccionados por oposición, en las mismas condiciones que los profesores de las restantes asignaturas del currículum educativo de secundaria. Como materia de contenido exclusivamente cultural, no confesional, debería ser impartida a todos los alumnos". Un texto que excluye la asignatura de religión como materia evaluable, aunque permitiría que se imparta en las aulas y en horario lectivo, uno de los centros de la polémica desatada por las propuestas del PSOE.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios