Menú

Scholz se fotografía con la turbina que le enfrenta a Putin mientras Schroeder vuelve a Moscú a sus espaldas

El excanciller vuelve a ejercer de portavoz de Putin. Scholz visita la sede de Siemens donde está la turbina que, según Moscú, necesitan.

El excanciller vuelve a ejercer de portavoz de Putin. Scholz visita la sede de Siemens donde está la turbina que, según Moscú, necesitan.
Olaf Scholz en la sede de Siemens donde espera la turbina | EFE

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha visitado este miércoles la sede de Siemens Energy en Mülheim an Der Ruhr, al oeste del país. Allí ha comparecido junto a la turbina que está utilizando Gazprom para justificar la caída hasta tan sólo el 20% del gas que fluye hacia Alemania por el gasoducto NordStream.

Desde el Kremlin llevan semanas achacando la disminución del envío de gas a supuestos problemas técnicos y en concreto a la avería de una turbina de la alemana Siemens, que fue enviada a reparar a Canadá con la esperanza de que sirviera para recuperar los envíos de combustible a través de gasoducto. Rusia, sin embargo, ha seguido poniendo objeciones, alegando, tras las reparaciones, que necesita garantías de que no habrá sanciones si la recibe en su territorio y que faltan documentos para la importación. Mientras, Canadá decidió enviar la turbina a Alemania en lugar de hacerlo directamente a Rusia.

Scholz ha decidido acudir a la sede de la empresa donde lleva semanas guardada para denunciar que Rusia está poniendo excusas y que el cese en el suministro de gas se debe a temas políticos y no técnicos. Después de que su ministro de Economía, Robert Habeck, se quejara de que el Kremlin les estuviera "mintiendo a la cara", el canciller ha insistido en que no hay problema técnico alguno que impida el normal transporte de gas y ha vuelto a defender la estrategia que está abordando su país para hacer frente a un corte de gas que se da por seguro.

Mientras, su antecesor en el cargo, Gerhard Schroeder, ha terminado de enredar la situación con una entrevista en Stern en la que revela que se ha reunido con Vladimir Putin y en la que presiona para que se abra el NordStream 2, el segundo gasoducto con Rusia a través del Báltico que él mismo impulsó y que no ha llegado a utilizarse nunca. Señala que sería "la solución más fácil" y se pone del lado de Rusia al asegurar que el envío de gas ha caído por "problemas técnicos y burocráticos".

Schroeder, que asegura "no entender" por qué la turbina sigue en Alemania, habría viajado de nuevo a Moscú en una nueva misión "secreta" a espaldas del Gobierno alemán. Después de que hace unos días fuera descubierto por un reportero en la capital rusa y asegurara que estaba allí porque es "una ciudad muy bonita", el ex canciller revela ahora que habría hablado con Putin y afirma que el Kremlin "quiere una solución negociada".

Preguntado sobre por qué insiste en no cortar lazos con el régimen, reitera que, en su opinión, mantener el contacto con Putin "puede ser de utilidad".

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador