Menú

El PSOE controlará en el Tribunal de Cuentas la fiscalización del reparto de los fondos europeos

Fuentes del Tribunal de Cuentas consultadas por LD afirman que un nuevo macrodepartamento dirigido por una consejera del PSOE fiscalizará los fondos.

El PSOE controlará en el Tribunal de Cuentas la fiscalización del reparto de los fondos europeos
El ministro de Presidencia, Felix Bolaños y la presidenta del Tribunal de Cuentas, Enriqueta Chicano. | Gobierno

El PSOE controlará la fiscalización del reparto de los fondos de la UE del Gobierno en el Tribunal de Cuentas, tras el pacto de renovación de la institución alcanzado por socialistas y populares el pasado mes de noviembre. Nuestro país recibió en diciembre unos 10.000 millones de euros procedentes de los fondos europeos para impulsar la recuperación económica tras la pandemia de la covid, que se suman a los 9.000 millones adelantados en verano.

Tal y como desveló LD, la nueva presidenta propuesta por el PSOE, Enriqueta Chicano, está realizando una "purga" con más de 70 ceses. Además, está creando un "macrodepartamento" de Presidencia de Fiscalización que dirige su mano derecha y también consejera socialista, Dolores Genaro, "para concentrar el poder y poner el tribunal al servicio del PSOE".

Fuentes del Tribunal de Cuentas consultadas por Libertad Digital denuncian que el citado "nuevo macrodepartamento será precisamente el encargado de fiscalizar el reparto del fondos de la UE y por tanto, el PSOE controlará al Gobierno. Hasta el momento, el Departamento de Presidencia de Fiscalización sólo se ocupaba de la coordinación y supervisión. Sin embargo, tras la llegada a la presidencia de Chicano se le está dotando de numerosos medios humanos".

"El macrodepartamento de Genaro se ocupará de esta forma de fiscalizar la distribución de los fondos europeos directos del Gobierno a empresas u otras entidades, así como el reparto del dinero europeo del Ejecutivo a las Comunidades Autónomas y a los Ayuntamientos de toda España", añaden.

Cabe destacar que el Tribunal de Cuentas aún no ha hecho oficial esta decisión, pero el pasado 29 de noviembre tras su primer pleno, ya preparó el terreno presentando la nueva estructura de la institución: "En el caso de la Sección de Fiscalización se pretende reforzar la eficacia de la función fiscalizadora para dar mejor respuesta al incremento del número de programas de gasto cuando además interviene más de un departamento ministerial. Se pretende facilitar la fiscalización transversal de las políticas públicas bajo un enfoque integrado de gobierno y por tanto, una perspectiva más global".

Las mismas fuentes consultadas por este diario afirman que ‘la fiscalización transversal de las políticas públicas’ se refiere a la fiscalización de los fondos europeos. El hecho de que el nuevo macrodepartamento diseñado por Chicano y dirigido por Genaro se haga cargo de la fiscalización del reparto de los fondos de la UE por parte del Gobierno es un escándalo. La única posibilidad para fiscalizar al Gobierno de España será recurrir ante el Tribunal de Cuentas europeo", apuntan.

Hace dos semanas, el líder del PP, Pablo Casado, denunciaba que el reparto de los fondos europeos del Gobierno a las Comunidades Autónomas era "clientelar" y podía "llevar a la corrupción", y acusaba al Ejecutivo de Pedro Sánchez de distribuir "a dedo" el reparto, calificándolo de "escándalo". La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, fue la primera en acudir a los tribunales por este asunto y recurrió ante el Tribunal Supremo las subvenciones directas "arbitrarias" a País Vasco, Navarra, Extremadura y Valencia.

"Paradójicamente, ha sido el propio PP el que ha pactado con el PSOE la renovación del Tribunal de Cuentas, dejando en sus manos la fiscalización del reparto de los fondos de la UE", sostienen.

Recordamos que el pasado 12 de enero la nueva presidenta del Tribunal de Cuentas propuesta por el PSOE, Enriqueta Chicano, recibió en la sede del propio tribunal al ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños.

El PP "desactivó" el Tribunal de Cuentas

Tal y como publicó este diario, el Partido Popular "desactivó" el Tribunal de Cuentas tras conocer que iba a tumbar los avales presentados por la Generalidad de Cataluña para los golpistas acusados de malversación, en el marco del procedimiento abierto por el golpe del 1-O y su llamada "acción exterior". El pacto alcanzado por socialistas y populares en noviembre supuso la renovación de 10 de los 12 consejeros del tribunal. Concretamente, salieron los 7 consejeros que propuso el PP en la anterior renovación, 2 de los 4 que propuso el PSOE y también se cubrió la vacante de otro consejero socialista. Las únicas consejeras que se han mantenido son las propuestas en su día por los socialistas: Enriqueta Chicano (nueva presidenta) y Dolores Genaro (Presidencia de Fiscalización).

El que fuera fiscal jefe del Tribunal de Cuentas, Miguel Ángel Torres, era designado consejero del Departamento de Fiscalización de Entidades Locales, y su cargo era ocupado por el fiscal de la Unión Progresista de Fiscales UPF, Manuel Martín-Granizo, por decisión de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado. En el ‘golpe’ al Tribunal de Cuentas fue clave el cese de la que fuera ministra de Justicia durante el primer Gobierno de Aznar, Margarita Mariscal de Gante, que se iba a encargar de enjuiciar el citado caso de el 1-O y que fue sustituida por Elena Hernáez, expresidenta del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid y propuesta como nueva consejera por el PP.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

Temas

En España

    0
    comentarios