Menú

Los retos de España en la cumbre de la OTAN: el flanco sur y el paraguas para Ceuta y Melilla

El Gobierno no tenía pensado que las ciudades autónomas tuviesen un papel en la cumbre y ahora trabaja contrarreloj para tratar de enmendar su error.

El Gobierno no tenía pensado que las ciudades autónomas tuviesen un papel en la cumbre y ahora trabaja contrarreloj para tratar de enmendar su error.
Cartel de la Cumbre de la OTAN que se celebrará en Ifema | EFE

La Cumbre de la OTAN que se celebra esta semana en Madrid va a ser el evento internacional más importante del que va a ser el anfitrión Pedro Sánchez durante todo su mandato al frente del Gobierno de España. Una reunión a la que van a asistir más de una cuarentena de jefes de Estado y de Gobierno y en la que se decide buena parte del futuro de la OTAN.

Más allá de la importancia que va a tener en la misma la invasión rusa de Ucrania y las decisiones sobre la ayuda militar que hay que prestar al Gobierno de Kiev, así como el rediseño del despliegue militar aliado en el territorio de los países aliados de la Europa del Este, el Gobierno español llega al encuentro con sus propios retos estratégicos.

Qué está cumbre sea un éxito o no para el futuro de España gira en torno a la posibilidad de que el Gobierno de Sánchez consiga un desarrollo serio de la amenaza del flanco sur (África) en el Concepto Estratégico de la Alianza Atlántica y de que salga de la misma con unas palabras del respaldo sobre la protección de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

España tiene a Francia e Italia como los grandes aliados para pelear por la inclusión del "flanco sur" africano dentro de las grandes amenazas para los países aliados. Un continente donde el yihadismo se extiende como la pólvora; China compra voluntades a diestro y siniestro gracias a sus créditos blandos y a la construcción de infraestructuras; la inmigración se ha convertido en un gran negocio que también sirve para chantajear a países más ricos; y Rusia firma contratos de colaboración militar con países que hasta hace poco eran aliados de Occidente, porque no exige el engorroso –para los países africanos– cumplimiento de los derechos humanos.

Un cóctel del que los países del sur de Europa llevan advirtiendo desde hace años, pero que no consigue recibir la atención de la OTAN. La invasión rusa de Ucrania vuelve a desviar las miradas, aunque la fuerte penetración de Moscú en el continente africano también puede ayudar a que el 'flanco sur' termine incluyéndose en el documento estratégico que guiará a la OTAN durante la próxima década.

El Gobierno de Mariano Rajoy –con Pedro Morenés y María Dolores de Cospedal en el Ministerio de Defensa– ya intentó colocar el "flanco sur" en la mirada estratégica de la Alianza Atlántica. Consiguió muchas muestras de solidaridad y muy buenas palabras del resto de socios, pero nada tangible por parte del resto de países.

El otro gran tema es el del paraguas de Ceuta y Melilla. El Gobierno no ha tenido intención de hacer nada respecto a la seguridad de estas dos ciudades se refiere hasta el último momento, cuando le han entrado las prisas ante la presión de parte de la oposición y los medios de comunicación.

El pasado jueves, los ministros de Exteriores y Defensa, José Manuel Álvarez y Margarita Robles, comparecieron en el Palacio de La Moncloa para hablar de varios cuestiones sobre la Cumbre de la OTAN. Preguntados por los periodistas, dijeron que Ceuta y Melilla no iban a ser tema de debate porque están perfectamente protegidas por el paraguas de la Alianza Atlántica.

Unos días después las cosas han cambiado y los negociadores españoles trabajan contrarreloj para incluir de alguna forma a ambas ciudades autónomas bajo la protección aliada. Según recoge en las últimas horas el diario El País, el método sería incluir en el Concepto Estratégico que la OTAN garantiza la integridad territorial de todos los países aliados.

El artículo 6 del tratado de la OTAN es el que describe la defensa colectiva, el "uno para todos y todos para uno" de los aliados. Y habla de ataques "contra el territorio de cualquiera de las partes en Europa o en América del Norte, contra los departamentos franceses de Argelia -ha quedado obsoleto-, contra el territorio de Turquía o contra las islas bajo jurisdicción de cualquiera de las partes en la región del Atlántico al norte del Trópico de Cáncer".

En el caso de España, queda perfectamente claro que cubre el territorio nacional que está situado en Europa, pero hay dudas sobre el que se encuentra continentalmente en territorio africano. Canarias queda cubierto por ser un archipiélago en el Atlántico al norte del Trópico de Cáncer, pero nada en esa redacción cubriría Ceuta, Melilla y los peñones e islas bañadas por el Mar Mediterráneo.

Cómo España no tenía ninguna intención de abordar la situación de Ceuta y Melilla, pese a las ansias expansionistas de Marruecos, en ningún momento se ha abordado la posibilidad de modificar un articulado del texto que obliga a actuar a los países firmantes, y por tanto se trabaja en colar a última hora la protección de las ciudades en un Concepto Estratégico que no obliga a los países y que en caso de conflicto serio puede resultar totalmente inoperativo para los intereses de España.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador