Menú

El caos de Sanidad: la estructura del Ministerio se definió sólo 2 días antes del estado de alarma por la covid

Según fuentes consultadas por LD, "el caos organizativo provocó que muchos funcionarios no estuvieran centrados en luchar contra el coronavirus".

0
Según fuentes consultadas por LD, "el caos organizativo provocó que muchos funcionarios no estuvieran centrados en luchar contra el coronavirus".
Reunión de la comisióm de seguimiento del coronavirus | EFE

La pandemia de la covid-19 pilló al Ministerio de Sanidad orgánicamente patas arriba. El Boletín Oficial del Estado publicó el 12 de marzo el decreto que desarrollaba y definía la estructura orgánica básica del Ministerio de Salvador Illa, sólo dos días antes de que el Gobierno aprobara el decreto del estado de alarma para luchar contra el coronavirus.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, decidió desgajar el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en tres departamentos para sacar adelante el Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos. Para ello, elegía al socialista catalán Salvador Illa para situarlo al frente de Sanidad, mientras creaba la Vicepresidencia segunda y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 para Pablo Iglesias y el Ministerio de Consumo para nombrar ministro a Alberto Garzón. Illa tomó posesión de su cargo el 13 de enero, sin embargo, hasta dos meses después no se desarrollaron las estructuras del Ministerio.

Según las fuentes consultadas por Libertad Digital, "el caos estructural y organizativo del Ministerio de Sanidad en mitad de la crisis de la covid-19 provocó que muchos funcionarios y trabajadores públicos no estuvieran centrados únicamente en su cometido de luchar contra la pandemia, ya que no sabían ni en qué puesto debían sentarse". Un desorden creado tras el desembarco en la misma sede de los equipos de Illa, Iglesias y Garzón.

El decreto publicado en el BOE el pasado 12 de marzo desarrollaba "la estructura orgánica básica del Ministerio de Sanidad, actualizando y reordenando las funciones atribuidas a los órganos superiores y directivos, hasta el nivel orgánico de subdirección general, con el fin de conseguir la máxima eficacia y racionalización en el cumplimiento de sus objetivos".

Según esta normativa, "corresponde al Ministerio de Sanidad la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de salud, de planificación y asistencia sanitaria, así como el ejercicio de las competencias de la Administración General del Estado para asegurar a los ciudadanos el derecho a la protección de la salud". "Por ello, el Ministerio de Sanidad debe establecer su estructura ajustándola a la nueva distribución de las competencias del suprimido Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social entre los Ministerios de Sanidad, de Derechos Sociales y Agenda 2030 y de Consumo".

"El real decreto atiende a la necesidad de desarrollar la estructura orgánica básica del Ministerio de Sanidad, siendo la regulación prevista eficaz y proporcionada en el cumplimiento de este propósito, sin afectar en forma alguna a los derechos y deberes de la ciudadanía. También contribuye a dotar de mayor seguridad jurídica a la organización y funcionamiento del Ministerio, al adecuar aquella a la estructura de órganos directivos actualmente existente. Cumple también con el principio de transparencia, al quedar claramente identificados los objetivos que persigue el real decreto y no impone nuevas cargas administrativas", concluía.

Los funcionarios irritados con Illa, Garzón e Iglesias

Tal y como desveló este diario, los funcionarios de Sanidad ya estaban en pie de guerra el pasado 24 de febrero desde que el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, y el ministro de Consumo, Alberto Garzón, hubieran "ocupado" la sede del Ministerio. A día de hoy, Illa, Iglesias y Garzón continúan en la misma sede.

En la anterior legislatura, la entonces ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, era la única inquilina del edificio situado en el Paseo del Prado. Tras el pacto de Gobierno alcanzado, Illa era nombrado nuevo ministro del ramo. En esas fechas, Iglesias y Garzón se instalaban junto al ministro Illa en la cuarta planta, la llamada "planta noble de edificio", desplazando a los funcionarios de carrera de sus despachos y emplazamientos para hacer sitio a la "legión de asesores" que acompaña a los ministros de Podemos.

Entre ellos, su personal de confianza, los jefes de gabinete, comunicación, o secretarios de estado. "No caben todos y no están respetando a los funcionarios que se encargan de hacer funcionar la Administración. Existe una gran irritación", denunciaban. Todo ello, recordamos, en plena crisis del coronavirus.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios