Menú

Madrid

El PP de Ayuso apoya la rectificación de Feijóo sobre su reunión con Junts: "Esto ya no va de ganar una investidura"

Para Ayuso las exigencias del prófugo suponen una "estafa masiva" y "no se puede tragar con esto".

Para Ayuso las exigencias del prófugo suponen una "estafa masiva" y "no se puede tragar con esto".
Ayuso este martes en Villamanta, donde recorrió la zona más afectada por el temporal. | CAM

Mañana informativamente frenética la de este martes. El prófugo más célebre de la justicia española comparecía en Bruselas para dejar claras las bases de su chantaje: Junts no se sentará a negociar una investidura con ningún candidato si antes no se acuerda una amnistía inmediata, si no se "abandona la vía judicial" contra el golpe de 2017 y si no se crea la figura de un mediador, probablemente internacional, que esté presente en las negociaciones y que sirva para obligar a sus interlocutores a mantener sus promesas, incluyendo la de un futuro referéndum de autodeterminación.

Poco después de esta declaración de Carles Puigdemont comparecía la presidenta madrileña que, a preguntas de la prensa, calificó de "estafa masiva" las condiciones del prófugo. "De ninguna manera España puede trabajar con esto, de ninguna manera se puede tragar con las exigencias de esta gente que te dice que el 1 de octubre no ha existido", afirmó tajante Isabel Díaz Ayuso y cuyas palabras se producían poco antes, casi de forma paralela, a la rueda de prensa que ofrecería Alberto Núñez Feijóo tras su reunión con el líder de Vox, Santiago Abascal.

"Esto es una estafa masiva al Estado de Derecho, a la ley, a los jueces, a la verdad y a todos los españoles. No se puede tragar con esto", incidió. Y, aunque la presidenta madrileña no hizo explícitamente mención a la reunión que pensaba el PP mantener con Junts, desde su entorno remitieron a la elocuencia y claridad de su discurso.

Minutos después el líder de los populares comparecía desde el Congreso. "Las condiciones de Junts ni son aceptables ni son asumibles y en nombre de los españoles ni quiero ni puedo pagar ese precio que ha fijado para ser presidente del Gobierno de España". Son "implanteables" para cualquier Gobierno "que defienda una nación de ciudadanos libres e iguales", afirmó Feijóo.

Ante esto, se le preguntó: ¿sigue en los planes del PP sentarse con Junts? "Todos hemos escuchado a Puigdemont hablar de manera muy clara. Después de conocer su postura, si nos va a proponer la amnistía, nos podemos ahorrar la reunión tanto Junts como el PP", contestó. "Si Junts quiere hacer matizaciones, que nos lo diga pero en este contexto todo parece indicar que lo más operativo es no tener una reunión, porque ante esa propuesta de amnistía previa la respuesta es no", zanjó.

Fue entonces cuando desde el PP de Ayuso se decidió respaldar de forma nítida al líder del partido. "Esto ya no va de ganar una investidura, va de romper o mantener los cimientos de nuestro Estado de democrático y de derecho a cambio del poder". Así se pronunció el número dos de los populares madrileños a través de la red social X en referencia a la rectificación de Feijóo. "Creo que una mayoría de españoles (votaran lo que votaran) no pueden ni quieren tragar con un chantaje como el que plantea el independentismo".

Para Alfonso Serrano, secretario general del PP de Madrid, "Feijóo demuestra altura y sentido de Estado". Y "si Sánchez tuviera un mínimo de decencia comparecía para fijar su posición. No vale ‘fuentes de Moncloa’, los votantes (del PSOE incluidos) lo merecen. Los españoles no merecen un presidente que no da la cara".

De esta manera, se resolvía una cuestión que incomodaba a no pocos dirigentes populares de dentro y de fuera de la formación madrileña. De hecho, otra de las voces críticas con esa decisión de reunirse con Junts salió también a felicitarse por este cambio de rumbo de la dirección nacional. "Las exigencias del prófugo Puigdemont eran, son y serán inaceptables. Feijóo cumple con su palabra en defensa de la Igualdad y acierta", apuntó Cayetana Álvarez de Toledo en la misma red social.

Puigdemont, "alejado de la confrontación con el Estado"

Mientras, el Gobierno en funciones se negaba a responder a Puigdemont. La ministra portavoz y de Política Territorial, Isabel Rodríguez, se limitó a invocar la Constitución pero no contestó a ninguna de las cuestiones planteadas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Nuestro marco fue el que expresó el presidente del Gobierno. Para abordar esta situación tenemos una herramienta, que es el diálogo, un marco, que es la Constitución y un objetivo que es la convivencia".

No obstante, fuentes de Moncloa y también del PSOE consultadas por el diario.es, desvelaron que ven con buenos ojos el chantaje del prófugo. La intervención de Puigdemont, dicen, ha estado "alejada de la confrontación con el Estado". "Aunque nos separan muchas cosas se abre la vía del diálogo", vía que ya estaba abierta mediante negociaciones discretas tanto con Junts como con ERC.

Temas

En España

    0
    comentarios