Menú

Puigdemont monta una alianza con el fascismo separatista para frenar a Aliança Catalana

El prófugo suscribe un acuerdo electoral con siete partidos separatistas, entre ellos Estat Català, para acabar lo comenzado el 1-O de 2017.

El prófugo suscribe un acuerdo electoral con siete partidos separatistas, entre ellos Estat Català, para acabar lo comenzado el 1-O de 2017.
Carles Puigdemont durante el acto de la firma del Acuerdo de Vernet. | EFE

El expresidente de la Generalidad prófugo en Bélgica ha presentado este martes un acuerdo electoral con siete partidos separatistas. Carles Puigdemont pretende liderar la candidatura transversal del retorno, una especie de caravana de la victoria con lo más florido del independentismo histórico, los partidos catalanistas fascistas de los años treinta. A tal efecto, el "Acuerdo de Vernet", un compromiso entre Puigdemont y los herederos de Francesc Macià, Lluís Companys, Josep Dencás y los hermanos Badía para acabar lo comenzado en 2017.

Puigdemont es el cabeza de cartel de Junts per Catalunya (JxCat) pero no solamente eso. La intención es liderar la candidatura de la restitución. La lista electoral que reponga al presidente de la Generalidad abrasado por el artículo 155 de la Constitución. El primer paso es montar una candidatura que supere el marco de los partidos y se adentre en los objetivos. Puigdemont es el candidato de la independencia de Cataluña mientras que ERC es el del autonomismo colaboracionista con el PSOE.

El prófugo arranca con una candidatura transversal, una plataforma catalanista con los partidos históricos del catalanismo de los años treinta con Estat Català. Puigdemont no es el candidato de JxCat, sino el de una formación con lo más granado del separatismo guerracivilista de la Segunda República.

El "Acuerdo de Vernet" aboga por "volver a la estrategia ganadora del 1-O". Las elecciones se dirimen entre ERC, que quiere "convertir Cataluña en una región de España", y "los que queremos acabar el trabajo para que Cataluña sea reconocida en el concierto de las naciones independientes del mundo". El pacto está suscrito por siete partidos más Junts per Catalunya. Se trata de Demòcrates, liderado por el ex de Unió Toni Castellà, Moviment d'Esquerres, Acció per la República, Estat Català, Reagrupament, Alternativa Verda y Joventut Republicana. El digital independentista El Nacional señala que "Estat Català" está presidido por un exdirigente de ERC llamado Josep Andreu. Dicho partido es el fiel reflejo del fascismo italiano de los años treinta en Cataluña.

El pacto se interpreta en medios nacionalistas como un movimiento de Puigdemont para hacer frente al auge de Aliança Catalana, el partido de la alcaldesa de Ripoll, Sílvia Orriols. Aliança Catalana es una formación de ultraderecha cuyo estratega jefe es Jordi Aragonès, primo de Pere Aragonès, el presidente de la Generalidad. Aliança Catalana aparece en algunas encuestas como un partido en ascenso que podría irrumpir en el parlamento catalán con hasta tres diputados. Su electorado natural está entre los votantes convergentes "de toda la vida", es decir, el público de Puigdemont. El discurso contra la inmigración de la alcaldesa de Ripoll (de donde salió la célula de los atentados islamistas de las Ramblas y Cambrils el 17 de agosto de 2017) es compartido por votantes de todos los partidos. Y al igual que la señora Orriols, Puigdemont promete acabar lo comenzado y proclamar la república.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso